viernes, 31 de diciembre de 2010

El año en que recuperamos la sobriedad


- ¡Puto Bocazas! – le dije a mi loro, llamado Puto Bocazas en homenaje a su inoportuna verborrea - ¿Quieres ayudarme con los langostinos de una vez? ¿Qué haces? ¿No será un disparate de los tuyos? ¿Qué es eso?
- Troglo, este es el invento definitivo. ¡He inventado el desgarrafonador!
- Eso no me suena bien, Puto Bocazas.
- Verás, Troglo, se me ha acabado la paciencia con la cantidad de burradas que hay en el mundo y ver que la gente no hace casi nada. Así que voy a liarla, pero bien. Esta noche, cuando den las doce, pondré en marcha el desgarrafonador.
- ¿Y qué es lo que hace?
- Hasta un mastuerzo como tú lo entenderá, Troglo. El desgarrafonador libera antigarrafones subatómicos, que se esparcen por toda la superficie de la tierra. Cuando los antigarrafones entran en contacto con garrafones, se creará un agujero negro alcohólico. En resumen, el cacharro lo que hace es afectar a las bebidas alcohólicas, de forma que pierden su poder cogorzoso. Aunque la gente beba como cosacos, no les afectará. Estarán tan sobrios como al principio.
- ¿Quieres decir que será imposible atufarse por mucho que uno beba?
- Exacto, Sherlock.
- ¡Pero eso es horrible, Puto Bocazas! ¡Nadie puede soportar un mundo como éste en estado sobrio!
- Ahí voy, Troglo. Al no poder emborracharse, la gente tendrá que ver el mundo tal y como es, y es imposible que puedan soportarlo. ¡Se rebelarán! ¡Los gobiernos no durarán ni diez minutos! ¡Preveo una revuelta de proporciones bíblicas! ¡Por fin me voy a cargar el sistema, je, je, je!
- ¡Je, je, je! Es una burrada tan grande que hasta puede funcionar. Marx debe estar verde de envidia en su tumba, Puto Bocazas. ¡Eres el amo del materialismo cogórzico!
- El mesías de la revolución etílica, diría yo, je, je.
- Voy preparando el kalashnikov para tenerlo a mano. Solo una duda me corroe, Puto Bocazas....
- Tranquilo, Troglo, que te veo venir. He colocado un escudo anti-antigarrafónico rodeando la casa, así que a nosotros no nos afectará. Vete sacando los cubatas, je, je, je.
- ¡Ese es mi loro!

Nos vemos en los disturbios. Feliz año nuevo, amiguetes.

martes, 28 de diciembre de 2010

Propósitos

- Oye, ¿tú llevas mucho esperando en esta oficina de empleo?
- ¡Puf! ¡Meses y meses! ¿Y tú?
- También. Yo es que, con lo mío, no lo tengo fácil.
- Ya. ¿Y...? ¡Espera! ¡Parece que ya sale!
- ¡Sí! ¡Vamos!

El burócrata de turno de la oficina de empleo se acercó hasta el centro de la habitación. La gente se arremolinó en torno a él.

- ¡A ver, señores, orden, por favor! ¡Hagan una fila! ¡Silencio, por favor! ¡Ejem, ejem! A ver, paso a leerles las necesidades de personal que tenemos este año para el puesto de “Propósitos de Año Nuevo”. A ver, lo primero que necesitamos, con urgencia, es “Adelgazar”. ¿Hay algún “Adelgazar” por aquí?
- ¡Yo, yo!
- Muy bien, pase a la mesa 4. Bueno, sigo. “Dejar de fumar”. ¿Algún “Dejar de fumar” presente?
- ¡Yo, yo, yo!
- ¡Mesa 4! ¡Sigo! ¿”Apuntarse al gimnasio”?
- ¡Joder! ¡Siempre lo mismo! ¡Esto está amañado!
- ¡Callense ya, hombre! ¡Sigo! ¿”Dedicar más tiempo a lo que me gusta”? ¿Alguno por ahí? Mesa 4.
- ¡Tongo, tongo!
- ¡Mantengan la calma o les desalojo, caramba! A ver, “Echarse novia”. ¿Usted? Mesa 4. ¡Señores, es todo lo que tenemos por hoy! Mañana seguiremos.

Y el burócrata regresó a su oficina, mientras el resto de propósitos en paro volvían a sus sitios arrastrando los pies.

- ¡Todos los años igual, coño! ¡Los mejores puestos siempre son para los mismos propósitos!
- Sí, así no hay manera. ¿Tú en qué propósito te licenciaste?
- Yo soy “Dejarse bigote”.
- ¡Uf! No está fácil. Claro, que yo soy “Ordenar el trastero”, no te digo nada.
- Bueno, no te preocupes, si al final el 31 de diciembre nos colocamos todos, mal que bien.
- Sí, eso es verdad. Pero lo que más me jode de este curro de propósito es la precariedad, macho. En mes y medio la gente ya nos ha olvidado y estamos otra vez en el paro.
- Sí. ¡Asco de vida!

domingo, 26 de diciembre de 2010

Filántropos

Ahora que estamos en Navidad, hablemos de filantropía. Cleptómano Pétrez es un filántropo, y se siente muy satisfecho de sí mismo. Ha dicho que, cuando palme, donará la gran mayoría de sus gromecientos mil millones a una fundación benéfica. No ha dicho como se va a articular eso, ni quién lo va a administrar, ni que va a hacer con ese dinero la fundación, pero bueno. Tampoco nadie se pregunta cómo es posible que Cleptómano tenga gromecientos mil millones. Yo no tengo un millón, pero pongamos que lo tuviera. ¿Es Cleptómano gromecientas mil veces más listo que yo? ¿Trabaja gromecientas mil horas más? Misterios de la multiplicación de los panes y los peces.

Lo curioso del caso es que Cleptómano no se ha acercado en su vida a la economía productiva, es un especulador. Compra y vende. Y me pregunto, todas esas especulaciones, todas esas compras y ventas, ¿a cuánta gente han dejado sin empleo? ¿A cuántas personas han emprobrecido? ¿Cuántas familias se han ido a la ruina para que él ganara gromecientos mil millones? Pero bueno, no jodamos, que la filantropía es muy bonita.

Cleptómanos hay muchos. Aquí hace mucho tiempo que conocemos al personaje. El poeta Iriarte lo bautizó Juan de Robres.

El señor don Juan de Robres,
con caridad sin igual,
hizo este santo hospital,
pero antes hizo a los pobres.

Tengo una Navidad un tanto tal que así, iros preparando.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Los regalos navideños


- ¡Troglo! – dijo mi loro, Puto Bocazas - ¡Este año he inventado el regalo perfecto!
- Miedo me da oírlo, Puto Bocazas. ¿Qué es? Parece una especie de pistola futurista.
- Ahora verás, je, je. Pon ahí todos los regalos que me has hecho.
- ¡Eh! ¡Todavía no los puedes abrir!
- No me hace falta, tú colócalos ahí. Muy bien, ahora pongo en marcha el cacharro, lo apunto hacia allá, y...

¡ZAS! ¡ZAS! ¡ZARRACLÁS!

- ¿Qué rayos es eso, Puto Bocazas? ¡Has volatilizado los regalos!
- Ahí le has dao, Troglo. Son rayos. ¡He inventado un infalible detector de regalos mierdosos! Tú apuntas el cacharro y él detecta, sin necesidad de abrir el paquete, si el regalo es una mierda o no. Y en caso de ser un regalo mierdoso, genera automáticamente un rayo descuajeringante que lo desintegra. ¡Imagina la de tiempo que ahorras desempaquetando!
- Sí que parece práctico. ¿Vale también para cumpleaños?
- Cumpleaños, bodas, aniversarios, lo que se tercie. Pero no disimules, Troglo. Acabo de demostrar que, un año más, todos tus regalos eran mierdosos a más no poder.
- ¡Oye, mis regalos eran....!
- ¿Esos clásicos y mierdosos calcetines, quizás?
- Ejem...
- ¿Y una mierdosa camisetita interior para no pasar frío? ¿Puede ser?
- Glub...
- El detector nunca falla, Troglo. Ahora ninguna mierda que regales a nadie le pillará de sorpresa. Aprovecho para decirte que eres un rata, y que espero una compensación.
- Ejem...yo...¡Pero espera un momento! ¡Déjame el cacharro! ¡Vamos a aplicárselo a los regalos que tú me has hecho a mí!
- ¡Eh! ¡Espera, que tú no lo sabes manejar!

¡ZAS! ¡ZAS! ¡ZARRACLÁS!

- ¡No ha dejado ni rastro! Puto Bocazas, mucho quejarte, pero tus regalos eran tan mierdosos como los míos.
- ¡Mis regalos eran muy prácticos!
- ¿Mierdosa bufandita de las que hacen pelotillas, tal vez?
- Estooo....
- ¿Hermosa y mierdosa corbata verde botella?
- Está bien, Troglo. Estamos empatados a mierdosidades.
- Este detector tuyo no se yo si va muy bien para la armonía familiar, Puto Bocazas.
- Pero el mejor preservador de la armonía familiar ya está inventado, Troglo. Se llama güisqui. ¡Hala, vamos a empezar ya con los cubatas, que ya es hora! ¡Un brindis por los regalos mierdosos!
- ¡Salud!

