martes, 20 de abril de 2010

Historias que nunca escribí

La historia (¡¡real!!) de la gata Zumganetta y de Filfredo, el Bambino Horripile.


“No es algo que se pueda olvidar. Por mucho tiempo que haya pasado, la antigua ciudad de Rímini todavía recuerda la historia de la bella gata Zumganetta y del Bambino Horripile, la historia de aquel amor prohibido y desesperado, la historia de su huida y de cómo se convirtieron en proscritos, en salteadores de caminos que tuvieron aterrorizada a toda una comarca. Todo comenzó...”


Pues eso. Que nunca la acabé de escribir. La historia, me refiero. Me quedé ahí. Pero, ya lo véis, hice hasta figurines, como en el teatro, je, je. Se vende o alquila esta historia, por si queréis continuarla. ¡La cosa promete! De aquí podría salir hasta una opera, je, je, je. Animaros.

9 comentarios:

ESTHER dijo...

Ehh? Troglete! Hoy te has bebido las birras de PB.

La historia promete desde luego... En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme... sigue tu. je je je Alquilo tu historia a buen precio. La donnaaaaaa e mobileeeee cual piuma al ventooooooo!


Besos italianos.

Ralph dijo...

Troglo lo llevas claro, con esto de la crisis anda todo el mundo achuchado, no sé yo si los bancos darán préstamos para la compra de historias ;)

Armando dijo...

Como el duque (de Mantua)me pregunto ¿Valdrá la pena la oferta?. Que en esta temporada gasto mucho en fruta. ¿Questo o quella? Un poco tosca, peró, si puo operare internazionale, e:

luceranno le stelle...ed ole..zzerá
la terra...striderá l'uscio...

Come un bel di di maggio, Troglo. Ya te llegarán al precio justo.

Prego

Miazuldemar dijo...

A Zumganetta la veo yo un poco masculina, no me extraña que no encontrara otro partido, aunque podría haberse ido con una linda gatita persa. Es una pareja muy de los tiempos que corren.

¿A qué edad hiciste esos dibujines? No me digas más, que te los ha hecho el loro!

Dr.Krapp dijo...

Dime, Bambino ¿por eso te escondes tras el sombrero de ala ancha? ¿Y como convenciste a Zumganetta para que cambiase de sexo y pasase de felino a ave?

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, estoy por comprar tu historia, a ver si consigo levantarles el ánimo a mis compatriotas, aún deprimidos con el tremendo susto del terremoto.
Saludos,

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Esther, este es mi estado natural. Cuando bebo birras es aún peor. Eso sí, la historia que tú propones es un valor seguro, je, je, la mía es inversión de alto riesgo. ¿Será un clásico? Habrá que jugársela.

Ralph, antes los bancos soltaban pasta a troche y moche hasta para comprar nubes, pero se les ha acabado. El proceso para recuperarlo es quitartelo a ti, y luego prestártelo. Esta historia vale mucho más que Lehman Brothers, je, je.

Armando, te veo poliglota, je, je. Me recuerda aquel poema descacharrante de Luis Martínez Valdés, "El Castelo Sangrienti".

Trachedia desarrollata
en el ruinosi castelo
del barón de Chente Mata.
¡Si no é cherta e veritata
que m'arranquen un capelo!

Je, je,je. Algún día la pondré entera.

Mamen, claro que la ves masculina, porque va disfrazada. ¿Se distingue un gato de una gata cuando los vistes de condottiero, je, je? Tenía que pasar desapercibida, que la persigue el sheriff. ¿Y que insinuas con lo de la edad, si eso es arte puro, je, je?

Doc, el sombrero es para que mi belleza no humille a los mortales. Soy así de modesto. Y una cosa es un cambio de sexo, pero de género zoológico, ya se me hace más complicado, je, je. ¿Conoces algún doctor que lo haga? ¿Se puede convertir al loro en Heidi Klum? Espero noticias.

Héctor, ánimo. Tiene que ser una experiencia tremenda. Si alguna vez les sacamos una sonrisilla, nos damos por pagados.

Abrazos per tutti.

Mr Blogger dijo...

¡una obra épica! ¡monumental! ¡colosal! el anillo de los nibelungos una mierda al lado de esta ópera

Troglo Jones dijo...

Efectivamente, Mister. Veo que sabes reconocer el arte. Ahora sólo te falta rascarte el bolsillo para aprovechar esta oportunidad. No te arrepentirás, je, je.

Abrazos.