domingo, 28 de septiembre de 2008

Improvisating number 2

Bueno, estimadas señoras, caballeros, espero hayan disculpado mi semiausencia. Pensaba subir un post esta semana, pero resulta que era un post con música, y como Goear es una puta mierda, ahora no te deja subir archivos. Un momento, ¿se puede decir “puta mierda” en directo? Bueno, por si acaso diré que es una cortesana deposición, y todo arreglado.

Y como no puedo subir el archivo con música, ahora me tengo que inventar un post. ¡A ver ahora que digo! Bueno, os voy a contar una cosa. Resulta que esta semana tengo que dar una charla de las mías a peña de un organismo público para que aprendan a planificar mejor, y eso. No me preguntéis por qué me llaman para estas cosas, me asombra tanto como a vosotros, pero el caso es que así es.

Pues me he inventado un cuento para que la gente lo pueda analizar y aplicarse moraleja, a ver que os parece, yo lo llamo, ¡tachán!:

EL TÍO QUE NO PLANIFICABA NI EL HUEVO

Pues esto era un tío que no planificaba ni el huevo. Por ejemplo, se levantaba el tío por la mañana y no tenía planificado si afeitarse o no. Así que, según le daba, improvisaba, cual músico de jazz, pues hoy me afeito, pues hoy no. Pero resulta que esto le daba grandes quebraderos de cabeza. Como no planificaba, resulta que el día que se afeitaba no se levantaba un poco antes para afeitarse, así que se le hacía tarde, y el jefe le echaba la bronca al llegar a la oficina. Sin embargo, otros días se levantaba y decía, pues hoy paso de afeitarme, pero como no lo tenía planificado resulta que se había levantado demasiado temprano para no afeitarse, y entonces tenía que esperar en la puerta de la oficina como un toli a que abrieran, y encima sin afeitar.

Así que dijo, esto no puede seguir así, voy a planificar. Y decidió afeitarse los lunes y los miércoles, y no afeitarse los martes y los jueves. Entonces, los lunes y los miércoles se levantaba un poco antes, y los martes y jueves un poco después. Los viernes, como le quedaba descabalao, decidió no ir a trabajar directamente.

Y así esto le funcionó muy bien, ni llegaba tarde ni pronto, y era feliz. Eso sí, el segundo viernes que no apareció a currar, el jefe le puso en la puta calle. Y esto le hizo más feliz aún, porque se había dado cuenta de que trabajar es un verdadero coñazo. Escribió un libro de planificación del afeitado y vivió de las rentas. Lo que demuestra la gran importancia de la planificación. Y esta es la historia del tío que no planificaba ni el huevo.

¿Qué os parece? ¿Sacarán el meollo del asunto? ¿Les motivará a planificar? Fuera de coña, a mí me das un absurdo como este y soy capaz de estarme una mañana entera tirando del hilo y sacando conclusiones a cual más disparatada. En fin, ya os contaré. Abrazos.

19 comentarios:

Ralph dijo...

Creo que van a pensar que con eso de la crisis la empresa quiere librarse de ellos y le montarán una huelga que te cagas.

Troglo Jones dijo...

Ralph, pues eso no estaría mal, je, je, je. Me reiría un rato.

Abrazos.

Mamen dijo...

Osea tú que no das palo, que no trabajas, que no haces nada, ¿les vas a enseñar a planificar? Pues bien mirado eres el maestro perfecto, porque te planificas de p.m.

Yo creo que les deberías contar exactamente lo mismo que has escrito aqui. Quedarías chupi y lo entenderían seguro.

Por cierto, me encanta la cara de toli -como tú dices- del de la foto, jajajaja.

Bsosssssssssssssssssss!!

Edu dijo...

Joooder, más o menos, mi vida es asín.

Cada día.

Félix dijo...

Hay quien juega a los dados y quien juega a los dedos.

Bueno, no sé lo que esto quiere decir, pero improvisar es una cosa y hacer ruido otra. Improvisa según las escalas (horario flexible) o basándote en la melodía (horario de autónomo) pero haz tu trabajo, joder!!

Tengo que estudiar eso de poner música en el blog, porque me está costando. ¿Alguna alternativa a Goear?

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Mamen, he de reconocer que yo me planifico del copón, aunque soy muy vago para algunos temas. Y el caso es que los planes me suelen salir bien, que es lo jodio. Lo malo que tengo es que soy políticamente incorrecto contando las cosas.

Edu, encantado de tenerte por aquí. ¿Cómo es tu vida? ¿Cómo la de antes de planificar o la de después? Si quieres te doy una charla, ¿dónde te mando el presupuesto?

Félix, tampoco hay que trabajar tanto, no abuses. ¿No hay nadie que piense, como yo, que trabajar 8 horas al día es una salvajada descomunal?

Lo de la música, con Goear es muy fácil, pero da guerra a veces, y con Explorer no te funciona. Yo probé Imeem, pero me daba unos problemas de la hostia, y no me funcionaba. También probé Deezer, pero lo que tiene es un autoplay, empieza a sonar automáticamente, y eso ni de coña (o yo no he sido capaz de descubrir cómo quitarlo). Hay otra cosa que se llama Odeo, que aún no probé. Y está eso que usa Millass, la radio del blog. Quizá él te pueda decir algo más.