Y felices fiestas.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

La madre

¡RIIING! ¡RIIING!

- ¿Sí? ¿Dígame?
- ¿Mamá? ¡Mamá, soy yo! ¡Mamá, que me han cogido!
- ¿Qué me dices, hijo?
- ¡Sí, sí, ya soy desgraciado! ¡Indefinido, además!
- ¡Qué alegría, hijo, qué alegría! ¡Ay, vamos a ver si nos dura! ¡Pórtate bien, hijo, y haz todo lo que te diga el director de operaciones!
- ¡Sí, mamá, sí!
- ¡Qué bien, hijo! ¿Y qué te pagan, una mierda?
- Sí, mamá, sí, una mierda.
- Bueno, hijo, pero no hay que ser ambicioso al principio. Ahorrando seguro que consigues ser miserable, y luego ya veremos.
- Claro que sí, mamá.
- Pues eso, hijo. Tú éstate calladito, y si te tienes que quedar a hacer unas horas pues no pasa nada. Que no están los tiempos para ir de listo.
- Lo sé, mamá. No te preocupes.
- Pues enhorabuena, hijo. ¡Qué bien! ¡Y…! ¡Y…!
- ¿Mamá? ¿Estás ahí, mamá?
- Hijo…
- ¿Sí?
- ¡Hijo, que no, que no me hagas caso! ¡Mándalos a la mierda, hijo!
- Mamá, ¿qué dices?
- ¡Que te rebeles, hijo! ¡Que no seas cabestro! ¡Vive, escapa, por dios! ¡Que no parí un esclavo!
- ¡Gracias, mami!

domingo, 19 de diciembre de 2010

Publicidad

¿Cansado de esos libracos que le cuentan como ser un director exitoso en tres días? ¿De cursos de liderazgo y mariconadas varias que no le sirven para nada? ¿De verdad quiere dejar de ser un inútil y convertirse en un manager del siglo XIX, perdón, XXI?

¡No busque más! ¡Ha encontrado lo que necesita!

THE EMBUDATION MANAGEMENT. Sí, ha oído bien. THE EMBUDATION MANAGEMENT. Con este sistema, usted se convertirá en un experto en manejar la ley del embudo en su entorno empresarial. Aprenda a cargar el muerto siempre a otros y a quedarse con todas las medallas. Sepa como hacer que lo que para usted son “circunstancias”, para los demás sean “¡excusas!”. Escuche, escuche el testimonio verídico de don Pormisco Jones, anteriormente capullo y hoy manager de éxito:

“Desde que lo uso, esto es cojonudo”

Así es, sienta usted también la satisfacción de que se jodan los demás. Y además, carguese de razón aunque no la tenga con nuestro regalo adicional al comprar THE EMBUDATION MANAGEMENT.

¡Nuestro audiocurso de MANIPULATING!

En entrañable formato casette, y con todos los grandes éxitos del embudador-manipulador: “Por tu culpa, culpita”, “Así es la vida”, “Eres un irresponsable”, “El pico de trabajo”, “Eso es que te organizas mal”, “Reloj, no marques las horas”, y tantos otros grandes títulos que le harán saltar los lagrimones a cualquier proyecto de gran empresario.

¡Aproveche! ¡Regalelo para Navidad! ¡Compre, compre! ¡Compre ya!

¡COMPRE YA, COJONES!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El adivino

¡Señor! ¡Señora!

¿Quiere saber su futuro? ¡Lo ve todo! ¡Lo sabe todo!

Por una moneda. Consulte el futuro a EL ECONOMISTA.

¡No acierta jamás! ¡Lo que predice hoy es lo contrario de lo que predijo ayer! Pero seguimos haciéndole caso.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Razones para votar a una lavadora

Tenía que saber si los rumores sobre las maquinaciones de mi loro, Puto Bocazas, eran ciertos, así que dije:

- ¡Puto Bocazas!
- ¿Qué tripa se te ha roto, Troglo?
- ¿Es cierto eso de que en las próximas elecciones generales piensas presentar como candidato a la lavadora?
- Así es, ya estoy preparando su campaña.
- ¿Crees que tiene posibilidades?
- ¿Tú has visto los rivales que tiene? Está chupado.
- ¿Y cuál es su programa electoral?
- ¿Por qué sólo uno, Troglo? Eso está anticuado, hombre, ¿no has oído hablar de la muerte de las ideologías? La lavadora es flexible, tiene programas para todos los gustos: de color, delicado, blanco,…Como ves, no podemos fallar, tenemos un programa para cada votante.
- Pero no sé yo si daría la talla en un debate electoral.
- ¿Estás de broma? En esos debates no se dice nada, el truco es hablar continuamente y más alto que el otro. La ponemos a centrifugar y listo, a ver quién supera eso.
- La verdad que una lavadora centrifugando acojona lo suyo.
- Ya te digo, es de lo más convincente. Además, le digas lo que le digas no se altera, sigue dando la matraca.
- Como la lavadora no piensa, imagino que cuando llegara a presidente, tú estarías detrás manejando los hilos.
- ¡Claro! Igual que pasa con los candidatos humanos. ¿O es que no son títeres?
- Touché, Puto Bocazas. ¿Y no sería más fácil que te presentaras tú directamente?
- No seas burro, Troglo. Para empezar, los loros tenemos una reputación inmerecida, por lo que la gente no nos votaría. ¿Tú votarías al Botín si se presenta a las elecciones? Sin embargo, sabes que es el que manda. Además, si las cosas se ponen feas, alguien tiene que recibir las tortas, y prefiero que sea la lavadora. Es mucho mejor estar detrás, mandas igual, pero no se te ve, je, je. Oye, te propongo algo. ¿Por qué no presentamos también al candidato de la “oposición”? Así, gane quien gane, pillamos seguro. ¿Qué te parece el frigorífico?
- Me gusta. Tiene buena planta, y transmite frescura, je, je.
- Esto está hecho, Troglo. Cuando lleguemos a la Moncloa, me pido la litera de arriba, je, je, je.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

La fábrica de desgraciados

- Buenas noches, señoras y señores. Soy Chelufo Costrón, y un día más les saludo desde éste, su programa televisivo de divulgación, “Cosas que a usted no le importan un huevo”. En nuestra serie de documentales, hemos querido acercarnos en esta ocasión a un sector de la economía española que se mantiene boyante a pesar de las circunstancias económicas conocidas por todos. Este sector es, como quizá hayan adivinado, el de la producción de desgraciados. De hecho, nos encontramos en el despacho de Jodón Perrerías, director de operaciones de la empresa “Cabronio & Jopútido”, una de las mayores productoras de desgraciados de nuestro país. Buenas noches, señor Perrerías, y gracias por recibirnos.
- El placer es mío, Chelufo.
- Señor Perrerías, ¿podría explicarnos cuáles son los secretos de su éxito? ¿Qué es lo que hace a “Cabronio & Jopútido” un líder en la producción de desgraciados?
- Je, je, bueno, Chelufo, yo creo que la clave está en la dedicación y la especialización. Cierto que las empresas españolas son grandes productoras de desgraciados pero, para la mayoría de ellas, la desgracia en un subproducto de su actividad principal. Algunas consiguen buenos resultados, es cierto, pero la nuestra es la primera empresa en especializarse en desgraciados como producción única.
- ¿Y en qué consiste concretamente la producción de desgraciados, señor Perrerías?
- Básicamente, el proceso consiste en joder la vida de tus empleados de forma que se conviertan en desgraciados lo más rápidamente posible. Hay muchas formas de conseguir esto, claro está, pero en “Cabronio & Jopútido” hemos conseguido hacer de este proceso un arte, modestia aparte. Personas que parecían inasequibles a la desesperación han sido convertidas en unos desgraciados en pocos meses gracias a nuestras técnicas.
- Impresionante.
- Ya lo creo. Y no es porque lo diga yo, observe las caras de asco y desesperación de nuestro personal. No todas las empresas consiguen esto. Además, nuestros desgraciados están garantizados. Aunque se marchen a otra empresa, siguen siendo unos desgraciados, la desgracia ya se les ha quedado dentro. Por supuesto, la garantía no puede cubrir eventualidades como que se hicieran conscientes de su propia esclavitud e hicieran algo para cambiar su vida, pero esto es extremadamente raro.
- Además, tengo entendido que su empresa también tiene muy en cuenta la calidad.
- Efectivamente, Chelufo. No sólo nos centramos en la productividad, sino que nuestros desgraciados lo son cada año más. Este año, esperamos alcanzar niveles dickensianos de desgracia.
- Parece que estamos, entonces, ante un sector en expansión.
- Definitivamente. Nuestro grupo está realizando un gran esfuerzo de inversión para incrementar la producción de desgraciados. Nuestro crecimiento es, y toco madera, imparable. Además, piense que el desgraciado es un bien de utilidad pública, ya que se convierte en una persona dócil, apática y pasota. Por eso entendemos, y aprovecho para decirlo en directo, que el gobierno debería subvencionar su producción.
- Muy bien, señor Perrerías, pues dicho queda. Muchas gracias por su tiempo, y le deseamos los mayores éxitos en el futuro.
- Gracias a vosotros, Chelufo. Ha sido un placer. Y ahora me voy a trabajar, que los desgraciados no se hacen sólos, je, je. ¡López! ¿Por qué está tan derecho en la silla? ¡Encórvese más! ¡Más! Y usted, Boniatez, el nuevo...¿a qué huele? ¿Será posible? ¿Es autoestima lo que huelo? ¡Pase a mi despacho, que esto lo vamos a arreglar rapidito!

