viernes, 22 de julio de 2011

El misterio de la bestia nocturna


Era un día típico inglés, gris y desapacible. Cerca de los muelles, en la calleja llamada Gazuzing Street, había una actividad inusual. La policia había cortado la calle, y concentraba sus efectivos investigadores en “Cogorhouse”, un tabernucho de mala muerte que parecía haber sido atacado por un tornado la noche anterior. Fue entonces cuando, con la parsimonia en él habitual y dando furiosas chupadas a su pipa, llegó al escenario del crimen el famoso detective Troglo Jones, acompañado de su inseparable ayudante, el loro Putobocatson.

- Saludos, inspector Despistrade – saludó Jones – Parece que nuestro visitante nocturno ha vuelto a atacar.
- Pues sí, Jones – dijo el inspector, mirando con cierta desconfianza al famoso dúo – Parece que ha cogido carrerilla.
- ¿Qué ha ocurrido esta vez?
- A medianoche, asaltó y destruyó un bar en Very Eggs Square. Posteriormente, atacó al banquero Sir Emil Littleboot cuando éste llegaba a su domicilio.
- ¿Cómo se encuentra Sir Littleboot?
- Grave. Por lo visto, le propinó una colleja de tal categoría que le incrustó la calva en la barbilla. No sé si saldrá de esta. Después, tomó por asalto esta taberna. Y aquí le perdemos la pista.
- ¿Algún testigo?
- Varios, pero las mismas descripciones vagas e increíbles de siempre. Mirada terrible, voz aterrorizante, aspecto terrorífico,...Todos los que hemos interrogado concuerdan en que no es un ser humano, sino algún tipo de bestia salvaje, o un monstruo, con aspecto espantoso y feroz.
- Y una enorme facilidad para escabullirse, Despistrade.
- Cierto, Jones, cierto. En cuanto se da la alarma y nos ponemos en marcha, parece que se lo hubiera tragado la tierra.
- O el aire.
- ¿Qué quiere decir, Jones?
- Nada, inspector, nada. Cosas mías. Le quedo muy reconocido por la información, buenos días.

La singular pareja se alejó del lugar de los hechos, dejando al inspector con sus pesquisas. Ante el semblante caviloso de Jones, Putobocatson preguntó:

- ¿En qué piensa, Jones?
- En nuestro nocturno amigo, Putobocatson.
- ¿Cree que hay algo de cierto en eso de que es una bestia, un ser inhumano?
- Aunque parezca increíble, los indicios apuntan a ello, Putobocatson. Recuerde cuando atacó y desvalijó las destilerías. Aquellas marcas en la puerta...ninguna mano humana ni ningún instrumento deja esa marca. Era una marca de garra.
- ¿Garras, eh?
- Elemental, Putobocatson. ¿Y recuerda cuando descalabró al gobernador Cramps?
- ¿El hombre de los mil trajes? Sí, claro.
- Le atizó en la cabeza con algo duro, contundente y afilado. De nuevo, la marca no cuadra con ningún tipo de cuchillo o de instrumento que yo conozca. Creo que ese ser le mordió, o algo parecido.
- A ver si va a ser un unicornio, Jones, je, je.
- Dejesé de burradas, Putobocatson. No, nada de unicornios, mis conjeturas van por otro lado. Nuestro nocturno personaje debe tener una boca muy particular...
- Jones, a todo esto, ¿por qué seguimos dando vueltas por estos callejones?
- Porque seguimos pistas, Putobocatson. ¿O es que no ha visto en el suelo aquella botella que acabamos de pasar?
- ¿Una botella en el suelo? ¿Y qué? Estas calles están llenas de basura.
- Esa botella es de güisqui de garrafa “Livercracker”. Sólo en un tascucio como el asaltado “Cogorhouse” sirven ese güisqui infecto. Estoy seguro que nuestro amigo afanó esa botella, se la bebió y luego la tiró. Así que pasó por aquí.
- ¡Vaya!

De repente, Jones se paró en seco. Dio un par de chupadas a la pipa, y se agachó.

- Fíjese, Putobocatson, mire esto.
- ¿Qué es? ¿Una huella?
- Nuestro monstruo debió de pisar ese charco, y ha ido dejando algunas huellas.
- ¿Qué clase de huella es esa?
- Elemental, Putobocatson. La de una garra.

Jones siguió caminando, hasta que la calle llegó a un punto en el que no había salida. Desembocaba directamente al borde del río.

- Parece que aquí acabó su viaje, Putobocatson. Ya no hay por donde seguir. A menos que...
- Jones, creo que deberíamos irnos ya. Está anocheciendo muy deprisa.
- Ya lo veo, Putobocatson. No se preocupe, sólo será un momento más. Dejeme ver...

Y entonces, ocurrió. A la vista de la luna, Troglo Jones empezó a temblar de pies a cabeza. Sus pies se transformaron en garras, su cara se estiró, convirtiéndose en un afilado pico, su cuerpo se cubrió de plumas y, con un esfuerzo supremo, sus brazos se transformaron en alas. La espeluznante transformación había terminado. La bestia estaba suelta de nuevo.

- ¡Putobocatson, me he convertido en un loro enorme!
- Elemental, Troglo. Te pasa todas las noches. ¡Eres un hombre-loro!
- ¿Qué me dices?
- La maldición del hombre loro empieza cuando un loro te arrea un picotazo en un martes y trece. A partir de entonces, cada noche te conviertes en loro y la armas, liándola pardísima en todos los garitos y atacando a prohombres y promujeres.
- ¿Y tú lo sabías?
- ¡Pues claro, si voy contigo cada noche, je, je!
- ¿Y la maldición incluye que cuando vuelvo a convertirme en humano por las mañanas pierda la memoria de mis andanzas?
- ¡Qué maldición ni niño muerto! Lo que pasa que te agarras unas tajás tan descomunales que luego no te acuerdas de nada.
- ¡Vaya! Sorprendente desarrollo de acontecimientos. Pero en fin, si estoy maldito y soy un hombre-loro habrá que tomárselo con flema británica y aprovecharlo, Putobocatson, así que vamos a liarla, je, je. Hoy me beberé hasta los floreros y luego pienso arrearle un picotazo de primera división a la presidenta Hope Aguirre.
- Je, je, me pido la coronilla.

