domingo, 28 de noviembre de 2010

Instrucciones para ir de un extremo al otro sin pasar por el medio (o pasando)

1. Hágase usted comunista, maoista, socialista o mediopensionista. Por favor, procure evitar las motivaciones sinceras al hacerlo. No piense mucho. Hágalo porque esté de moda, porque piense que así se podrá ligar a la vecina del cuarto, porque le queda bien la perilla, o porque ese póster mola mazo.

2. Apréndase todas las consignas comunistas, maoistas, socialistas o mediopensionistas y gritelas continuamente. Defiéndalas con saña y con la convicción absoluta de tener razón. Tápese los oídos para evitar oir nada más que pudiera distraerle.

3. Haga todo lo posible por medrar en su partido/sindicato/organización/entorno. Que le den un carguete, le dejen escribir en los periódicos del ramo, le den subvenciones, le den un programita en la tele nacional/autonómica/local/vecinal, etc. Manténgase quieto si consigue los objetivos marcados en este punto.

4. En caso de no poder conseguir los objetivos marcados en el punto 3, o de que le desplace alguien más trepa que usted, pase al punto 5.

5. Proclame a los cuatro vientos su decepción con el comunismo/maoismo/socialismo/ mediopensionismo, sistema corrupto donde los haya y que destruye la libertad de la gente.

6. Hágase usted conservador, neoliberal, fascista o mediopensionista. Por favor, procure evitar las motivaciones sinceras al hacerlo. Hágalo por envidia, despecho, para ocultar su incompetencia, o porque piense que aquí hay más posibilidades de pillar cacho.

7. Apréndase todas las consignas conservadoras, neoliberales, fascistas o mediopensionistas y gritelas continuamente. Defienda con saña y con la convicción absoluta de tener razón todo lo contrario de lo que defendía antes con saña y con la convicción absoluta de tener razón.

8. Haga todo lo posible por medrar en su partido/sindicato/organización/entorno. Que le den un carguete, le dejen escribir en los periódicos del ramo, le den subvenciones, le den un programita en la tele nacional/autonómica/local/vecinal, etc. Manténgase quieto si consigue los objetivos marcados en este punto.

9. En caso de no poder conseguir los objetivos marcados en el punto 8, o de que le desplace alguien más trepa que usted, pase al punto 10.

10. Proclame a los cuatro vientos su decepción con el conservadurismo/neoliberalismo/fascismo/ mediopensionismo, sistema corrupto donde los haya y que destruye la libertad de la gente.

11. Vuelva al punto 1.

10 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Nunca hasta ahora he estado tan de acuerdo contigo en un tema, Troglo. En ese decálogo has resumido lo que yo he intentado escribir en mi otro blog en media docena de entradas. A mi es un tema que siempre me ha perturbado, es como un virus persistente y maligno a nuestro alrededor que al principio de joven te sorprende y al final después de muchos años viéndole en montones de personas te asquea hasta la médula. Hasta soy incapaz de decir algo coñero sobre el tema.

ESTHER dijo...

ja ja ja jaaaa Bueno, buenísimo, Troglo eres un genio. Qué real!!! Me ha encantado es la pura verdad.

No existe la democracia solo existe el capitalismo y el 'trepalismo' puro y duro.

Besos, te quiero, me has alegrado la mañana.

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, que buena receta de conducta para ese típico mediocre y oportunista ciudadano, que cambia de color como el "camaleón", según sea la ocación.
Felicitaciones por tu "Decálogo del Oportunista y Arribista"
Un saludo cordial

kuto dijo...

Troglo... Gran entrada con un humor fino, inteligente, fresco e ingenioso que señala a gran parte de los cientos de miles de nauseabundos personajes de nuestra sociedad...
Esta claro que tenemos los ayuntamientos, los gobiernos. los medios de comunicación... inundados de esa gentuza con alma de veleta... pero a este problema no le veo solución democrática alguna y cuando algo no tiene solución terrenal, lo único que queda es pedirle al representante del Sr. que está arriba ( Benedicto) o al del sótano (Aznar) que lo arregle...

Enhorabuena por tu magistral escrito. Un abrazo

jesus dijo...

tampoco hay que ser malpensado en todos los casos. que los hay que coleccionan carnets (sin animo de lucro) como quien colecciona estampitas de virgenes (sin animo de salvación).

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Gracias, Doc. El tema es alucinante si te molestas en tirar de hemeroteca. Si vas viendo las declaraciones de ciertos pájaros según van pasando los años, te quedas de piedra pómez. Joder con la evolución ideológica. Más bien transmutación chaqueteril.

Je, je, Esther, por desgracia es demasiado real. El nivel de rostro de algunos personajes que van recorriendo todo el espectro es impresionante. A mí lo que me alucina es lo dignos que se ponen. Me alegro de haberte dado una alegría, je, je.

Héctor, y hay legión, y algunos muy encumbrados. Como dice el Doc, es difícil ser más despreciable, aunque sea una palabra muy seria.

Sí, Kuto, lo de algunos de los medios de comunicación también es impresionante. Pero hay a montones. Aún recuerdo la cara de un colega cuando le enseñé un listado de gente que había militado en su día en Bandera Roja (aka Organización Comunista de España), por ejemplo. Creí que nunca volvería a cerrar la boca.

Veletudos saludos, o heil, camaradas.

Troglo Jones dijo...

Jesús, te has colado por la retaguardia. Sí hay que ser mal pensado, sí. A mí lo que me parece más alucinante es esa vehemencia en combatir lo que antes defendían con todas sus fuerzas. Entonces, ¿eras idiota antes, o es ahora? Pero no es idiotez, es miseria.

Salud.

Armando dijo...

Bueno, conozco algunos que se quedaron quietos en los puntos 3 y 8 y ahora, aliados trabajan arduamente en los estatutos (nuevo decálogo) y declaración de principios. Cuanta miseria en todo esto, Troglo.

Pensé que en la lista podría incluirse también a los mediocampistas, pero luego de ver el clásico, habría que esperar a ver si en un futuro habrá transferencias de uno a otro equipo. je.je.

Troglo Jones dijo...

Saludos, Armando. Los miserables siempre están ahí. Suelen ser ministros con todos los gobiernos. Por aquí no les hables del clásico, hay unos cuantos deprimidos, je, je.

Salud.

Mr Blogger dijo...

Real como la vida misma, parece que no hay gente así por ahí hasta que uno escarba un poco y se da cuenta de que la mitad antes no defendían lo que defienden ahora y que no defenderán lo mismo en unos años.