lunes, 6 de diciembre de 2010

Portadas que me gustan


¡Caramba! ¿Cómo se me habrá colado aquí esta portada? No sé qué, pero tiene algo que me gusta, je, je. Disco del 56, la foto la hizo Peter Gowland, y la portada la diseñó Chuck Hyman. Acompañan a esos mujeriegos de Art Pepper y Chet Baker, Phil Urso al saxo tenor, Carl Perkins al piano, Curtis Counce al bajo y Lawrence Marable a la batería. Casi toda la música del disco es de Jimmy Heath, y esto no es una excepción, “For Minors Only”, aunque para menores, no sé yo. ¿Seré mayor?

sábado, 4 de diciembre de 2010

Güisquileaks

Mi loro, Puto Bocazas, ha conseguido echarle mano a una documentación confidencial y secreta. La colgamos aquí hasta que se den cuenta y nos cierren el chiringo:

EL CONCEPTO DE EMPLEO DE MIERDA Y SU IMPORTANCIA EN EL DESARROLLO ECONÓMICO DE LA SOCIEDAD

Madrid, 4 de diciembre de 2010

Dirección General de Empleo de Mierda.

El objetivo de éste informe es definir claramente el concepto económico del empleo de mierda y las estrategias que, a juicio de esta Dirección General, deberían llevarse a cabo para su fomento.

Por empleo de mierda nos referimos en el contexto de este informe a los puestos de trabajo mal pagados, sin seguridad alguna, y donde no son necesarios conocimientos o habilidades complejas para su desempeño.

Es clara la importancia creciente que el empleo de mierda ha tomado en una sociedad globalizada. El número y la variedad de empleos de mierda ha crecido de forma exponencial durante las últimas decadas, y es esta una tendencia que tiene todos los visos de continuar. El empleo de mierda se hará cada vez más necesario y más diversificado. Así, estimamos necesario que desde las instituciones se facilite su desarrollo a través de varias vías de acción:

1. El incremento del conformismo en la sociedad: para una correcta evolución de las tasas de empleo de mierda, se hace necesario que la sociedad no tenga los suficientes redaños para quejarse de nada. Aunque más adelante se analizarán en mayor detalle, las tácticas concretas para conseguir este objetivo, se resumirán en: más fútbol, más televisión, aumento de las tasas de acojonamiento con el programa “No te quejes o será peor” (Anexo 1.b), reducción y/o eliminación de cualquier forma de actividad sindical honesta, subvención y/o promoción de cualquier forma de actividad sindical corrupta, y erradicación de cualquier forma de asociacionismo civil no controlado.

2. La reforma del mercado de trabajo: Básicamente, las medidas a tomar en esta área consisten en reducir y eliminar progresivamente todos los derechos laborales existentes hasta ahora. Para la realización del punto 2 es necesario haber desarrollado en buena medida las acciones propuestas en el punto 1. Se apelará, además, a la necesidad de “apretarse el cinturón” en tiempos de crisis. Al ser una medida sensible, se deberá repetir una y otra vez, como un mantra, la necesidad de llevarla a cabo y las consecuencias apocalípticas de no hacerlo, hasta que la sociedad perciba su realización como inevitable.

3. Reducción de la inversión en educación y formación: Al ser el empleo de mierda por definición un tipo de trabajo de baja cualificación, no se necesitará una cantidad elevada de mano de obra cualificada. Esto permitirá reducir el defícit público, por medio del recorte de las inversiones en educación. Resumiendo la situación, no se necesitan grandes conocimientos para un empleo de mierda, por lo que se puede destinar parte de esta partida presupuestaria a otros menesteres como…

Y aquí se acaba bruscamente el informe, porque el resto del papel lo usó Puto Bocazas para envolver un bocadillo de güisqui, que se iba de excursión. Ahora que me fijo bien, tampoco es tan secreta la información.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Despierta

Hematocrito Vargas, vendedor de seguros, despertó por la mañana al sonido del despertador, ¡bzzzzzz! Con los ojos llenitos de sueño, se levantó, se rascó el culo, se dirigió con pasos vacilantes a la cocina y se preparó una infusión. Mientras la sorbía perezosamente y se iba despertando, un pensamiento empezó a tomar forma en su sesera:

- Son las siete de la mañana. ¿Cómo puede uno levantarse a las siete de la mañana para ir a vender seguros? ¿Hay algo más absurdo? No tiene sentido. ¿Para eso tenemos alma, si es que la tenemos, para levantarnos a las siete a vender seguros? ¿Para eso nos creo Dios, si lo hizo? Lo que el hombre ha creado es esperpento. Vivimos en un sistema tan incoherente, tan abracadabrante, que es imposible no morirse de risa, o de pena, o de absurdo. ¿Por qué tenemos la capacidad de hacernos preguntas si hemos de vivir en un mundo así de loco?

Entonces, Hematocrito se dio cuenta de que estaba teniendo un ataque de amarga lucidez. Alarmado, miró el paquete y se dio cuenta que, por error, se había tomado una infusión de plumas de loro. Tiró el líquido que quedaba y, con un enorme esfuerzo de voluntad, fue rápidamente a tomarse el único antidoto conocido en estos casos: media horita de televisión. Por suerte, llegó a tiempo, la enfermedad no había avanzado mucho, y volvió a ser un hombre de provecho.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Instrucciones para ir de un extremo al otro sin pasar por el medio (o pasando)

1. Hágase usted comunista, maoista, socialista o mediopensionista. Por favor, procure evitar las motivaciones sinceras al hacerlo. No piense mucho. Hágalo porque esté de moda, porque piense que así se podrá ligar a la vecina del cuarto, porque le queda bien la perilla, o porque ese póster mola mazo.

2. Apréndase todas las consignas comunistas, maoistas, socialistas o mediopensionistas y gritelas continuamente. Defiéndalas con saña y con la convicción absoluta de tener razón. Tápese los oídos para evitar oir nada más que pudiera distraerle.

3. Haga todo lo posible por medrar en su partido/sindicato/organización/entorno. Que le den un carguete, le dejen escribir en los periódicos del ramo, le den subvenciones, le den un programita en la tele nacional/autonómica/local/vecinal, etc. Manténgase quieto si consigue los objetivos marcados en este punto.

4. En caso de no poder conseguir los objetivos marcados en el punto 3, o de que le desplace alguien más trepa que usted, pase al punto 5.

5. Proclame a los cuatro vientos su decepción con el comunismo/maoismo/socialismo/ mediopensionismo, sistema corrupto donde los haya y que destruye la libertad de la gente.

6. Hágase usted conservador, neoliberal, fascista o mediopensionista. Por favor, procure evitar las motivaciones sinceras al hacerlo. Hágalo por envidia, despecho, para ocultar su incompetencia, o porque piense que aquí hay más posibilidades de pillar cacho.

7. Apréndase todas las consignas conservadoras, neoliberales, fascistas o mediopensionistas y gritelas continuamente. Defienda con saña y con la convicción absoluta de tener razón todo lo contrario de lo que defendía antes con saña y con la convicción absoluta de tener razón.

8. Haga todo lo posible por medrar en su partido/sindicato/organización/entorno. Que le den un carguete, le dejen escribir en los periódicos del ramo, le den subvenciones, le den un programita en la tele nacional/autonómica/local/vecinal, etc. Manténgase quieto si consigue los objetivos marcados en este punto.

9. En caso de no poder conseguir los objetivos marcados en el punto 8, o de que le desplace alguien más trepa que usted, pase al punto 10.

10. Proclame a los cuatro vientos su decepción con el conservadurismo/neoliberalismo/fascismo/ mediopensionismo, sistema corrupto donde los haya y que destruye la libertad de la gente.

