sábado, 7 de julio de 2012

La gran evasión


- ¡Je, je! ¡Lo voy a conseguir! Cuidadito ahora, silencio. Seguro que está durmiendo la mona, así que abriré la puerta sigilosamente y me escaquearé sin ser visto. Despacito, muy despacito…
- ¿Vas a algún sitio, Troglo?

¡Es la espantosa voz de mi loro, Puto Bocazas! El malvado bicho cuelga de la lampara que tengo justo encima, cabeza abajo como los murciélagos, y me mira con sus astutos ojillos.

- ¡Te tengo dicho que no me des estos sustos, Puto Bocazas! Iba a bajar la basura y eso, je, je.
- Ya veo, y por eso llevas una maleta en cada mano y varias garrafas de viaje. ¿Intentando darme esquinazo para irte de vacaciones, eh?
- ¡Está bien, lo confieso! Anhelaba pasar unos días de paz y descanso, disfrutando del paisaje, de las garrafas para mí sólo y perfeccionando el clarinete.
- No sé de qué tienes que descansar, Troglo, si trabajas menos que el chapista del coche fantástico, no hay más que ver tu producción de posts. ¿Perfeccionando dices? Je, je, tu técnica digital es tal que parece que tocas con manoplas, Troglo, y sueltas unos pitidos ultrasónicos capaces de poner los pelos de punta a una manada de ballenas en el Índico.
- Las ballenas ni tienen pelos ni van en manadas, Puto Bocazas.
- ¿Tú qué sabes, Troglo? ¿Las has visto tan de cerca que sabes que no tienen pelos? Porque a veces, cuando te acercas, ves bigotes que no habías visto de lejos.
- Esta conversación se está volviendo surrealista, Puto Bocazas. ¡Súbete al hombro de una vez y vámonos, que este año vamos a la montaña!
- ¿No afectará la altura a la densidad del güisqui? Coge un par de garrafas más, por si acaso. ¡Yo conduzco, que me sé un atajo!

La que me espera.

P.D: Nos vamos unos días de vacaciones, amiguetes. No estaré muy lejos de los amigos que van a Luz, aunque un poco más acá. Luego, no sé si volveré o me volveré a ir si puedo hacerle la envolvente al loro. A ver si descanso y me pongo las pilas. Echo de menos escribir y visitar y leer blogs, y prometo enmendarme. Y esta vez va en serio, je, je.

12 comentarios:

Hector Aguilera S. dijo...

Estimado TROGLO, seria una lastima que abandonaras la blogosfera, tus historia con tu compañero Puto Bocazas son muy entretenidas, y creo que muchos de tus lectores los extrañaríamos.
Saludos cordiales

Troglo Jones dijo...

Muchas gracias, Héctor. No tengo intención de abandonarla, aunque sí que la tengo un poco dejada. Quiero volver a meterme poco a poco, a ver si recupero la productividad disparatadora de otros tiempos. Gracias por estar siempre por ahí.

Armando dijo...

Me uno a la petición de Héctor, estimado Troglo. Eso sí, tómense (además de las garrafas) el tiempo que sea necesario. Ya aparecerá la luz al final del tunel.

Un abrazo.

Troglo Jones dijo...

Saludetes, Armando. Nos tomaremos el tiempo y las garrafas necesarias, eso seguro, je, je. Gracias también a ti por todas tus visitas y comentarios. Ahora me voy antes de que el loro me dé esquinazo a mí.

Abrazos.

Dr.Krapp dijo...

Seguro que no llego a tiempo y te has ido. Si a través de los montes por casualidad llegas a Sangri-La donde reposa la primavera eterna y no se ha oído hablar nunca de la prima de riesgo, de los incendios de Valencia o del robo del Códice Calixtino, quédate una buena temporada y manda a paseo al puto loro. Creo que los monjes de esa utopía tienen unos licores exquisitos que ayudan a olvidar la carga que dejamos atrás.

Esther dijo...

Síii, sobre todo no vengas a Madrid! Qué está la cosa que arde!!!!

Las 'nuevas reformas' dan miedo, terror. Volvemos a las favelas.

Hoy todo el día helicópteros por Madrid!!! Están los Mineros dando guerra!!!!!!

Besos enormes! Pronto me iré a Dénia un par de semanitas y os escribiré a todos desde allí. Si el médico me dice que puedo hacer natación suave me voy a la playa sin dudarlo ya.

Ralph dijo...

Troglo, disfruta de las vacaciones, pero ten cuidado con el maldito especulador de Puto Bocazas, que para mí ha encontrado la forma de acabar con el sistema, yo creo que detrás del desplome bursátil del euro está el plumifero que te acompaña, no vaya a ser que te relacionen con él y te manden una temporada a la sombra . Saludos.

Miazuldemar dijo...

A disfrutar!

Troglo Jones dijo...

Muy buenas a todos.

Cierto, Doc, me había ido, pero ya he vuelto. Todo lo que sube, tiene que bajar, je, je. Cuando circulas por esos caminos en los que no oyes nada, ni ves a nadie, eso es Shangri-Lá para mí. Para todo lo demás, mastercard. Me temo que al loro no se le puede dejar atrás, forma parte de nosotros. Y menos si hay licores, je, je. Cuídate y pásalo bien.

Esther, ya te veo recuperada, je, je. Seguro que estuvo muy bien lo de Luz. Yo también he visto varios buenos conciertos, aunque más en vena clásica. Me temo que ya estamos en guerra, bueno, lo estamos hace mucho, pero ahora es abierta. Santa Bárbara bendita, pásalo bien en la playa.

Ralph, nada le gustaría más al loro que cargarse el sistema, aunque yo creo que cae por su propio peso. Con el güisqui de garrafa no especula nada, le da salida que da gusto. Y a la sombra ahora te pueden mandar por cualquier cosa, salvo que seas político, banquero o de la familia real. Pásalo bien en tu linda isla.

Mamen, ¿ahora que ya he vuelto, je, je? El loro ha escrito un catálogo de burradas por día, pero lo he disfrutado mucho. Intentaré seguir haciéndolo por aquí.

Abrazos grandes.

kuto dijo...

Hiciste bien en escapar de este puto Madrid y de "la Botella", Troglo ,,, no te digo de la botella de whisky, te digo de la Ana Botella de Ansar que tiene hecha un asco esta ciudad.... bueno , se me olvidó lo que te queria decir...; pero aprovecho para desearte que esta crisis no te afecte en demasía. En todo caso, si te afectará, siempre te quedarä el recurso de comerte a tu loro.
Un abrazo verde loro foryú.

Troglo Jones dijo...

Saludos, Kuto. Sí, de vez en cuando viene bien alejarse de la señá Bottle y de la Espe. La crisis no te persigue en plena naturaleza. No sé, yo creo que este loro es venenoso, no me fiaría.

Otro abrazo para ti.

Dores dijo...

Me venían tan bien vuestras historias.Ay Troglin, Puto Bocazas, os echo tanto de menos...Sigo pasando de vez en cuando por aquí con la esperanza de recuperaros.
Os he disfrutado siempre a la sombra.
Bueno, a veces uno necesita un retiro,lo comprendo pero os añoro.
Besos torridos para los dos.