domingo, 10 de julio de 2011

Facundo Cabral


Me entero de la extraña muerte de Facundo Cabral, o de su asesinato, debería decir, en Guatemala. He leído varias cosas contradictorias, aunque me inclino a pensar que, como ha dicho algún medio (de los que me fío, que son pocos) la víctima señalada no fuera él, sino quien le acompañaba. Bueno, imagino que las cosas se irán aclarando. O no.

Uf, a mí, Facundo Cabral me lleva a otro tiempo, a ese tiempo de cantautores sudamericanos, de un Zitarrosa, un Viglietti, Guarany, Yupanqui, Cortez a ratos. Qué tiempos aquellos, como diría aquel. Tiempos de cambio, de revoluciones. ¿Volverán? Quizá. Mientras esperamos, ahí va un recuerdo a Facundo. Supongo que su canción más conocida es aquella de “No soy de aquí, ni soy de allá”, pero creo que le define mejor este “Soy lo que soy”, con ese recitado al principio, antes de empezar a cantar, tan propio suyo. Pues así era Facundo, hombre de infancia durísima y que tuvo que vivir exiliado, como no. Que descanse.



Por cierto, el amigo Perrerac tiene más cosas sobre Facundo.

9 comentarios:

kuto dijo...

Una pena. Pero al menos queda su obra viva.
Que descanse en paz

Dr.Krapp dijo...

Creo que estos cantautores tuvieron el valor de abrir la música al espacio poético y crear obras de indudable envergadura aunque también entre ellos hay gente de mayor y menor calidad. Entre los primeros estaría Víctor Jara, Atahulpa Yupanqui y la magistral Mercedes Sosa.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Pues sí, Kuto, ahí quedan unos cuantos discos, como testimonio de una persona y una época. O varias épocas.

Sin duda, Doc, unos llegaron más allá en su poesía o en su música y otros no tanto. Sin contar a los cubanos, a mí me flipaba la voz de Amparo Ochoa, y algunas cosas de Adrián Goizueta. En fin, paso de ponerme nostálgico, je, je.

Abrazos.

Esther dijo...

Siento mucho lo que le ha pasado a Facundo Cabral. Me gustaba mucho. Hace muchísimos años que no lo escuchaba, desde mi juventud. Es un bonito homenaje.

Sigues por aquí? Y tus vacaciones?

Besitos, Troglo.

Miazuldemar dijo...

Lo leí ayer en el periódico. Qué fuerte. Qué cosas pasan :( :(

Hector Aguilera S. dijo...

Es una gran perdida la muerte de Facundo Cabral. Tuvo la mala suerte de estar en el lugar y en el momentomenos oportuno, agraria ta BID en compañía de la persona menos adecuada. Al que intentaban asesinar era a otra persona, a un tal de apellido Brito.
Saludos

Troglo Jones dijo...

Muy buenas:

Pues sí, Esther, una presencia de otros tiempos. Quién iba a decir que podría terminar de esta manera tan extraña y terrible. La verdad que este año tengo bastantes planes por aquí, así que no sé si me iré o cuándo me iré. De vacaciones más o menos empiezo a estar, pero tengo muchos negocios de los míos, je, je, turbios. ¿Y tú, cuándo te vas?

Mamen, supongo que nos quedamos todos un poco patitiesos. El mundo está bastante loco.

Héctor, sí eso he leído, aunque al principio la información fue un poco confusa. Supongo que cualquiera podemos estar al lado de la persona inoportuna en un momento dado.

Abrazotes.

Félix Amador Gálvez dijo...

Me tocó muy pequeñajo la época de los cantautores. los descubrí después.

Cabral era de esos hombres ni de aquí ni de allá, ni de éstos ni de aquéllos. Me identifico con su lucidez.

Lo del asesinato (¡tres coches!) es confuso pero premeditado. Fuera cual fuera la motivación, las balas han dejado a Cabral en la acera de Lennon, Marvin Gaye, Lee Morgan, donde ahora mudos sólo les queda el consuelo de habernos dejado una gran obra en herencia.

Troglo Jones dijo...

Félix, no te quites años, je, je. Hubo cantautores muy importantes en América Latina también en los 80, yo me acuerdo de unos cuantos. Un tipo lúcido, con muchos años ya en la carretera, y con un fin más que extraño. Ahí nos deja lo que fue y lo que pudo haber sido.

Abrazos.