sábado, 8 de septiembre de 2012

Walt y yo



Tengo una relación un tanto ambivalente con Walt Disney. Por un lado, mi rojelia formación me hace verle como un colonizador cultural, metiendo en la mente de millones de crios de todos los países una forma de entender el mundo, la propiedad, el dinero, el género, etc, genuinamente americana. Como decía aquel, mientras el pato Donald ande sonriente por ahí, el sistema puede estar tranquilo. Si alguien quiere profundizar más en este punto, os recomiendo aquel libro del maestro Dorfmann, “Para leer al pato Donald” (qué hombre éste, siempre poniendo en duda lo indiscutible, qué manía). En fin, Walt fue también un fachosete que se chivó de todo el mundo ante el Comité de Actividades Antiamericanas.

Por otro lado, tengo que reconocerle talento. O, por lo menos, talento para rodearse de personas con talento, que no es fácil. Las cosas, sean inocentes o no, se pueden hacer bien o mal, y éste las hacía muy bien. Muchos, en parte, nos hemos criado con sus películas, y es cierto que nos han dejado huella. Y una parte importantísima de estas películas era la música. Música que, en gran parte, fue jazz o asimilados.

Pero quería centrarme en un aspecto muy peculiar de las películas de Disney y de su música: el maravilloso trabajo de los actores de doblaje mejicanos. Para los que hemos crecido descacharrándonos con las expresiones de Pedro Picapiedra, esos doblajes son míticos, y no entendemos determinadas películas o determinados personajes sin ellos.

Para muestra, tres botones. La primera es la archiconocida escena del rey Lui en “El libro de la selva”. En la versión original, el gran Louis Prima puso voz al rey (y le iba que ni pintado). El doblaje corrió a cargo de Flavio Ramírez, un prodigioso imitador y comediante, que da una genuina lección. Pero es que a Baloo lo dobló nada menos que Germán Valdés, más conocido como Tin Tan, una de esas personas tocadas por la vara del talento, que sabía hacer absolutamente de todo. Ahí va eso:


En esta película, Baloo-Tin Tan canta también una curiosa canción de “decrecimiento” que me encanta, “Necesidad vital”. Y nunca del trabajo hay que abusar, je, je.


La pareja de dobladores también se encontró en “Los Aristogatos”, donde Flavio puso su voz a ese Gato Jazz o Scat Cat, y Tin Tan se encargaba del prota, Thomas O’Malley. La peli tiene momentos cursis donde los haya (a mí Duquesa me parece estomagante a tope), pero esta escena, donde esa costumbre de los músicos de jazz de llamarse unos a otros “cats” se vuelve literal, bien merece la pena.


Pues todo eso, colegas. Al final me ha salido un post estilo Doctor Krapp. Seguro que eso es bueno, je, je.

23 comentarios:

kuto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kuto dijo...

Bonito, bonito!!!... Asi que quédate con esto y léelo cantando....¶¶ Dubi du¶¶¶ quieroo ser como tü uu ¶¶

El resto lo quito porque ya lo has leído... y existe el peligro que podría lastimar oídos castos y herir sensibilidades varias;...


Saludos abambinados.

Dr. Krapp dijo...

Muchos participamos de esa relación conflictiva amor/odio con Walt Disney pero formando parta de nuestra iconografía desprendernos de ella, sería en términos más o menos freudianos, como matar al padre.
Es curioso aquí en España admitimos muy bien los doblajes antiguos de origen mexicano, algunos realizados en el propio Hollywood, se se tratan de dibujos animados pero ponemos el grito en el cielo cuando se trata de algo moderno o con personajes no dibujados.

Dr. Krapp dijo...

Tranqui, Troglo, no te exigiré derechos de autor, lo puedes hacer mejor que yo.

Esther dijo...

ja ja ja ja Troglo te iba a decir que el post te había salido como al Doc!!!! Y al final va y lo dices tu! j j j j Oye, te lo has 'currado' mucho.

El doblaje es un Arte y aquí en este país carecemos totalmente de ese arte. Me niego a ver una peli doblada por españoles, no saben hablar, no saben vocalizar, ni interpretar, o sea que estropean directamente la película de turno por mi buena que sea.

Walt Disney lo bordó y dio la importancia que se merecía al doblaje. Por otro lado es un genio de los dibujos animados independientemente de su moralina final y todo ello. Bastante machista además.

Oye, a ver si nos vemos!

Troglo Jones dijo...

Salud, amiguetes:

Kuto, Bambi es una película de lo más traumatizante, je, je. Lo que me extraña es que Disney no haya hecho ninguna de loros, todo se andará. Yo de vez en cuando me sorprendo cantando la canción del rey Lui, sobre todo cuando veo a Esperanza Aguirre, je, je. Qué cara tiene.

Doc, cierto es, si ahora nos ponen doblajes latinos en una película, nos da el ataque, pero yo no entiendo a los Picapiedra, o los Autos Locos sin ellos. Qué cosas. Nada de mejor, tus posts son genuinos. Pero no pienso pagarte derechos, je, je, lo de pagar no es lo mio.

Esther, ya has visto que me ha salido una imitación krappiana sin pretenderlo, je, je. Lo del doblaje se hace en pocos países, en muchos ven las pelis en versión original con subtítulos. Además, gran parte de lo que es un actor es su voz, y eso se pierde en buena medida con el doblaje. Sí que era machista, sí, los personajes femeninos son de flipar. Pero sí, lo hacía bien. Eso, a ver si nos vemos.

