sábado, 28 de junio de 2008

Poquito a poco

Buenas, sólo quería saludar. Dejarme que respire un poco antes de publicar historias, que entre el mes loco de curro y que tengo al loro de vacaciones, no doy abasto. Pero en fin, no ha ido mal la cosa, si me descuido facturo hasta lo de Navidades. Ahora, a tocarme las narices, que es lo que se me da bien de verdad.

Por cierto, ahora que estáis todos acoplados viendo la tele con la excusa del calor, he visto una iniciativa de Mogulus, donde te puedes hacer tu propio canal de televisión y emitir por la cara y por Internet. Así que si seguís alienados por los mismos medios de comunicación disparatados de siempre, es por vuestra culpa. Financiarme, y tendremos un canal del Director de Operaciones, donde saldrá el Puto Bocazas en lugar del plasta del Argiñano. Animarse.

Otra cosa. A mí me recomendaron, y recomiendo a mi vez el blog del amigo Cyrano D'Perrerac. A los que les guste la canción latinoamericana, especialmente la canción protesta y así, no veáis el tinglao que tiene montado el tío. A los que os gusta el jazz, fijaros qué cosas, encontré aquí algo que tenía interés en oír hace tiempo, que era el "jazz guachaca" de Roberto Parra. Esto es una especie de fusión indefinible, como si cruzas la guitarra de Django Reindhart con la de Atahualpa Yupanqui, le das de beber fox trot, y la crias en los garitos más canallas de Buenos Aires. En Perrerac, que lo tiene muy ordenadito por categorías, si buscáis a Roberto Parra encontraréis ese peculiarísimo e histórico disco llamado "Los tiempos de la negra Ester". A ver si a alguno le gusta.

Bueno, pues vamos a ver si recuperamos la regularidad blogera. A seguir bien.

9 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Nos alegramos de que sigas vivo. No te confíes, en navidades se gasta mucho, así que sigue amasando un poco más de pasta por si acaso :D.

Hominicaco dijo...

eres tu de verdad o eres spam?

que lo financiemos dice jajajajajaja.


Muchos abrazos troglo que te echabamos de menos ;)

Troglo Jones dijo...

Mr.Blogger, la avaricia rompe el saco. Ya robaré algo más adelante, no nos agobiemos.

Drenas, siempre es menos arriesgado trabajar con el dinero de los demás, es que el mío se me gasta si no.

Gracias por vuestros ánimos.

Mamen dijo...

Yo no le echaba de menos para nada....(lo siento es que Drenas me ha dicho que de borde gusto más que pastelosa y me estoy esforzando...)

Troglo Jones dijo...

Mamen, Mamen. Ni tanto, ni tan calvo.

Besos.

Mamen dijo...

Es que me he quedado anclada en el tiempo. No evoluciono. Estoy sufriendo una transformción. No ME entiendo nada. Me voy a ir a desayunar a ver si se me pasa.

Bsos!

ESTHER dijo...

Troglito, te veo muy revolucionario, así me gusta. No te duermas en los laureles que nos están acechando continuamente. Hay que leer cada día el periódico, eso sí, con una cerveza bien fría, pues los loros y políticos de turno nos están gastando putadas a trote y moche. Debemos ser ciudadanos responsables con la democracia y criticar las barbaridades de todo tipo que se cometen en el mundo, incluso en nuestro propio barrio. Viva la canción revolucionaria!!!!!!!!!! Esto es una vergüenza de país democrático. se están riendo de nosotros en nuestras putas narices y NO HACEMOS NADA!!!!!

Troglo Jones dijo...

Ja, ja, Esther, ya sabes tú que yo nunca bajo la guardia. Me quito la corbata y saco el cóctel molotov rápido. Dar siempre por saco es mi lema.

De eso se aprovechan, amiga, de que pasamos de todo porque es más cómodo. Sólo nos lamentamos, y ya está. Ya decía Quintín Fernández que pa' ser revolucionario, hay que hacer revolución. Quizá es hora de dar un poco más de guerra, que los loros ya se empiezan a sobrar.

¿Has visto el Berlusconi, que morro tiene?

ESTHER dijo...

Me revienta lo que está pasando en Italia, pero lo peor es que lo han vuelto a votar!! Qué fuerte, no? Por qué lo han votado y no lo han tirado a un contenedor? O lo han metido en la cárcel? je je Y no es una broma.

Y lo que ocurre en Africa? O en la misma España? O en Europa? Aquí, en nuestro país, hay una corrupción urbanística que pone los pelos de punta. Pero, qué es lo que hacemos? Da miedo, de verdad.