miércoles, 5 de mayo de 2010

Portadas que me gustan


Bueno, bueno, todo un clásico. La banda sonora que Duke Ellington compuso para “Anatomía de un asesinato” (1959). Magnífica portada, que aprovechó los maravillosos diseños de créditos de Saul Bass para la película. Y esta portada me sirve, además de para recordar la música de Duke, para hacer un homenaje al maestrazo de Bass, que cada trabajo suyo es una obra de arte. Aquí tenéis los créditos de “Anatomía de un asesinato”, claro, con la banda del Duke a pleno rendimiento.



Y, de regalo, otro trabajo de don Saul para otra película excelente y muy jazzera, “El hombre del brazo de oro”, con música de Elmer Bernstein, Aquí, aquí debajo. Subir el volumen.



10 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Muchos regalos para una sola entrada: Duke Ellington que desborda creatividad en esa banda sonora. El mágico Saul Bass con esos inicios irrepetibles en la historia del cine, recuerdo por ejemplo esta obra maestra absoluta:
http://www.youtube.com/watch?v=pz46qS38OgM
Y por supuesto Elmer Bernstein, que hizo una sintonía colosal para esa película de Preminger que por primera vez se adentró en el tortuoso asunto de la drogadicción.

Armando dijo...

Hasta hoy, la virtud del contenido de esta clásica película estaba en su trama, en los entresijos judiciales y su eficacia frente a esa apenas divisable línea entre la verdad y la mentira; y entre los aficionados al Jazz la música y la escondida aparición del Duke. Ahora habrá que agregarle otras “cosillas” como la magia de Saul que dice el Dog, plasmadas por tu cansado brazo (cuídalo mucho, el hielo es bueno),Troglo.

Salud

ESTHER dijo...

Hombre amigo Troglo, me encanta tu entrada, te acabaré dando el premio 2010 si sigues así.

Saul Bass más que bueno fue un diseñador extraordinario. Justo estos días están poniendo en el plus películas de Hitchcock y las he vuelto a ver por enésima vez, entre ellas Vértigo, Con la muerte en los talones, Psicosis, todas ellas con créditos de Saul Bass.

Esto lo copio y pego de internet: "Toda la moderna concepción del diseño de carteles de cine y de los títulos de crédito tiene su base en los trabajos de Bass. Con él, esos escasos minutos dejan de ser un anexo prescindible pero ineludible antes de la película propiamente dicha, cuando Bass entra en acción es él quien inicia la película. Es de destacar el papel que este artista dio a la música dentro de su trabajo. Comprendió y supo utilizar mejor que muchos directores las posibilidades emocionales de la imagen unida a la música hasta el punto que ésta forma parte indivisible de los títulos de crédito que diseñó. Como si de una pequeña película se tratase música e imagen se conforman como una unidad total. Normalmente, en estrecha colaboración con el compositor del score, prepara psicológicamente al espectador y "simboliza y resume" (lema favorito de Bass) la historia que introduce y de la que es parte integrante."

A qué eres interesante?

Un beso.

Troglo Jones dijo...

Saludos a todos:

Sí, Doc, muchas cosas, y muchas conexiones. El Duke en la película más importante para la que había trabajado, la combinación con Bass (ese comienzo de "Vértigo" es irrepetible) y Elmer el prodigioso. ¡Cuánto le deben las marcas de cigarrillos a su música para "Los Siete Magníficos".

Armando, ese brazo parece torturado por los pinchazos de la jeringuilla, una lacra también en el jazz y tema que, como dice el Doc, "El hombre del brazo de oro" se atrevió a tratar directamente. Tranquilo, que ya sabes que yo consumo mucho hielo, acompañando al whisky, je, je.

Esther, estoy haciendo méritos para ese premio, je, je. No se me escapa. El tío Saul era un mago. Está muy bien expresado ahí: los títulos no son un previo a la película, forman parte de ella, y te introducen de una forma asombrosa. Cuentan una historia por si mismos. Para Otto Preminger, Bass era parte de su equipo, no había división créditos-película, todo era uno y lo mismo. Un tipo superinteresante, cuya influencia sigue siendo más que patente.

Abrazotes diversos.

Félix Amador Gálvez dijo...

Se me mueven los pies y se me cae la ropa oyendo "El hombre del brazo de oro".

Qué grande Bass y lo que hizo por modernizar los títulos de crédito y el cine en un sentido más amplio lo notó. Sus portadas son siempre de celebrar.

Troglo Jones dijo...

Félix, la ropa dejátela puesta, je, je. Aunque me han dicho que desnudo ganas mucho, je, je, je.

La verdad que esa musiquilla hace moverse. Y no es de extrañar con la orquesta de Elmer: Shorty Rogers, Shelly Manne, Bob Coopper, Bud Shank, Pete Candoli,...Como para no moverse.

Salud.

Hector Aguilera S. dijo...

Hola Troglo, que magnífica entrada, la cinta sonosra de ambas películas son muy buenas, grandes músicos. Me has hecho recordar esos años en que las ví, espacialmente "El hombre del brazo de oro" con Frank Sinatra y esos grandes maestros del jazz de la banda de Shorty Rogers y sus Giagiants.
Saludos,

Troglo Jones dijo...

Saludos, Héctor, me alegro que te guste. Dicen que recordar es volver a vivir, je, je. Grandes películas y grandes músicos. Elmer Bernstein fue un compositor de lo más polifacético: desde "Los Diez Mandamientos" hasta "Aterriza como puedas", pasando por "Heavy Metal". Casi nada.

Abrazos.

jesus dijo...

vas a tener que abrir seccion de "pelis con jazz que me gustan" :-)
tarjeta roja por amerar el whisky con hielo. eso es casi tanto como echar casera a un buen reserva.

Troglo Jones dijo...

Saludos, Jesús:

Bueno, ten en cuenta que mi whisky no es bueno, es de garrafa, je, je. Con hielo, peli y jazz pasa mejor.

Abrazos.