11. Vuelva al punto 1.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Portadas que me gustan


Puede que no sea uno de los mejorcísimos discos de Jackie McLean este “A Fickle Sonance”, pero no es manco, y la portada sí es de las que me gustan. Es de 1961, antes de que McLean se tirara a la piscina con “Let Freedom Ring”. Francis Wolff fotografió a Jackie y su sombrerito, y Reid Miles hizo la portada, como es habitual. Jackie al saxo alto, el mayor de los Turrentine, Tommy, a la trompeta, Sonny Clark al piano, Butch Warren al bajo y Billy Higgins a la batería. Pues eso, “A Fickle Sonance”.

martes, 23 de noviembre de 2010

Lo que uno lee

Estaba yo leyendo tranquilamente cuando llegó mi loro, Puto Bocazas:

- ¿Qué lees, Troglo?
- Un libro de política, Puto Bocazas. Es muy interesante, éste es un tío coherente y que sabe lo que dice.
- ¿Te fijas que los libros que consideras interesantes y coherentes son casualmente los que coinciden con lo que piensas tú?
- ¿Qué insinúas, Puto Bocazas?
- Los humanos tendéis a leer aquellas cosas que os reafirman en vuestras propias opiniones. Es una especie de bucle de reafirmación infinita. Y evitáis leer aquellas cosas con las que no estáis de acuerdo de entrada. Supongo que así se evita el peligro de dudar o cambiar de opinión. Bueno, me voy a poner un cubata. O mejor cuatro.

¿Es que no se puede leer tranquilamente en esta casa?

domingo, 21 de noviembre de 2010

Estadística, a su servicio

Para: PRESIDENCIA
De: Dirección General de Flamantes Estadisticas y Birlibirloques Numéricos
Asunto: Nueva metodología cálculo del número de desempleados

Estimado Señor:

Me satisface comunicarle que el encargo que hizo a esta Dirección General de diseñar un nuevo sistema de cómputo de la cifra de desempleados que resultara más favorable a los intereses del gobierno ha sido un éxito. Paso a resumirle a continuación los puntos básicos de dicho sistema.

A partir de ahora, en lugar de hablar de parados brutos, se calcularán los parados según las horas de desempleo. He aquí un sencillo ejemplo ilustrativo. Antes, si yo no trabajaba, pero mi esposa sí, el cálculo final, tomando sólo esa población ejemplo de dos personas, hubiera sido que hay 1 parado y 1 empleado, y un porcentaje total de desempleo del 50%. Con el nuevo sistema, calculamos que yo, el parado bruto, trabajo cero horas. Sin embargo, mi mujer trabaja 12 horas diarias, ya que su empresa le pide un pequeño esfuerzo, ya sabe. Esto da como resultado que, entre los dos, trabajamos 12 horas diarias (12+0=12). Si dividimos 12 horas entre dos, nuestra población, resultaría una media aritmética de trabajo de 6 horas por cabeza. Así pues, si tomamos como base que un empleado trabaja 8 horas diarias, dos empleados deberían trabajar 16. Como en nuestro ejemplo trabajan 12, eso significa el 75% del total. Por tanto, como conclusión, en nuestra población de dos personas habría un 25% de parados, esto es, 0,5 personas, en lugar de 1 que teníamos anteriormente.

Dada la gran cantidad de empleados que curran muchas más horas de las que deberían, este sistema de cálculo representa un filón para los intereses del gobierno. Note que en nuestro ejemplo la tasa de paro se ha reducido a la mitad. Incluso se puede mantener que refleja de una forma más realista el nivel de ocupación. Por supuesto, conceptos como “varianza” y similares deben continuar siendo un arcano para la población general y la prensa no afín.

Esperando haberle sido de utilidad, se despide suyo afectísimo y seguro servidor,

Abracadabro Peláez
Director General de la cosa.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Es malo pensar


Esta mañana observo que mi loro, Puto Bocazas, está muy atareado escribiendo algo, así que no puedo evitar meter las narices:

- ¿Qué escribes, Puto Bocazas?
- Estoy haciendo un tratado filosófico sobre los tentáculos de Dios.
- ¿Qué animaladas dices? ¿Qué tipo de blasfemia es esa de que Dios tiene tentáculos?
- A ver, Troglo. ¿Dios no es perfecto?
- Se supone.
- Entonces, tendrá todos los atributos, ¿no?
- Pues sí, pero…
- Como los tentáculos son un atributo, Dios tiene que tener tentáculos. Si Dios no fuera capaz de tener tentáculos no sería perfecto, así que tiene que tenerlos, ¿me sigues?
- Hay algo que me huele a güisqui de garrafón en tu razonamiento, Puto Bocazas. Por esa regla de tres, el olor de pies también es un atributo y, por tanto, debería tenerlo Dios. ¿Debemos afirmar entonces que, en su perfección, a Dios le huelen los pies?
- No, señor, porque el olor de pies es un atributo negativo. Dios no puede tener atributos negativos. Le olerán los pies al Diablo, a Dios no.
- Entonces, por ejemplo, ¿Dios tiene cuernos?
- Eso sí, debe tenerlos. Los cuernos son un atributo, y no negativo, excepto figuradamente. Debemos considerar entonces el hecho de que Dios tiene cuernos.
- Entonces también tendrá rabo, y pezuñas, y ojos compuestos, y alas, y branquias.
- No cabe duda, Troglo. Si eres perfecto, tienes que tenerlo todo.
- Y, siendo el dinero un atributo positivo, Dios deberá tener dinero.
- Dios tiene que ser rico de la hostia, nunca mejor dicho.
- Pues con toda esa descripción, va a resultar que Dios es Emilio Botín, Puto Bocazas.
- Siempre lo sospechamos, Troglo. Vamos a llamar a Benedicto para decírselo.
- Para mí que ya lo sabe.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Portadas que me gustan


Como hoy mi amiga Esther ha puesto unas fantásticas fotos de Lee Friedlander en su blog (además de las suyas propias, que son estupendas), inmediatamente me he acordado de esta portada. Disco excelente, de buena cosecha, 1959, y foto de Lee Friedlander para Milt Jackson y John Coltrane, en la que creo que fue la única ocasión que grabaron juntos. Los acompañantes no son mancos: Hank Jones al piano, Paul Chambers al bajo y Connie Kay a la batería. Poca cosa. Va un original de Milt, “The Late Late Blues”.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Cuentos de los mandarines: los títulos de los mandarines

Dormitaba en su trono de jade el mandarín Ku Ñao, soñando con bellas concubinas y con enormes pipas de opio, cuando apareció ante su tremenda presencia su discípulo, el siempre disperso Par Di Yo:

- ¡Ejem, ejem! Saludos y reverencias, Maestro. Ya veo que estáis descansando vuestros oblicuos ojos para tener después una más certera visión de los negocios.
- Pues así es, Par Di Yo, sapo del bambú, y me parece notar cierta oriental ironía en tus palabras.
- Nada más lejos de las intenciones de este leal discípulo, Maestro.
- Más te vale, zorro salteado. ¿Y por qué acudes a mi celestial presencia?
- Maestro, oso molestaros porque voy a enviar vuestro Ku-Rri-Ku-Lum para esa importante serie de conferencias que tenéis que dar, y quizá queráis revisarlo.
- Dame ese pergamino, Par Di Yo, mono nefasto. Un Ku-Rri-Ku-Lum es una de las herramientas más importantes que tiene un mandarín, y hay que asegurarse de que has sabido recoger mi divina esencia. Ajá, bien, parece que recoge con corrección mis títulos y honores: Hijo Predilecto del Celeste Imperio, Gran Tribuno de la Soja, Maestro de las Caligrafías Orientales, Portaestandarte de la Ceremonia del Té, Doctor en Mariposas de la Seda. Pon también que soy Asesor Aúlico del Consejo Imperial.
- Oigo y obedezco, Maestro. No sabía que fuerais Asesor Aúlico.
- Porque me lo acabo de inventar, caléndula de primavera.
- Maestro, he de reconocer que me abruman la cantidad de títulos, honores y experiencias que los mandarines suelen agregar en sus Ku-Rri-Ku-Lum.
- Por esto son mandarines, Par Di Yo. La nobleza y los títulos van aparejados a su condición.
- Sí, Maestro, pero hay algunos mandarines, y no hablo de vuestra mandarinez, por supuesto, je, je, que tienen muchos títulos, pero no saben hacer la o con un Ka-Nu-To. ¿No es esto contradictorio, Maestro?
- ¿Contradictorio dices, larva del arroz? Al contrario, Par Di Yo, es esta la esencia del mandarín. Lo importante en esta vida mandarínica es el título, no lo que uno sepa o no hacer. Eso no tiene importancia.
- Maestro, yo hubiera pensado que lo importante es lo que uno sabe hacer, no el título que posee. ¿No decían los sabios que “con títulos a ciento, se puede ser un jumento”?
- Por eso los sabios no son mandarines, Par Di Yo. Confunden los medios con los fines. Tú no obtienes un título para saber más, sino para tener un título. Teniendo el título, ya sabes.
- Pero Maestro, puedes tener el título y no saber.
- Imposible, Par Di Yo, rana rebuznante. Si tienes un título, es que sabes. Lo dice el título. ¿Qué más da que seas un Ce-Po-Rro en el fondo? Lo importante es la superficie.
- Asombrado quedo, Maestro.
- Tú ocúpate de obtener títulos lo más resonantes posibles, y todo lo demás se dará por supuesto. Y si no los tienes, te los inventas. Cuando eres mandarín, nadie va a ir a comprobar si es verdad, je, je. Y ahora retírate, Par Di Yo, que quiero continuar con mis meditaciones.
- Oigo y obedezco, Maestro.

