sábado, 27 de junio de 2009

Programación educativa

Buenas noches, señoras y señores. Una vez más, les doy la bienvenida a nuestro programa educativo y de servicio social “Aprenda con el loro”, que presenta su seguro servidor, el loro Puto Bocazas.


Hoy nos ocuparemos de aclarar el apasionante concepto científico-sociológico conocido como “la descojonación del átomo”. Pero antes, escuchemos unos interesantes consejos publicitarios de nuestro patrocinador, la Compañía de Mierdas Que No Valen Para Nada:


TIRITIRITI TIRI


- ¿Qué te pasa, querido? Te noto con poca energía últimamente.

- Si, cariño. Desde que me despidieron del curro, nos embargaron la casa y me creció un asta de toro en la entrepierna, me siento bajo de forma. Creo que me voy a suicidar.

- ¡Pero cariño, yo tengo la solución! ¡Compra cosas!

- ¿Comprar?

- ¡Claro, no pienses y compra! Compra, compra. Compra todo lo que pilles. Compra y ¡serás feliz!

- ¿Tú crees, cariño?

- ¡Qué compres, hostia!


TIRITIRITI TIRI


Bueno, regresamos tras estos interesantes consejos. Desafortunadamente, se me ha olvidado de que ibamos a hablar esta noche, lo que es probablemente debido a mi abuso del güiski de garrafa. Así que aquí terminamos una edición más de “Aprenda con el loro”, que les ha sido ofrecida por cortesía de los porros adulterados que se fuma Troglo. Buenas noches a todos.

10 comentarios:

artal dijo...

ir de comprar, el nuevo ocio. ¿hay algo mas patetico que ver como pasa una tarde una familia por una gran superficie?. ¡como si no hubiera alternativas!

Troglo Jones dijo...

Saludos, Artal. Pues parece que no las hay, macho, porque son legión. Te asombras si ves cualquier centro comercial en fin de semana: bares y restaurantes llenos, tiendas a rebosar. Y eso que hace buen tiempo. Y en otros países es aún más exagerado. En fin, pues eso.

Salud.

solojazz dijo...

Bonito radio, Troglo. Crecí con uno igual, fumándome programas de toda índole y dándole vueltas a los parques (y no pasa nada). Es cierto eso de los centros comerciales, hay un boom y los muchachos y muchachas (papas y mamas incluídos) les dan vueltas y compran, comen,a veces hay música y todo eso, y usan menos otras opciones, aunque existan. Yo a veces disfruto paseos ecológicos de la señorita Mamen. De repente el PB prepara un macrofoda educativo sobre el tema, con anuncios musicales de los patrocinadores.

Buenas noches

Troglo Jones dijo...

Saludos, Armando. Yo tanto no, pero en mi casa sí hubo radios muy viejas durante muchos años. Sí, en muchos países de América, los "mall" son el entretenimiento por excelencia. Los paseos ecológicos quedaron atrás, excepto para algunos. Se debería educar sobre ese tema, que la gente viera que hay muchísimas alternativas de ocio, pero tampoco interesa, entonces comprarían menos.

Un abrazo.

Mamen dijo...

Jejeje, Señorita de los paseos ecológicos al teclado (gracias solojazz), pues...aún me estoy recuperando de tu entrada Troglo, sólo se me ocurre decir...¡Mi abuela tenía una radio como esa!, jaja.

Dejadlos a todos ahí metidos en los centros comerciales, que compren, beban y coman, que para disfrutar de otro tipo de ocio ya estamos otros ;-), no sea que les dé por venir, qué horrorrrrrr!

Troglo Jones dijo...

Je, je, ya te has quedado con el nombrecito, Mamen. Y este es un post de lo más normal, tratándose de mí.

Cierto es que, cuando algún paraje se marketiniza y se acaba llenando de gente, se acaba convirtiendo en un coñazo, y los pioneros lo abandonan. Pero bueno, quedan muchos sitios.

Abrazos.

Ralph dijo...

Creo que tu anuncio va a trasladar la crisis a las empresas publicitarias, porque como vale para cualquier producto las empresas dejarán de gastar dinero en nueva publicidad je je je. Además se te olvido la moraleja de la historia del Loro "Si bebes whisky de garrafón puedes tener problemas de memoria" je je je.

Troglo Jones dijo...

Je, je, pues claro, Ralph, hay que ahorrar costes, así que ahora anuncios uniproducto: "compre todo", y ya está. Que sufran un poco las empresas publicitarias pues no me da mucha pena (aunque sus curritos sí, que al final pagan el pato).

Yo creo que es la edad, más que el whisky, je, je.

Salud.

Mr Blogger dijo...

Pues yo como he oído al loro más que a nadie, cambio dinero de verdad por dinero del corte galés y luego compro con ese...

Troglo Jones dijo...

Sufres exposición excesiva de loro, pero eso llegará, Mr.Blogger, finalmente no nos darán dinero, sino una cartilla de racionamiento del Corte Galés, je, je. Y además, no podrás comprar lo que tú quieres, sino lo que a él le interesa. Uf, se me está ocurriendo una historia de lo más pesadillesca, mucho cuidado.

Saludos.