15 comentarios:

Esther dijo...

Menuda pareja de gamberros estáis hechos tu loro y tu!!!je je je je Qué bueno! Genial! La espera ha valido la pena! Supongo que este cuento tendrá la etiqueta de 'delirio'. je je je. Queremos más!!!!!! A ver si ahora en veranito te inspiras y no paras, que nos reímos mucho contigo.

Amiguete, mañana me espera un día duro de viaje y conciertos hasta las tantas. A ver si cazo algo. Un loro por ejemplo! je je je

Troglo Jones dijo...

Esther, no podía tener otra etiqueta, je, je. A ver si me meto un poco de caña, que echo de menos escribir chaladuras, relaja mucho.

Pásalo muy bien, y buena captura de fotos. Cuidado con los loros, que son aves nocturnas, je, je.

Besos.

Dr.Krapp dijo...

¿Necesitas alcohol para animarte a escribir en esa línea tan acojonante? No te preocupes me pongo en contacto con alguna destilería del país y te mando una caja entera de aguardiente de hierbas o de licorcafé Made in Galicia.
Muy bueno, Troglo.

Ralph dijo...

Yo creo que tu transformación no tiene que ver con ningún picotazo sino que debido a la crisis el whisky de garrafón tiene componentes cada vez más raros y claro los efectos secundarios de una mezcla tan inestable se dejan notar je je je

Esther dijo...

HolaaaaaaaaAAA, ya estoy de vuelta del festival de jazz de san sebastián , heineken jazzaldia, magnífico todo, fenomenal. Lo he pasado muy bien. he cazado loros porque lo que son fotos!!!! ja ja ja Daban tres minutos para hacer fotos y encima lloviendo.... y La tarima medía dos metros je je je.. no cuento más de momento.

Besicos, besicos , besicosooooooOOOOOSSSS

PD. Doc, estoy poco inspirada manda porfa a mi dirección una caja de guiski de galicia urge!

Troglo Jones dijo...

Saludetes veraniegos:

Muchas gracias, Doc, tú que lo lees con buenos ojos. Espero que hayan ido bien las fiestas del santo patrón, y el orujo se haya servido generosamente. Aunque para escribir no sé yo si ayuda, je, je.

Ralph, tiempo sin verte. El güisqui de garrafa yo creo que ya no merece la pena adulterarlo más, je, je, lo que pasa que adulteran el otro, y ahora todo es de garrafa, por lo menos por aquí.

Esther, vaya tela, je, je. Espero que hayas disfrutado los conciertos. Con esa tarima necesitas al loro para que haga fotos aereas. Ten cuidado con el orujo de güisqui del Doc. Nos debemos unas birras.

Abrazotes.

jesus dijo...

larga espera recompensada con largo texto. alucinaciones de noche de verano.

Troglo Jones dijo...

¿Qué insinúas, Jesús, je, je? Sí, a veces quedan un poco largos de más, quería sacar al profesor Loriarty, pero otra vez será.

Abrazotes.

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, me ha encantado esta historia policial. Soy un fanàtico lector de las novelas de Sir Arthur Connan Doyle. Las leo y vuelvo a leer, y esta que tu has contado, donde haces de Sherlock Jones, junto al Dr. Putobocatson, creo que esta no la habìa leìdo anteriormente.

la stessa ma altra dijo...

me encantó, me encantó, me encantó, me encantó... esto, dicho de lora a loro... ( mis hijas me dicen que tengo una mirada muy lorezna, y yo les creo...)

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Héctor, me alegra que le guste a un fan de Sir Arthur, je, je. Estaba entre los archivos perdidos que escribía cuando estaba trompa, por eso no lo conocías. Aunque a este Dr. Putobocatson lo veo un poco irreverente.

Muchas gracias, Myriam, me alegra mucho que te guste. ¿Tú también te conviertes en lora? Qué pequeño es el mundo, je, je. Ya sabes que las crías de loro se llaman loreznos (o loratos), así que tus hijas probablemente lo hereden, cuidado, je, je.

Abrazotes varios.

kuto dijo...

A ver amigo. Mezcla 1 litro de Vodka Haitiano con 7 dientes de ajo de Chinchón, una pizca de polvo de aleta de tiburón blanco y media docena de guindillas mexicanas. Machácalos en un mortero de goma2 ( los venden en el Ayuntamiento de Donosti). Bebe la mitad y la otra te la metes pa´dentro con una lavativa por ese lugar donde la espalda pierde su nombre. Luego, te relajas rezando un padrenuestro y un avemaria, o en su lugar, si es que no crees creyente, aguantas un disco entero de Kenny G... Con este ritual romperías el hechizo y estarias curado para siempre.
Te desea mucha suerte
El Dr. Mortis

Troglo Jones dijo...

Kuto, puestos así, prefiero seguir con la maldición, je, je. Es más divertido. Un disco entero de Kenny no lo aguanta ni el mismo metiéndose eso que dices.

Abrazotes.

Mr Blogger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mr Blogger dijo...

Dicen que hoy es buen día para armarla, que hay un tipo de blanco que tiene una calva bastante ancha, con bastante sitio para dar con el pico... ah, no que es un gorrito. Cachis...