Y así fue como Par Di Yo aprendió que vale más el cofre que lo que contiene, y fue recogido por los escribas para los próximos siglos:

Juzgad, cual la cotorra,
el libro por la tapa que lo forra,
que muchísimas testas tituladas
llevan en su interior sólo burradas.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Fauna

El balabú es un prosimio arborícola de Nueva Guinea, cuya característica más sobresaliente es el poseer lo que en zoología se llama un cerebro de repuesto. Dado que entre las curiosas costumbres del balabú se encuentra el consumo incontrolado de horas de televisión, cuando el animal llega a su edad adulta, su cerebro está ya saturado de idioteces, y resulta de casi nula utilidad. En este momento, que puede variar dependiendo de la edad del espécimen y su constitución, se produce el fenómeno de “desplazamiento glandular”: el cerebro primario abandona su lugar y se desplaza a través de la traquea, mientras el cerebro de repuesto, alojado en las nalgas, se desplaza a su vez a través de la columna vertebral hasta alcanzar la cavidad craneana. El cerebro primario, atravesando el estómago y los intestinos, termina alojándose en el espacio nalgar liberado por el cerebro de repuesto. Por supuesto, este segundo cerebro es de una menor capacidad y calidad que el cerebro original (no olvidemos su origen culero) pero permite al animal sobrevivir y seguir viendo la televisión durante algunos años más. Los balabúes que viven en cautividad en las ciudades reciben el nombre de personas.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Antipsiquiatria


- Doctor, está aquí su cita de las cinco, el señor Miserias.
- Muy bien. Dígale que pase.
- Señor Miserias, haga el favor de pasar.
- Buenas tardes, señor Miserias. Encantado de conocerle, soy el doctor Puto Bocazas.
- Eh, encantado, doctor. Disculpe si parezco un poco sorprendido, no sabía que era usted un loro.
- Sí, le comprendo, señor Miserias, le pasa a mucha gente. Sin embargo, casi todos los grandes psiquiatras han sido loros.
- ¿Sí? Pues no recuerdo ningún psiquiatra famoso que sea un loro.
- Porque no se han dedicado a escribir chorradas. A los loros no nos gusta la fama. Bueno, hale, túmbese en el diván y cuénteme su problema.
- La verdad es que yo no creo tener ningún problema, doctor. Creo que lo que me pasa es algo bastante normal.
- ¿Y qué le pasa?
- Verá, yo soy requetedirector de operaciones, y resulta que todos mis curritos me odian.
- ¿Por algún motivo en especial?
- Bueno, supongo que soy muy exigente.
- Ajá.
- Les grito, y les presiono brutalmente.
- Ya veo.
- A veces, les acoso. Para motivarles, claro.
- Claro. ¿Algo más?
- Bueno, les engaño, les manipulo, y estimulo la competitividad salvaje entre ellos. Y si puedo, les tango en el sueldo. Básicamente, eso es todo.
- No parece muy sorprendente que le odien, señor Miserias. Yo ya le estoy empezando a odiar. ¿Y se le ha ocurrido tomar alguna decisión al respecto?
- ¿Decisión? Ya le digo que lo considero normal. Yo soy así, y comprendo que es difícil trabajar conmigo, qué le vamos a hacer.
- ¿Qué qué le vamos a hacer? Bien, hagamos un análisis psicoanalítico de su lenguaje, señor Miserias. Lo que usted dice es una cosa, y lo que expresa su subconsciente otra. Vera, cuando utiliza la frase “Yo soy así”, lo que realmente quiere decir, subconscientemente, claro, es “Yo soy un pedazo de gilipollas de antología”.
- Oiga, yo…
- No, señor Miserias, el subconsciente no engaña. Analicemos ahora la segunda frase, “Comprendo que es difícil trabajar conmigo”. El significado, clarísimo, de esta frase a la luz del psicoanálisis es “y si os molesta, os jodéis”.
- Oiga, no sé yo si esto es un análisis científico…
- ¿Aquí quién es el científico, usted o yo?
- Usted, usted, pero…
- Y por último, “qué le vamos a hacer”. Aquí, basándonos en las experiencias del insigne Lorigmund Freud, obviamente quiere usted decir, “que para eso soy el puto jefe”.
- Oiga, un momento…
- ¡Qué se calle ya, joder! ¿No se da cuenta que el subconsciente no tiene secretos para mí? Resumiendo, lo que usted de verdad ha querido decir es “Soy un pedazo de gilipollas de antología, y si os molesta os jodéis, que para eso soy el puto jefe”. Cristalino. Esta es una frase subconsciente que revela un grave trauma de la niñez, probablemente el haber sido sodomizado por un gorila durante una visita al zoo, ¿verdad?
- ¡Pero qué dice…!
- ¡No reprima ese recuerdo, señor Miserias, será mucho peor para usted! Hemos pues llegado al quid de la cuestión, a la razón última y subconsciente de que sea usted lo que es. Pero debe usted asumirlo. Repita conmigo: ¡qué asco que doy!
- No pienso…
- ¡Repítalo ahora mismo, cagonmismuertos!
- ¡Glub! ¡Qué asco que doy!
- ¡Otra vez! ¡Y más alto!
- ¡Qué asco que doy! ¡Qué asco que doy! Y ahora que lo pienso, ¡es verdad que doy asco! ¡Qué asco que doy! ¡Buuuaa!
- Bien, señor Miserias, parece que vamos llegando a algún sitio.
- Entonces, eh, no sé, ¿estoy curado?
- ¿Curado? Una desgracia humana como usted no tiene arreglo, señor Miserias. Así que afloje 200 euros por la visita, y salga de mi despacho antes de que lo infle a hostias. Y dígale a mi secretaria que le dé cita para todos los jueves a esta hora. En la próxima sesión pienso tirarle a la cabeza las obras completas de Carl Lorustav Jung.
- Pero, doctor, yo…
- ¡A callar! Yo soy así, y comprendo que es difícil trabajar conmigo, qué le vamos a hacer.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Portadas que me gustan


Hoy, disco “raro”. Portada para Maulawi Nururdin en plan guerrillero del saxo en esta ilustración de Matt Corbin. El disco es del 74 y, que yo sepa, es el único que grabó.

Maulawi es un músico de difícil clasificación. Rondó la AACM, aunque jamás fue miembro y, cuando le escuchas, te vienen a la cabeza conceptos como groove, soul jazz, latin,...y de repente mete las dos patas en la vanguardia más vanguardiosa. Y de repente las vuelve a sacar y las mete en el jazz más tradicional durante cinco segundos. Ecos de Pharoa Sanders, de Phil Ranelin. En parte es eso, y en parte no tiene nada que ver con eso. Un lío. Aquí os dejo “Eltition”, a ver a qué os suena.


sábado, 6 de noviembre de 2010

Queda prohibido todo lo que no es obligatorio

- ¡DING! ¡DONG!
- ¡Ya va! ¡Ya va! ¿Sí? ¿Qué desean?
- Policia. ¿Es usted Blasfemio Sobocas?
- Sí, ¿qué pasa?
- Queda usted detenido.
- ¿Yo? ¿Por qué, sí se puede saber?
- Por radical.
- ¿Cómo por radical? ¿Quiere decir que tengo un electrón desapareado?
- ¡No se haga el listo! Es un radical político, no químico. ¿Usted no ha dicho repetidas veces que este sistema es una mierda y había que mandarlo a tomar por culo?
- Pues claro que lo he dicho. Lo digo a diario.
- Pues eso es un delito de radicalismo.
- ¿Desde cuándo?
- Desde que lo aprobó el Consejo Europeo en abril.
- Yo no me he enterado de nada de eso.
- Claro, estaría usted viendo el fútbol. Además, procuramos que la peña no se entere, así no protesta.
- Pues me voy a cagar en el Consejo Europeo.
- ¿Esas tenemos, eh? ¡Sigue radicalizado! ¡Agárrale que le ponga las esposas!
- ¡Y a la selección, que le den por retambufa!
- ¡Le va a caer la perpetua, listillo!

P.D.: No es coña, amiguitos, en estos tiempos de menopausia mental que nos acechan, la policia del pensamiento existe. El documento 8570/2010 de marras (http://register.consilium.europa.eu/pdf/es/10/st08/st08570.es10.pdf), aprobado por el Consejo Europeo, se hizo en principio con la idea de combatir el terrorismo islámico, pero, ya que está, invita a los gobiernos a vigilar los mensajes de “radicalización”, a los “propagadores de mensajes radicales”, etc. ¿Y qué es ser “radical”? Es “ir a la raiz”, que yo sepa. Pero, por supuesto, con toda la (mala) intención, el texto no define lo que entiende por tal falabro. Por donde van los tiros, me temo que es todo aquello que no sea decir “amén” un poco más alto de lo normal. Andaros con ojo y sed felices, que es obligatorio.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Portadas que me gustan


Portada para Eddie “Lockjaw” Davis, que podría servir de cartel para cualquier película de cine negro de la época. Eso sí, ni idea de quién es la foto ni el diseño de la portada. Uno de los saxofonistas más “peleones” que en el mundo han sido, lo cierto es que Eddie no ha sido nunca demasiado apreciado, no sé muy bien por qué. O sí lo sé. En fin, el disco es de 1958 y, además de la organista Shirley Scott y el flautista Jerome Richardson, que veis en la portada, incluye también a George Duvivier al bajo y Arthur Edgehill a la batería.

