jueves, 2 de septiembre de 2010

Portadas que me gustan


¡Que ya me tocaba! Me gusta esta portada por lo canallesca. Y es que Tijuana siempre ha tenido fama de ciudad canalla. El tío Mingus pasó una temporadita aquí para, por lo visto, olvidar un desengaño amoroso. Un destino mejicano, porque Mingus nació muy cerca de la frontera con Méjico, y murió en Cuernavaca. No quiero ni imaginarme sus andanzas en Tijuana. Después, recopiló sus sensaciones en este disco.


Acompañan a Mingus en sus temas tijuaneros el batería Danny Richmond, como no, el trombonista Jimmy Knepper, y algunos de esos músicos absolutamente desconocidos, que sólo salían en los discos de Mingus y luego se los tragaba la tierra, o casi, como el pianista Bill Triglia, el saxofonista Shafi Hadi (antes Curtis Porter) o el trompetista Clarence Shaw. Y en esta “Ysabel´s Table Dance” también aparece Isabel Morel, otra de esas artistas fantasma de Mingus, que aporta voces, palmas y castañuelas. Aunque lo de las castañuelas no está tan claro, porque en otras ediciones le dan los créditos de las castañuelas nada menos que a Frankie Dunlop, el conocido batería, al que en el original se le acredita “percusión”. Quién sabe. En fin, en esa tradición misteriosa, tampoco tengo datos sobre la portada: ni fotógrafo, ni diseñador, ni nada.


Se podría pensar que un tema donde hay castañuelas, voces y palmas podría ser un pastiche latin-jazz-spanish que no hubiera por donde cogerlo, pero qué va, es un tema excelente. Es una de esas mescolanzas tan peculiares de Mingus, con tantos cambios a lo largo de su desarrollo que llega un momento que no sabes qué puede pasar a continuación. Bueno, eso es jazz, ¿no? Venga, a bailar sobre la mesa.



13 comentarios:

kuto dijo...

Lo que veo yo en esta portada, es a una chica "fumando espero" mostrando parte de la mercadería... el muslamen, vaya; que espera una oferta, lógicamente en dolares y al mejor postor. Por la mirada penetrante y oblicua se ve que es de "Ticate", un pequeño pueblo que esta al lado de Tijuana. El asunto es que Mingus le dijo a la chica si queria salir en la portada de su disco. La chica dijo que si y el resto no se los cuento por que es obvio. El disco que grabo Mingus es castañuelero a mas no poder... logicamente por la influencia castañuelera de la chica de Ticate. La maquina, un masacote que parece un marciano, se ve que esta celosa con Mingus, que como todos Uds. saben era un guerrero de la "laif" que no daba puntada sin hilo...
Saludos

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, este álbuma fue grabado el 18 de julio y 6 de Agosto de 1957, pero fue editado 5 años más tarde en 1962.Se grabó en los estudios de la RCA de New York, y su productor fue Bob Rolontz. La revista Down Beat del año 1957 afirmó en su página 80 que "Tijuana Moods" era la obra maestra de Mingus de ese año.
Es toda la información que poseo.
Saludos,

la stessa ma altra dijo...

y a bailar, que no es fácil hacer música buena de semejante mescolanza... y sin embargo se escucha... y se baila...

Armando dijo...

Así eran los maestros del Jazz Troglo, siempre riéndose de sus creaciones bien interpretadasa a su vez por los "portraitmen". Por otro lado, investigaciones recientes dan cuenta de una Tijuana apacible y romántica. Y que a ese tugurio llegaba Frank y su clan vestidos de etiqueta procedentes de sus frecuentes fiestas en San Diego, cantando alegremente "a la frontera yo ya me voy", y que de esa cuenta quedaron en el marciano ese de Kuto, grabaciones musicales de la RCA de todos los géneros habidos y porvenir. Así, en el casillero T1, quedó inmortalizada "La novia" - en el tiempo citado por Hector, de las más socorridas-. Luego empezaron a llegar los pesados del Jazz. Primero el "Hawk" con su "Disorder in the border", luego Mingus, con este rollo, que según cuentan, llegó en su enorme y pesada bicicleta negra de turismo, le quitó el timbre, entró (se acomodó en la silla que hizo criiich o algo así,junto a los tranquilos parroquianos que jugaban naipe y empinaban la copa) accionándolo repetidamente hasta lograr un sonido apagado con la otra mano. A todo esto, el experimentado Carles no dejó de mirar fijamente las ardientes pupilas de la dama en rojo que se acercaba lentamente y con obvias intenciones de subirse a la mesa, luego de haber apachado la tecla citada. Y así Tijuana dejó de ser la misma. Ahora es otra.

Saludos

Dr.Krapp dijo...

Enlazo con Armando: ahora es otra. De la Tijuana canalla, la Tijuana de la juerga y el pecado, la Tijuana que hace una década loaba Manu Chao con su "Welcome to Tijuana: Tequila, sexo y marihuana" a esta Tijuana salvaje donde una bala perdida o un cadáver te acecha en cada esquina. El viejo sueño de Mingus, que siempre presumió de parecer mexicano, convertido en terrible pesadilla. Solo nos queda la música. Una hermosa música ondulante como solo Mingus era capaz de componer e interpretar.

jesus dijo...

como molaban esas sinfonolas de bar en las que echabas un duro y podias poner la cancion del inmigrante de led zeppelin o el virginia plain de los roxy music solo para joder a los que llevban tiempo echando duros poniendo a peret, el escobar, camilo sexto y asi

Troglo Jones dijo...