Salud.

Mr Blogger dijo...

¿Planificar no es eso que haces con una plancha de acero de muchos kilos cuando metes algo debajo?

En la empresa donde trabajo sería interesante una charla de esas de las tuyas, a ver si los jefes pillan la idea :P

y sobre lo de las jornadas de 8 horas... la última (siendo generosos, pues yo creo que la penúltima y la anterior también) ya es improductiva total, así que estás pagando pa nada. Mejor pagar lo mismo o un poco más por menos horas, pa que veas como aumenta la productividad un montón.

Troglo Jones dijo...

Vaya, Mr.Blogger, te echaba de menos, je, je. Bueno, si alguien hace un trabajo totalmente mecánico, pues aún, pero si tienes que pensar, o crear, o tal, yo lo veo absurdo. Hay días que sí, que a lo mejor te lías y trabajas 10, porque te gusta lo que estás haciendo. Pero no es así en la inmensa mayoría de los casos.

En fin, cuando vaya a dar una charla a tu empresa te conoceré por las gafas.

Un abrazo.

Hominicaco dijo...

es autobiografico verdad?

Yo simplemente no me afeito, es más comodo.

Troglo Jones dijo...

Drenas, haces bien. En estos tiempos de crisis es mejor no afeitarse, así ahorramos en bufandas.

Abrazos.

Mr Blogger dijo...

En mi empresa todos... menos uno de los jefes tienen gafas...

Troglo Jones dijo...

Mr.Blogger, ¿qué empresa de gafudos es esa? ¿Seguro que son de verdad, no se las ponen para disimular? ¿Son de esas con nariz incorporada, tipo Gomaespuma?

Está bien, cuando vaya, quítate las gafas para que te reconozca. Como el jefe tendrá pinta de jefe, el único desgafado restante tendrás que ser tú.

Abrazo.

ESTHER dijo...

Pues espero que con la charlita triunfes. Las grandes empresas más que planificar, que les da igual, lo que quieren es que hagas un montón de horas aunque esas horas sean poco productivas. Y en la última hora del día, eso sí, haz que trabajas mucho y quédate un rato más, no sea que el jefe piense que te vas puntual y te ponga mala cara. Durante el día no planifiques, ves por los pasillos de la empresa charlando con unos y con otros, haz como que corres y vas con prisas, sin pegar un palo al agua.

Besos y genial como siempre! Muy buen comentario lo de la bufanda, eres muy gracioso.

Troglo Jones dijo...

Hola, Esther:

Sí, prefieren que estés allí hasta las 10 de la noche a que hagas algo. En fin, este es un tema que me enerva bastante, que le vamos a hacer. Por lo menos yo, cuanto más trabajo, menos hago. También hay quien, efectivamente, se vende bien, y hace la mitad que tú, pero se queda hasta las 10 de la noche y pone cara de pena. De esto hay mucho.

Tú tendrás que comprarte una bufanda, es lo que tiene no tener barba.

Abrazos.

ESTHER dijo...

Ayer me dijiste que me comprara una gorra. Hoy que me compre una bufanda. Tienes tienda de accesorios de invierno? Que te veo, que eres un pillín. Por cierto, que ayer después de salir de la pelu, realmente necesitaba una gorra! Dios mío, en las peluquerías sólo te toman el pelo.

Troglo Jones dijo...

Es lo que tienen las peluquerías, Esther, son como consultoras de pelos, y te toman la peluca a base de bien. Yo lo único que hago es cortármelo, y eso sólo cuando ya no me cabe el sombrero.

Abrazos.

ESTHER dijo...

Por cierto, no te enerves. Piensa en todos los discos que te tienes que comprar. Piensa en todos los conciertos de jazz a los que puedes ir. Y sigue sacando el dinero a todas esas empresas que no se planifican!! Aprovecha la oportunidad. Piensa una cosa, si se planificarán ya no te necesitarían. Cualquier día te llamo yo para que des una charla en mi empresa estudio de diseño. O sea a mi sola. Lo hago yo todo. Desde barrer, traer el café, correr por los pasillos de mi ofi para aparentar que estoy trabajando mucho, y a veces incluso diseño y trabajo de verdad. Pero pocas veces. Eh? Cuánto me cobrarás por enseñarme a planificar?

Troglo Jones dijo...

Tienes razón, Esther, que algunos no se planifiquen me permite comprarme discos. Lo que más bien me enerva es que cualquier cosa es de dificilísima aplicación por las propias condiciones ambientales de las empresas. Así que la sensación de pérdida de tiempo es grande. Ya desarrollaré esto en algún cuento mandarín.

Yo, si consigues que entre a los conciertos por la cara, te doy la charla gratis, je, je. Aunque yo creo que no te planificas mal del todo.

Salud.

ESTHER dijo...

No tengas morro troglo jones. Y ponte a currar críticas de jazz urgente que todavía no me has mandado ninguna. Planifícate un poco.