martes, 2 de noviembre de 2010

Una vida plena

Medroso Gallinas no quería estudiar Ciencias Econoflaúticas, pero lo hizo por no disgustar a su padre, que tenía muy mal café.

Más adelante, se dio cuenta de que su trabajo era absurdo y sin futuro. Pero por lo menos era fijo, así que le dio miedo dejarlo, y se quedó.

También era consciente de que su novia, Andreíta, que había conocido a los quince años, era una plasta, pero mejor plasta conocida que lagarta por conocer. Así que se casaron.

Ya anciano, Medroso se preguntó sobre su vida, y vio que había tomado las decisiones correctas. Sí, había dejado de hacer cosas, pero porque no quiso correr el riesgo de perder otras. ¡Había tantas cosas que perder! ¡Tantas! Un trabajo estúpido, un sueldo de mierda, un jefe gilipollas, unos amigos pelmazos, una vida conyugal aburrida, la tele, el fútbol, las rebajas de los grandes almacenes. Así que Medroso se puso la gorra y se tiró por un puente.

Decía Bertolt Brecht que toda la infelicidad del mundo proviene de la cobardía. Pues va a ser verdad.

12 comentarios:

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, te confieso que no sé porque es tan famosa esta pintura de Edvard Munch. Siempre pintó escenas muy deprimentes, debe haber sido porque desde muy niño estuvo próximo a sucesos muy tristes, la muerte de su madre cuando tenía cinco años y la de su hermana a los 14, ambas de tuberculosis.
Saludos,

Sebastián dijo...

Una vida cumplida la de este Medroso Gallinas..., a costa de incumplir muchas otras vidas. Sí, algunos huyen hacia atrás y se mezclan con quienes le persiguen. Pero no termino de creerme lo del puente, y mucho menos que llevara gorra. ¿No habrás querido decir que se tiró todo el puente de gorra? Eso le pega más.

¡Salud!

jesus dijo...

yo tambien creo que al buen medroso le pega mas una muerte en la cama y mas bien mayor. y de nada en particular. de puro viejo.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Héctor, yo creo que precisamente por eso es famoso. A mí este cuadro me pone los pelos de punta. Es lo que sintió Medroso cuando se dio cuenta de lo que había hecho con su vida, je, je.

Sebas, Medroso llevaba gorra, eso lo sé de buena tinta. Pero tranquilo, creo que os separan bastantes cosas, je, je. Demasiados huyen hacia atrás, sí.

Jesús, uno puede ser toda la vida un pringao y, de repente, darse cuenta. ¡Qué sensación! Nuestro amigo dio el primer salto al vacio de su vida, y fue el último. En fin.

Salud.

ESTHER dijo...

Oye, macho, estás muy animado últimamente. Y eso que estuviste en Dave Holland que si no llegas a ir... uf uf. Pues el sábado toca el amigo Peter, ya sabes que guardo sitio delante.

No sé si Medroso hizo lo correcto lo único que sé es que tenemos sólo una vida y hay que aprovecharla al máximo, amar la vida, cuidar a los amigos, tener calidad humana, ir de restaurantes italianos, beber cerveza en Kloster, escuchar mucho jazz, reír, ser feliz, decirle a nuestros queridos cuánto los queremos, valorarlos, mimarlos, luchar por nuestros ideales, esforzarnos y ser creativos, vitales, soñadores con los pies bien puestos, tenaces, perseverantes, amar y ser amados, amar la naturaleza y valorarla... para mi eso es la vida, amigo Troglo. Seguro que me dejo cosas.


Millones de besitos.

Troglo Jones dijo...

Pues sí, Esther, estoy algo hiperactivo, je, je. Y el sábado iremos a ver al friend Peter. Lo que dices es la vida, pero no es lo que la mayoría de la gente hace, amiga. Muchos pasan por ella, como Medroso. Y es que el miedo es el arma definitiva, y han conseguido metérnoslo.

Besos.

Dr.Krapp dijo...

No sabes hasta que punto lo que comentas de Medroso refleja la verdad de la mayoría. Casi todos necesitan enraizarse a las cosas porque no se sienten lo suficientemente fuertes como para dejarse llevar por las corrientes de la vida. Anclarse es una forma de morir pero cuando uno no está seguro del riesgo eliges permanecer donde ya estás.
El caso de Munch es también un tema cultural que tiene mucho que ver con el pensamiento escandinavo y esa visión atormentada y existencialista que tienen de la realidad.

Troglo Jones dijo...

Salud, Doc:

Ya lo creo que la refleja, por desgracia. El miedo mueve el mundo. O, mejor dicho, no lo mueve.

Supongo que siempre lo que uno pinta, compone o escribe es en parte un reflejo de su alma. A mí este cuadro me resulta chungo, es muy desasosegante.

Abrazos.

Ralph dijo...

Troglo, ya te vale, el pobre hombre no se tiró por el puente porque tenía miedo, lo que pasa es que se resbaló, je je je. Saludos.

Troglo Jones dijo...

Hombre, Ralph. ¿Tú crees que ni esa decisión tomó, je, je? ¿Qué el azar la tomó por él? Pudiera ser, pero espero que no, je, je.

Abrazos.

Miazuldemar dijo...

Me encantó ésta. ¡Cuán verdad es!

Oye ¿Qué pasa? ¿Has aprovechado para ponerte a escribir mientras me distraigo del mundo virtual? ¡No paras!

Troglo Jones dijo...

Saludos, Mamen, ¿cómo va eso? Ya sabes que a mí me dan ataques compulsivos de escribir chorradas de vez en cuando. Encantados de tenerte por aquí otra vez.

Abrazos.