Saludetes:

Kuto, tienes una mente calenturiente, je, je. Ahora que lo dices es cierto que la maquina tiene una expresión un poco rara, no sé. Mingus tendría que andarse con ojo, esas máquinas son vengativas.

Héctor, cierto, tardó en publicarse, a pesar de que Mingus decía que era lo mejor que había hecho. Aunque algo de marketing habría en esa frase, je, je.

Myriam, me alegra verte de nuevo por aquí. Y que lo digas, siempre digo que con las fusiones hay que tener mucho cuidado, al hacer música y al cocinar, je, je. Lo que sale puede ser incomible, pero no es el caso del bailable Mingus.

Armando, yo creo que Mingus era capaz de hacer música sólo tocando las teclas de la máquina. Tijuana tiene fama de haber sido visitada por jazzmen, entre ellos también por Miles. Las cosas seguro que eran distintas por aquel entonces. Aquellas juergas interminables te hubieran gustado. Aunque no estoy seguro de que no estuvieras, je, je.

Doc, eso parece. Tijuana pasó de ser una ciudad canalla y divertida a un lugar en que parece que hay que salir a la calle con armadura. De todos modos, siempre hay que poner en cuarentena lo que dicen los medios, porque hasta la realidad suele haber una distancia tremenda, pero bueno. Eso sí, siempre nos quedará la música.

Jesús, recuerdo especialmente, hace miles de años, una de esas máquinas que había en unos billares. Un amigo mío, que era más chulo que un ocho, siempre que entraba a echar una partidita, ponía el "Que otro muerda el polvo", de Queen, je, je. Se ponía banda sonora, el tío. La verdad es que, de oirla tanto, llegué a odiar esa canción, y no es porque me ganara.

Very abrazos.

kuto dijo...

Veo que a la portada del disco no le habéis echo ni caso... El acetato castañuelero de Mingus esta bien; pero la portada que le gusta a Troglo, es el asunto q deberíamos tratar a fondo. A mi me interesaría saber para que sirve esa maquina con pinta de marciano cabezón con guantes. Esta claro que le sirve de apoyo a la morenaza... y de que la chava, que ahora mismo debería tener unos 80 años, nos esta enseñando el muslamen en plan provocativo (Chavita castañuelera: si estas leyendo por casualidad este comentario te mando un saludo y un besito, Cuidate esos pulmones, que el tabaco, mata)... Sigo, ¿Que nos quería decir Mingus con esa chica enseñando piernas? ¿No podría ser ese mamotreto de maquina el alter ego de Mingus y nosotros unos gilipollas por estar escribiendo tonterías?... ¿ Fue Mingus el que fotografío a la chica ? ¿Se la llevo al huerto? ¿se fumaron un canuto? ¿ La maquina era un teléfono móvil de la época, una tragaperras , una expendedora de condones... de balas, de guacamole, de enchiladas, de cigarrillos... de discos o de que? ... Que misterio tiene esta portada de "Tijuana Moods". Creo que no voy a poder dormir esta noche... Bueno, ahora los dejo porque tengo una cita con el psiquiatra en el bar de la esquina, Gudnait

ESTHER dijo...

Mingus no nos quería decir nada con esta portada, quizá ni siquiera supo qué portada pondría el diseñador de turno. Si el disco se edito 5 años después ni el mismo Mingus supo nada de la portada hasta que la vio si llegó a verla. Es simplemente una portada con mucho gancho para vender, estrategia comercial, ni más ni menos. La foto tiene su gracia y la chica parece de película de serie B. La máquina es rarísima, de tan antigua parece futurista. Desde luego la foto es tan curiosa que tiene encanto.

Jesús, con qué Camilo Sexto, eh? Ya decía yoooooo. je je je je

Muchos besos, Troglo!!!!!!!!!!

‘O sooooooole miiiiiio
sta ‘nfronte a te!
‘O sooole, ‘o sole miiiio
sta ‘nfronte a te,
sta ‘nfronte a teeeeee!

Troglo Jones dijo...

Muy buenas:

Kuto, es posible que, si se reencarna en cosa, Mingus se haya reencarnado en una máquina de estas. Le pegaría bastante. Dale recuerdos al psiquiatra, y déjale propina.

Esther, ahí estamos, una portada de serie B, je, je, con lo que me gustan. Una foto peculiar. No te metas con Jesús, ya sabes que es de gustos eclécticos. Dicen que si escuchas los discos de Camilo Sesto al revés suena "Dona Lee". En fin. Te veo cantarina, ¿también has visitado al camarero-psiquiatra, je, je?

Besos varios.

jesus dijo...

no te lies, esther. eran las niñas las que ponian al camilo al giacobe y a un monton de guaperas. nosotros llegabamos y cuando podiamos pues status quo o lo que hubiera en la maquina de turno. por molestar. asi era muy dificil ligar, claro. (añade a eso que por entonces ademas yo tampoco era como para tirar cohetes)

jesus dijo...

por cierto. el disco me gusta. la portada nunca me llamo la atencion mas alla del punto etnocurioso.

Troglo Jones dijo...

Ya, ya, Jesús, las niñas. ¿Y tú también te has hecho más guapo con los años? ¡Lo mismito que yo, ja, ja, jaa!

Cierto, una portada etnocuriosa. Nada sublime, pero graciosa.

Salud.