Inconfundible Eddie en este “The Rev”, original suyo y de doña Shirley. Pues a ello.

martes, 2 de noviembre de 2010

Una vida plena

Medroso Gallinas no quería estudiar Ciencias Econoflaúticas, pero lo hizo por no disgustar a su padre, que tenía muy mal café.

Más adelante, se dio cuenta de que su trabajo era absurdo y sin futuro. Pero por lo menos era fijo, así que le dio miedo dejarlo, y se quedó.

También era consciente de que su novia, Andreíta, que había conocido a los quince años, era una plasta, pero mejor plasta conocida que lagarta por conocer. Así que se casaron.

Ya anciano, Medroso se preguntó sobre su vida, y vio que había tomado las decisiones correctas. Sí, había dejado de hacer cosas, pero porque no quiso correr el riesgo de perder otras. ¡Había tantas cosas que perder! ¡Tantas! Un trabajo estúpido, un sueldo de mierda, un jefe gilipollas, unos amigos pelmazos, una vida conyugal aburrida, la tele, el fútbol, las rebajas de los grandes almacenes. Así que Medroso se puso la gorra y se tiró por un puente.

Decía Bertolt Brecht que toda la infelicidad del mundo proviene de la cobardía. Pues va a ser verdad.

domingo, 31 de octubre de 2010

Portadas que me gustan


Inquietante esa sesentera calavera hippy que parece hablar en este “The Magic of Ju-Ju”, 1967, del saxofonista Archie Shepp. Free africanizante con la compañía del trompetista Martin Banks, el trompe-trombonista Mike Zwerin, el bajo Reggie Workman y cuarto y mitad de baterías y percusionistas: Beaver Harris, Norman Connor, Eddie Blackwell, Frank Charles y Dennis Charles.

Hablando de la portada, la calavera pintada es una obra de Alan Winston, la foto la hizo William A. Levy y el diseño es de Robert y Barbara Flynn.

Pues GoEar me da problemas para subir el tema que da título al disco (supongo que es demasiado largo), así que “Sorry ‘Bout That”, que es además el título del tema que subo. A por ello.

viernes, 29 de octubre de 2010

Optimismo

- Puto Bocazas, – le dije a mi loro, Puto Bocazas – ya estoy harto. Cada vez que leo la prensa me pongo de mala leche, además de flipar con la manipulación informativa.
- Cierto, Troglo. El mundo está hecho una mierda, pero yo soy optimista ante el futuro.
- ¿Optimista? ¡Tú deliras!
- Pues sí. Yo, cuando me pongo de mala leche viendo todo lo que hay, lo que hago es pensar en el futuro. Y estoy seguro que en el futuro todo será muchísimo peor. ¿Te imaginas como andarán las cosas en la generación de tus tataranietos? Y entonces me relajo, y me llenó de optimismo.
- ¡Estás como una cabra! ¿Y por qué te llenas de optimismo ante semejante burrada?
- Porque yo me libraré de verlo, je, je, ya estaré muerto.
- ¡Anda, pues es verdad! ¡Je, je, je, de buena nos vamos a librar!
- ¡Je, je, je, estará todo hecho una pena, pero que se fastidien, que no me pillan porque ya estaré criando malvas!
- ¡Y yo también, je, je! ¡Yo que pensé que morirse era algo malo, je, je, je!
- ¡Qué va, Troglo! Según se mire, je, je, je.
- ¡Jo, jo, jo!
- ¡Ja, ja, ja!
- ¡Je, je, je! Puto Bocazas…
- ¡Je, je, je! ¿Qué?
- ¿Se puede saber qué has echado en los cubatas? ¡Je, je, je!

miércoles, 27 de octubre de 2010

Elecciones

Chorrivía, 27 de octubre. El gobierno de Chorrivía, presidido por el honorable Cafarnaum Bellota, ante la clara incapacidad demostrada por su pueblo para ser gobernado y mangoneado, ha decretado la disolución de la población y convocado elecciones a ciudadanos. Así, los gobernantes elegirán aquellos gobernados que les convenzan más. “De este modo”, ha declarado el honorable Cafarnaum Bellota, “aseguraremos la sintonia necesaria entre el pueblo de Chorrivía y sus gobernantes”. Esto sí que es democracia en acción.

Todo se andará.

viernes, 22 de octubre de 2010

Grandes creadores de empleo

Señoras y señores, un momento de atención, por favor. Muchas gracias. Buenas noches a todos, y bienvenidos. Como todos ustedes saben, esta noche estamos aquí para rendir homenaje a un hombre, a un prohombre, debería decir, al que queremos agradecer sus esfuerzos desinteresados para crear empleo en este país que tanto lo necesita.

Porque ya sabemos, amigos, que el empleo es lo más importante de todo. El empleo lo justifica todo. No importa que fabriques látigos eléctricos para torturar prisioneros, porque eso crea empleo. Y si hay empleo, todo lo demás no importa.

Por eso estamos aquí, decía, para homenajear a éste hombre, a éste hombre que ven a mi derecha, esposado, por su contribución a la creación de empleo. Este hombre, éste heroe cuasi anónimo, que se llama Latrocinio Chores, de profesión atracador de bancos. Porque, fíjense la cantidad de trabajo que genera Latrocinio. Un solo atraco suyo da trabajo a varios policias, al juez, al abogado, al fiscal, al personal de administración del juzgado, a la prensa, al perito del seguro, a los funcionarios de prisiones,...La lista es interminable. ¿Y qué decir si además, en su atraco, Latrocinio deja muertos y heridos? ¡Oh, la de empleo que generará! Conductores de ambulancias, camilleros, médicos, enfermeras, otra vez los del seguro, a muchos más periodistas. En fin, sobran las palabras. Un aplauso, pues, para este hombre, para este bravo creador de empleo. Ojalá hubiera muchos como él.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Portadas que me gustan


¡Toma castaña! Esta portada me encanta, además de por la portada en sí, porque es un disco que me ha regalado mi amiga Esther Cidoncha tras su periplo berlinés. Y eso que hay que echarle mucho valor para regalarme a mí un disco, porque lo más probable es que lo tenga, pero ha sabido elegir: no lo tenía y, además de la portada, es un disco de campeonato. ¿Qué más se puede pedir? ¿A que os da envidia?

Además, en la portada veis al amigo Dizzy haciendo de imitador de Esther, con su cámara, su chinesco gorrito y su pipa. Ojo, no es que ella suela llevar pipa y gorrito chinesco, aunque nunca se sabe, je, je.

Lo malo es que no sé quién hizo la foto de la portada. Pero bueno, conciertazo en Newport en el 57, al año siguiente del mítico de Duke, y en la que Dizzy lleva una banda de órdago. En las trompetas, además de él, E.V.Perry, Carl Warwick (creo que aún colea, debe tener 100 años), Talib Dawud (que se casó con Dakota Staton) y Lee Morgan, tierno muchachete de 19 años. Los trombones son Al Grey (al que dediqué entrada hace poco), doña Melba Liston (a la que dediqué entrada hace mucho) y Chuck Conner. Y en los saxos, Ernie Henry (si no hubiera muerto tan joven...), Pee Wee Moore, Jimmy Powell (el hombre que era capaz de tocar todo, desde la flauta al violín), Billy Mitchell (swing por arrobas) y el genuino Benny Golson. Y Winton Kelly (qué decir) al piano, Paul West al bajo y Charlie Persip, otro de los clásicos, a la batería.

Pues ya lo sabéis todo. Esto es “Cool Breeze”. Ojo a los solos de Grey, Gillespie y Billy Mitchell. A por ello. Y gracias, Esther.

domingo, 17 de octubre de 2010

Fútbol espectáculo

Es claro que el fútbol es, cada vez más, un espectáculo en vez de un deporte. Con el fin de fomentar esa espectacularidad y esa venta de camisetas a 60 euritos la pieza, proponemos la siguiente estrategia: fichar como jugadores a famosos actores y actrices, que aseguraran el taquillazo en cada partido. ¿Imagina a Antonio Banderas de capitán de su equipo? ¿A los de la saga “Crepúsculo” en la defensa? ¿A Angelina Jolie en la delantera? Taquicardias me dan. Así, los actores se harían las fotos, comenzaría el partido y, en el momento en que le llegue el balón al actor y haya que correr la banda, el árbitro dice “¡Corten!”, y el actor es sustituido por un especialista, convenientemente disfrazado. El árbitro gritará de nuevo “¡Acción!” y el partido continuará, con el especialista corriendo como un pringao. Si el especialista recibe una alevosa patada, de nuevo “¡Corten!” y el actor vuelve a salir al campo para interpretar una agonía de dolor digna de Óscar. Cuando la jugada fructifique y el balón esté ya sobre la línea de gol, también el árbitro cortará la acción e ingresará en el campo la estrella (de cine), que sólo empujará el balón e interpretará una celebración que haga reventar los corazones. Lo bueno es que, además, en caso de fallo lamentable, se puede repetir la toma.

