domingo, 8 de mayo de 2011

Portadas que me gustan


Una portada con un aire un poco tal que así. Foto de Jane Grauer con ese signo de admiración aprovechando la boca del trombón. Es un poco extraña, pero me gusta. El diseño es de Paul Bacon, por cierto. El disco es del 56 y lo firma el trombonífero Mathew Gee, el único disco que grabó como líder. Uno de esos músicos ocupados al principio de su carrera y que luego van desapareciendo. Tocó en bastantes ocasiones con la orquesta de Ellington, lo podéis oir, por ejemplo, en el “Back to Back”, que también puse por aquí hace un tiempo.

Realmente, en este disco hay dos sesiones, una con quinteto, con Ernie Henry al alto, Joe Knight al piano, Wilbur Ware al bajo y Art Taylor a la batería (sale en la foto de portada, ya le véis), y otra con septeto donde repiten Knight y Taylor y entran Kenny Dorham a la trompeta, Frank Foster al tenor, Cecil Payne con el saxo barítono y John Simmons al bajo. Con esta formación subo “Kingston Lounge”, original del tío Mathew y donde le pegan con bastante swing. Pues eso, un disco un poco olvidado de un músico bastante olvidado.

P.D: Está vez pongo reproductor y enlace, por si acaso.


Enlace

9 comentarios:

Armando dijo...

Afortunadamente está Troglo Jones para rescatar a los grandes olvidados. Mira si serán cabrones estos de goear que ahora que pones el enlace suena en el blog, este trombón que me parece cercano al de J.J. Johnson.

Abrazos.

Esther dijo...

Me encanta la portada, me parece buenísima. Muy sencilla y muy hermosa y conseguida. Lo tiene todo: jazz, poesía, genialidad. Está acertado el signo de admiración y es lo que hace de la portada que sea tan buena. La foto me gusta. Paul Bacon es un grandísimo diseñador, de los mejores.

A ver si encuentro el disco en Spotify.

Me entusiasma que empiece el buen tiempo. Lo malo es que parece que la cerveza no te suba a la cabeza... y luego... je je je

Muchos besos Troglete.

PD: últimamente por culpa del buen tiempo estoy muy vaga con los blogs. A ver si espabilo.

Dr.Krapp dijo...

Suena acojonante y además lleva un grupazo de mil demonios con tantas estrellas juntas.
Yo por si acaso probé directamente en el enlace y pasé del chisme ese.
Saludos a Esther que anda algo missing.

Esther dijo...

Hola Doc,

la culpa la tiene la primavera que me altera. je je je je

Estoy escuchando el disco Back To Back, ya escuchado en múltiples ocasiones, y es grandioso, impresionante.

Un beso!

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, no conocía a este músico. Creo que es un muy buen trombonista, con un estilo y sonido al de J.J. Johnson, como señala Armando. por otra parte que gran baterista acompaña en este disco,como baterista aficionado, siempre me estoy fijando en ese instrumento, fíjense en el swing y la métrica de ese gran baterista Art Taylor.
Saludos

Troglo Jones dijo...

Saludos, mes amis:

Armando, se hace lo que se puede, je, je. Ya sabes que con GoEar, si algo puede salir mal, saldrá bien, ¿o era al contrario? De acuerdo contigo, la sombra del triple J es alargada.

Esther, me alegro que te guste. Paul Bacon es uno de los buenos, ya lo creo. Y esas cervecitas primaverales nos hacen un poco mas vagos a todos, je, je. Disfruta también de ese Back to Back.

Doc, además, no sé por qué, suena mejor en el enlace que en el reproductor del blog. Misterios de la técnica. Ya sabes lo que dicen, dime con quién andas y te diré quién eres.

Héctor, cierto, un poso de JJ, como dice Armando. Art era un batería de los buenos, una garantía. Ahí le tienes introduciendo el tema y swingeando como pocos. Ahora que me doy cuenta, ha habido muchos Arts en la historia del jazz: Art Taylor, Art Tatum, Art Blakey, Art Pepper, Art Farmer, The Art Ensemble of Chicago, je, je,je. Esta broma es tan mala que parece del loro.

Saludazos.

Félix Amador Gálvez dijo...

No sé si es más vasta la Historia del Jazz o tu incansable apetito por las cosas raras. Vaya portada. Original sí es, claro, pero un poco perturbadora...

En cuanto al trombonista, no lo conocía. Lo probaré. Es uno de los instrumentos que más me gustan.

Troglo Jones dijo...

Hombre, Félix, tú por estos pagos. No te metas con mi portada, je, je. Sí, ya dije que es un poco extraña. El trombonista fue un muy buen sideman que no tuvo demasiadas oportunidades de lucir. Aquí demuestra que tenía algunas cualidades. Espero que sigamos teniendo trombones en el jazz muchos años.

Salud.

Mr Blogger dijo...

Curiosa la composición... ¿quien es el de detrás?