Abrazotes para todos.

Hector Aguilera S. dijo...

Creo que si Disney hubiese conocido a Puto Bocazas, sin duda habría realizado un film de esa magistral ave.
Saludos TROGLO

jesus dijo...

me coges mayor y mal de memoria pero juraria que tenia unos tomos de historias disney con un loro de prota (o casi).
de la musica disney versiones jazz a montones de temas como ese de la princesita que espera al azulado o de topicos plays disney, pero si hay un disco de esta tematica desternillante ese es el de sun ra del sello leo.

Esther dijo...

De mayor nadaaaaaa , Jesússssss!!!! Eres súper jovennn!!!!!! Hasta los 90 somos jóvenes!!!!!!! Di que síiiii!!! Perdo

Esther dijo...

Perdona Troglo!

Félix Amador-Gálvez dijo...

Disney es de los que hacían las cosas bien, y ¿por qué no darles jazz a los más pequeños en lugar de "eso" que dan por la radio?

Conozco muchas versiones de temas Disney pero desconocía las de Sun Ra... ¡nuevo objeto de deseo! Gracias, Jesús.

Lo del estilo Krapp no es malo, no tema, sr. director.

Félix Amador-Gálvez dijo...

Disney es de los que hacían las cosas bien, y ¿por qué no darles jazz a los más pequeños en lugar de "eso" que dan por la radio?

Conozco muchas versiones de temas Disney pero desconocía las de Sun Ra... ¡nuevo objeto de deseo! Gracias, Jesús.

Lo del estilo Krapp no es malo, no tema, sr. director.

Armando dijo...

Sin duda tenía su talentillo, el fifí de la frutera, Troglo. Creo que hasta futbol en liga mayor jugó.

Miau.

Troglo Jones dijo...

Salud, amigxs. Vengo con retraso, pero vengo.

Héctor, si Disney hubiera conocido a ese loro dudo que su producción hubiera sido la que es, je, je. Le habría sorbido el seso para que filmara burradas mucho más revolucionarias e insurreccionales. Seguro que le hubiera denunciado ante el senador Loriarty.

Jesús, si un loro es el protagonista, no puede salir nada bueno. Alcohol y perversión a raudales. Pues tengo que echarle mano a ese disco de Sun Ra, que no lo tengo. Gracias por el soplo.

Esther, te perdono si dices que yo también soy joven y bello. Por cierto, nos debemos unas cervezas, a ver si nos ponemos las pilas.

Félix, la idiotización infantil no viene sólo por la música, aunque ayuda, desde luego. No te preocupes que, con la nueva reforma educativa, te pondrán a Sun Ra en la función del cole. O a lo mejor hacen un musical sobre Esperanza Aguirre, me da que es más probable.

Armando, me alegro de saludarte, que te hacía desaparecido. Pues sí, el amigo tenía sus talentos. No sabía yo que habia sido futbolista. A ver si algún futbolista de los de aquí se pone a hacer animación en lugar de decir chorradas continuamente.

Abrazotes.

Armando dijo...

Perdón Troglo. JeJe. Estoy cruzando cables. El tin tan Peña, con gran parecido al tuyo, fue un buen futbolista local. Por cierto anda por ahí un su nieto cantante.

Esther dijo...

HOLA AMIGO, SIGUES VIVO?

SE TE ECHA DE MENOS!

CÓMO ESTÁIS TU Y EL LORO?

UN FUERTE ABRAZO, TROGLETE.

Esther dijo...

Te seguimos echando de menos, a ti y al loro.

Mr Blogger dijo...

Creo que ha cumplido lo de coger la kalasnikov y tirar pal monte...

Troglo Jones dijo...

Muy buenas, amiguetes. La verdad es que se agradece que a uno le echen de menos, aunque yo creo que echáis más de menos al loro, je, je. Aquí estoy, haciendo burradas sin cuento, y siendo incapaz de encontrar un momento para escribir. Puto Bocazas sigue siendo el capricho de las papagayas y el terror de los camareros, y os manda recuerdos. Debo reconocer que no me aburro nada, pero yo también os echo de menos. No prometeré nada porque luego acabo como el Rajoy, pero intentaré enmendar mi crapulesca vida y escribir alguna cosa, alguna vez. Muchas gracias por seguir ahí.

Besotes.

kuto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kuto dijo...

... Leches!...¡Que silencio hay por aquí... Es que no se escucha ni siquiera gritar al loro...
... mas encima no hay nada pa`robar, colega...

¡HEY,TROGLO!... ¡MANIFIESTATE SI ESTAS VIVO... Y SI NO, ándate A LAS CASAS del WERT, del GALLARDON y de la MATO y MATALES DE UN SUSTO...!!!

Troglo Jones dijo...

Saludos, amigos. Kuto, siento ser tan malqueda y no haberte contestado hasta ahora. Me manifiesto, aunque poco, me manifiesto mucho más por las calles, con el antisistema del loro, antes de que tus amigos nos quiten hasta el güisqui de garrafa, que antes nos lo daban con receta y ahora hay que pagarlo.

Abrazos a tod@s, que poco más nos queda en estos tiempos de vacas flaquísimas y loros silentes.

Troglo Jones dijo...

Se encuentra uno consigo mismo tras mucho tiempo. Sigo siendo un chiflado, y no quitaría una coma. El loro no me dejó, por desgracia. Empiezo a escribir con estilo tuiter. Besos.