Y aún hay más. Ya que estamos, no se puede dejar que los partidos se desarrollen por si solos, porque muchos de ellos son un coñazo. Así que hay que escribir un emocionante guión, de forma que cada partido sea como un capítulo de “Pasión de Gavilanes”. Y publicitarlo, claro. Imaginad, al anunciar el partido, además de todo ese rollo de partido del siglo y demás, meterle un resumen del guión: “Braulio José, el aguerrido 9 del Comemulas, ha descubierto que su hermana está embarazada del botijo de Chalekesian, el malvado defensa del Tuercebotas, y planea vengarse por la banda izquierda. Además, el portero Bulisón, 20 veces internacional con las Islas de Barlovento, está decidido a declararle por fin su pasión al banderín de corner”. ¿Eh? ¿Quién puede perderse algo así?

Y de árbitro, Mercedes Milá.

jueves, 14 de octubre de 2010

Portadas que me gustan


Pues “una más” con Francis Wolff en las fotos y Reid Miles en el diseño, esta vez para el gran Kenny Dorham, el rey sin corona. El año es 1963 y el grupo es de campanillas, porque Kenny tenía muy buen ojo para los músicos. Este disco es de lo mejor suyo, si no lo mejor. Y el tema que da título al disco, original de Kenny, es de los que no quieres que acaben. Venga, sólo una vez más.

martes, 12 de octubre de 2010

Propiedad intelectual

El señor Plastasio Partos me ha preguntado hoy, por vigésima vez:

- ¿Has leído MI artículo?

Porque el señor Plastasio Partos pronuncia MI con mayúscula, con acento, con inflexión. Por lo visto, es un letrateniente, un propietario de bienes raíces del pensamiento. Muestra su artículo con el orgullo del que enseña un purasangre, y como si lo hubiera engendrado él mismo. Disculpadme que tome aire, porque me estoy imaginando al señor Plastasio Partos en el momento y acción de engendrar un purasangre con “Hechicera”, campeona del derby de Ascot, y me ha dado como un vahído.

Ya. Prosigo. Sin embargo, encontrar traza del señor Plastasio Partos en ese artículo es como intentar sacar peras de un botijo. En casi todas las obras, es cierto, hay más de cosecha ajena que de propia. Pero, en este artículo, son copiadas las ideas, copiados los estilos, copiados los ejemplos, copiadas las conclusiones y hasta copiado el título. Eso sí, copiado de varios, que es lo que llaman investigación. ¿TU artículo? Será NUESTRO artículo. Lo que tú has aportado es la firma.

Así que le he respondido lo que me decía a mí el profesor de dibujo cuando le presentaba alguna de mis obras en perspectiva caballera:

- Chaval, dile a tu hermana que se compre un compás.

domingo, 10 de octubre de 2010

Portadas que me gustan


Ya sabéis que no puedo evitar poner una estrafalaria de vez en cuando. Pues estrafalarias, de esas que me gustan, portada y contraportada de John Frigo, violinista y bajista. O más bien bajista y violinista, porque trabajó mucho más lo primero que lo segundo. En esta ocasión, le da al violín en este peculiar (y buen) disco de 1957, donde se ve al tímido John azorado por las efusiones de la tremenda muchacha, con foto de Wesley Bowman como testigo. Yo creo que, en la contraportada, John sueña con la portada.


En fin, nuestro violinista, que cambia mucho de grupo en este disco, elige para acompañarle en esta miniatura llamada “Big Me-Little Me” al pianista Dick Marx, que aquí toca la celesta, y al batería Norm Jeffries. Como tenéis un tremendo oído notaréis que también hay un bajo. Es el mismo John, que en este tema toca los dos instrumentos, violín y bajo, de ahí lo de “Big Me-Little Me”, ¿lo pilláis?


viernes, 8 de octubre de 2010

Kafka revisitado

Vulgario Señor falleció un día mientras jugaba al pádel. A pesar de que el pádel es un juego mortalmente aburrido de por sí, las circunstancias de la muerte obligaban a realizar una autopsia para encontrar la causa de la misma. Esta resultó ser un vulgar ataque al corazón.

Valga decir que Vulgario era un hombre bastante convencional. Tenía un trabajo en el que “progresaba” adecuadamente, estaba casado, tenía 1,8 hijos a los que quería (aunque más al entero), hacía todo lo que le decía la tele, y tenía una gran confianza en la economía de mercado y en la democracia, siendo de tendencias políticas moderadas, sea aquello lo que fuere. Le gustaba todo aquello que les gusta a las personas normales, y se sentía incómodo ante todo aquello que se salía de lo normal.

Lo curioso fue lo que los médicos encontraron en el interior de la cabeza de Vulgario, durante la autopsia. Resulta que, en lugar de cerebro, había un tetra brik. Sí, sí. Un objeto cuadrado, perfectamente cerrado, limpio, pulcro, aséptico y que no dejaba pasar la luz. O quizá no sea tan curioso, no sé.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Portadas que me gustan


Escultórica portada, con críptico careto de George Russell fisgando por el agujero, para un disco de los buenos, grabado en 1961. La foto es de Donald Silverstein (lleva la firma, a ver si la veis), pero no me consta quien diseñó la portada. Experimentador y empollón del jazz de los gordos, siempre buscando y encontrando, el amigo George y su piano se rodean en este disco de otros de su cuerda: Don Ellis a la trompeta, Eric Dolphy al saxo (dobla en clarinete bajo en algún tema), Dave Baker al trombón (otro empollón cuántico), Steve Swallow al bajo y Joe Hunt a la batería. Y esto es “Ezz-thetic”, original de Don George. Pues nada más.

domingo, 3 de octubre de 2010

Cuentos de los mandarines: lo pequeño es hermoso

El mandarin Ku Ñao, orgullo de Oriente, señor de la astucia, paseaba por los hermosos jardines de su mandarinato, acompañado por su discípulo Par Di Yo. Reflexionaba Ku Ñao sobre la brevedad de la existencia y la hermosura del oro, cuando su discípulo habló:

- Maestro, disculpad que este siervo interrumpa vuestras meditaciones, pero hay veces que la filosofía mandarínica me parece contradictoria.
- Par Di Yo, boniato pekinés, ya te he dicho varias veces que la contradicción es la esencia del mandarín. ¿Qué atormenta ahora tu floja sesera?
- Veréis, Maestro, antes de trabajar con vuestra mandarinez, trabajé un tiempo para el mandarín Fal-Só.
- El mandarinato Fal-Só es insignificante cual pulga en un panda, Par Di Yo.
- Lo sé, Maestro. Pero el mandarín Fal-Só siempre tuvo en su cabeza el hacer crecer al mandarinato. Sin embargo, sus acciones creo yo que eran erróneas. Lo que hacía no hacía crecer a esa compañía, antes al contrario. He aquí una contradicción, Maestro. Las acciones de Fal-Só iban en contra de sus propios intereses. ¿Era el mandarín un incompetente, Maestro?
- ¡Je, je, je! – rió Ku Ñao mientras se atusaba sus largos bigotes – Eres un Can-Di-Do, Par Di Yo. Conociendo a Fal-Só, por supuesto que era un incompetente, a qué negarlo. Pero el ser incompetente no está reñido con ser mandarín.
- De hecho, más parece una condición para serlo, Maestro.
- ¿Cómo dices, alcachofa cejijunta?
- Nada, Maestro, nada.
- Escucha y aprende, Par Di Yo. Tienes que ver más allá de lo evidente para ser un mandarín. Yerras cuando dices que las acciones de Fal-Só iban en contra de sus propios intereses. Iban en contra de los que decía que eran sus intereses, que no es lo mismo. ¿Lo Pi-Yas?
- Confieso que no, Maestro.
- Atiende, grulla ignorante. Ya hemos definido que una de las características de Fal-Só es ser incompetente. Pero, ¿qué aprecian los mandarines por encima de todo, Par Di Yo?
- ¿La Pas-Tá, Maestro?
- No, mula retardada. El poder. Eso es lo más importante. ¿Crees realmente que Fal-Só quería un mandarinato grande, con gente competente, con grandes profesionales? Tenía que decir que quería una empresa grande, profesional, blablabla, porque es lo que queda bien, pero ¿qué pasaba cada vez que teníais que cubrir una vacante, Par Di Yo?
- Maestro, yo buscaba profesionales de experiencia y enjundia.
- Pero, casualmente, Fal-Só siempre les encontraba alguna pega, ¿cierto? Y acababa entrando alguien con poca experiencia y más bien Flo-Jó, ¿a que sí?
- Me dejáis de jade, Maestro. Así era. ¿Cómo lo sabéis?
- El poder, oruga de la miel, el poder. ¿No te das cuenta de que si la compañía crece y entran buenos profesionales, el mandarín tendría que ceder poder? ¿No te das cuenta además que, al lado de buenos profesionales, la incompetencia del mandarín quedaría en evidencia? Ni hablar, Par Di Yo, el mandarín tipo Fal-Só no quiere una empresa grande, lo que quiere es su Cor-Ti-Jo, donde es cabeza de ratón y puede controlarlo todo, nadie le tose y hace lo que le da la gana. Incluso, si se le cuela alguien competente y profesional, hará todo lo posible para cargárselo.
- Así era, Maestro. Pero sigo creyendo que actuaba contra sus intereses. Una empresa mayor hubiera dado más dinero.
- ¡Bu-Rra-Das, Par Di Yo! El poder importa más que el oro, ya te lo dije. El mandarín irá contra los intereses de su propia empresa con tal de no cederlo. Y a más incompetente, más. Te daré otro ejemplo. ¿Llegasteis a tener un equipo fuerte y cohesionado?
- Alguna vez estuve a punto de conseguirlo, Maestro. Pero el mandarín Fal-Só ponía en marcha algún tipo de política que conseguía dividir a todo el mundo y que algunos dejaran la compañía. Yo lo achacaba a incompetencia o equivocación.
- ¿Equivocación? Un mandarín no se equivoca, Par Di Yo, lo hizo con toda intención. Con toda mala intención, debería decir. ¿No te das cuenta que un equipo fuerte y bien cohesionado es un contrapoder? No me interesa. Debo tener a la gente tan dividida como sea posible, y un equipo mediocre. Eso me permite seguir siendo el amo.
- Pero, Maestro, esa es una filosofía de miserables.
- ¿Cómo dices, mono de las nieves? ¿Te atreves a denostar la filosofía que ha hecho grandes a los mandarines durante siglos? Fal-Só será un inútil y su mandarinato una birria, pero no se le puede negar el alma de mandarín, infausto patán. ¡Te voy a poner a limpiarles los dientes a los dragones!
- ¡Maestro, perdonadme!
- Te libras porque estoy cansado, Par Di Yo, que es la hora de mi tercera siesta. Prepárame unos Ku-Ba-Tás para ir cogiendo el sueño.
- Oigo y obedezco, Maestro.

Y así fue como Par Di Yo comprendió que las contradicciones son aparentes, y que la miseria se puede elevar a la categoría de gestión empresarial. Y así se recoge en el libro de los escribas:

Quien es en alma pequeño
dice que tiene un gran sueño
de visiones de grandeza
más sus actos, con certeza,
nos dicen que su ambición
se resume con llaneza:
ser cabeza de ratón.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Portadas que me gustan


Me gusta esta portada otoñal, con los amigos Art Farmer y Gigi Gryce encontrándose por casualidad, je, je. La portada es de Miles (suponemos que Reid, claro) y Edwards (suponemos que Esmond, claro), y premio para el que encuentre la firma, porque está firmada. Es un disco del 55, y os encantará a todos los que os guste el jazz sin más, el puro y clásico. Esto es “Social Call”, original de Gryce, y además de Farmer a la trompeta y don Gryce al saxo, la sección rítmica impresiona bastante: Horace Silver al piano, Percy Heath al bajo y Kenny Clarke a la batería. Pues al lío.


martes, 28 de septiembre de 2010

Notas

-¡Puto Bocazas! – le dije a mi loro, Puto Bocazas – Observo que en esta partitura de “Ain´t Misbehavin’” faltan notas. De hecho, faltan todos los fas. ¿Se puede saber dónde están?
- Se han puesto en huelga, Troglo. ¿No las oyes? Están manifestándose en el salón.
- ¿Será posible? ¡Eh, pero algunas de esas protestas que oigo son en sostenido!
- Sí, se han solidarizado los fas sostenidos y el sindicato de los sol bemoles.
- ¿Y qué tripa se les ha roto?
- Según ellas, no se les valora lo suficiente, y tienen un exceso de trabajo, por lo que piden que se contraten más fas.
- ¡Pero si esa partitura está llena de fas! ¿Cómo más?
- Ahí duele, Troglo, que como son un servicio esencial, te paralizan la partitura. Si se ponen en huelga los la bemol, pues te da igual, ya te apañarás sin ellos, pero los fas…
- ¡Grrr! ¿No tendrás tú algo que ver en esto?
- ¿Yo? Soy inocente como un recién salido del cascarón. Eso sí, me han pedido mi intermediación, y me han pasado sus reivindicaciones. Dicen que puedes sustituir los silencios por fas, por ejemplo. Y, además, quieren que les des a todas la categoría de blancas, por lo menos. No volverán a la partitura hasta que estas condiciones se cumplan.
- ¡Narices! Me apañaré con los mi torciendo un poco el morro.
- No te lo recomiendo, Troglo. Si contratas esquiroles son capaces de movilizar a las fas de otras partituras. Imagínate. Que las fas son muy poderosas, Troglo, que tienen la sarten por el mango, te lo tengo dicho.

Yo creo que me ha dado demasiado el sol este verano.


domingo, 26 de septiembre de 2010

Portadas que me gustan


Ahí va ese pedazo de portada, diseñada por Lee J. Morton para “Cookin’”, disco del saxofonista Booker Ervin de 1960. En la misma portada tenéis el grupo que acompaña al amigo Booker, que grabó bastante con Mingus y que murió demasiado joven, con 40 años. Por cierto, hay aquí otros de los mingusianos, el inevitable Danny Richmond y el misterioso Richard Williams, del que ya comenté en otra entrada. Si no la leísteis en su momento, debéis leerla urgentemente, y si ya la leisteis debéis leerla otra vez urgentemente. Este tema es un original del señor Ervin, y se llama “Well, Well”. Pues sí.



Ahora que lo miro más despacio, realmente no escribí nunca una entrada sobre Richard Williams, pero así le dais un repasillo al blog, que lo tenéis un poco abandonado, je, je.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Publicidad

¡Eh! ¡Señor! ¡Señora! ¡Señorita! ¡Señorito!

¿Es usted un currito insignificante?

¿Nadie le hace ni caso en la empresa?

¿Gana una ful de sueldo?

¡Pues eso se acabó! Porque POR FIN, ya está aquí...

¡¡DIRECTORCINA!!

¡El tratamiento que le convertirá en Director de Operaciones!

¡Deje de ser un pringao y de chapar, y conviértase en un ser glamuroso! ¡El principio activo de la DIRECTORCINA convierte su cerebro en terciopelo, de forma que se le ocurrirán constantemente gilipolleces preciosas que no sirven para nada! ¡Pero todos le harán caso!

Algunos testimonios de quienes ya han probado DIRECTORCINA:

“Desde que tomo DIRECTORCINA, soy guapo y ocurrente”

“Fue empezar a tomar DIRECTORCINA y ahora tengo mogollón de camisas de rayas con mis iniciales”.

“Ahora, tengo una reunión a las ocho de la tarde y parece que acabo de salir de la ducha. Y es que decir tantas gilipolleces y que todo el mundo te las ria, relaja mucho”.

Ya lo sabe: ¡¡DIRECTORCINA!! En comprimidos o supositorios. ¿A qué hostias espera para triunfar?

* Este medicamente puede producir cierta imbecilidad. Consulte a su loro.

martes, 21 de septiembre de 2010

Portadas que me gustan


Me gustan unas cuantas de las portadas que hacía Argo. Esta la firma Don Brodstein, para un disco del 62 del trombonista Al Grey, ahí en la esquinita, con su sordina desatascador tan característica. Por cierto, mi amiga Esther hizo grandes fotos (como siempre) de Al.

En este tema acompañan a Al su amiguete Billy Mitchell al saxo tenor, David Burns a la trompeta, Bobby Hutcherson al vibráfono, Floyd Morris al piano, Herman Wright al bajo y Eddie Williams a la batería. La cosa se llama “Nothing But The Truth”, la compuso Billy Bowen, y eso es lo que es: simple, directo y de verdad. Como diría Al, “snap your fingers”.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Clases de política económica creativa


Visto lo visto, ya que el empleo es un bien tan escaso, debería subvencionarse fuertemente su creación. Pero siempre se ha subvencionado desde el punto de vista de la empresa, lo cual es un craso error de concepto, y ya se ha visto que no soluciona nada. La solución está en el fomento del empleo vacante. Quiero decir que deberían pagarme por no trabajar. Claro, pensadlo bien, si yo no trabajo, creo puestos de trabajo, ¿no? Los que no ocupo yo y se los dejo a los demás. Yo podría trabajar un montón de horas al día, pero no me da la gana. Y lo hago por pura generosidad solidaria. Me encantaría trabajar pero, como amo tanto a mis semejantes, prefiero que trabajen ellos. Fijaros, los vagos somos realmente el motor de la creación de empleo. Esa solidaridad debería ser premiada de alguna manera, digo yo. ¿Eh? ¿Eh?