sábado, 22 de enero de 2011

Money is in the air

Hemos de reconocer que, tras años y años de mal uso, el aire que respirábamos estaba hecho unos zorros. Industrias, calefacciones, tubos de escape y mierdas varias habían polucionado el asunto de mala manera. El motivo de este desastre era muy sencillo: el aire no se cuidaba porque, como era de todos, pues ancha es Castilla, todo el mundo pasaba y hacía lo que le daba la gana. Ya se sabe, lo público nadie lo cuida. Así que se decidió privatizar el aire, que es como las cosas funcionan. El mercado lo arregla todo.

Ahora, las distintas empresas te ofrecen su aire, que te llevan a casa en cómodas bombonas. Puedes elegir entre diferentes modelos: si tienes pasta, “Aire de los Alpes”, “Abril en los Pirineos”, o mi favorito, “Triple Aire”, con 3 veces más oxígeno que cualquier otro aire. El aire que respiras habla de ti, y éste es un aire con glamour. Si estos modelos no están a tu alcance en el momento actual, no te preocupes, hay ofertas para todos los bolsillos. Tienes el modelo “Metro”, “Atasco en Tokio”, el “Ciudad de Méjico”, y, para los que de verdad quieren ahorrar, el “Pozo Minero”. Si tu poder adquisitivo tampoco llega para los formatos económicos, el mercado sigue teniendo soluciones, con el circuito de aires de segunda mano y seminuevos, donde puedes encontrar gangas apenas respiradas.

En el caso de que estés tan pillado que tampoco puedas acceder al aire de segunda mano, no te preocupes. Corporación Mierdoestética te implanta unas branquias y te las financia a 4 generaciones. ¿No es éste un mundo feliz?

15 comentarios:

Esther dijo...

ja ja ja ja Cómo se te ocurren estas ideas tan disparatadas? Me quedo con el Aire de los Alpes, sale más caro pero vale la pena.

No hace falta irse tan lejos como Atasco en Tokio, el mismo Atasco en Madrid se vende bien barato y está más cerca.

Besitos, friend.

PD. He estado secuestrada por el amigo Trabajo.

Troglo Jones dijo...

Jelou, friend Esther. ¡Ay, ese Trabajo es maligno! Y cuánto tiempo tenemos que entregarle, en vez de vivir. Hay que rebelarse. En fin, estas historias me las sopla el chalado del loro, pero con doña Espe esto podría ocurrir en cualquier momento, je, je, je. Respira ahora a pleno pulmón, que es frío pero, de momento, gratis.

Besos.

Armando dijo...

El "nube negra" que dispensan los autobuses y transporte pesado en esta ciudad es exclusivo y al alcance de todos los bolsillos, sin contar con la sensación misteriosa muy londinense cuando te envuelve.

Abrazos.

Dr.Krapp dijo...

Voy a contradecirte sin que sirva de precedente. Yo creo en en esos aires a medida sería más demandado y más caro el aire del "Pozo Minero" o el de "grupo de obreros sudorosos construyendo un obra en Sevilla a mediados de agosto a las 2 de la tarde". Los ricos son unos caprichosos de cuidado y les gustan las cosas extremas. Fíjate en todos los niños de Papá que prectican deportes de alto riesgo. Además tienen mas a mano hacer una excursión a los Alpes y los Pirineos y dejar el mundo viciado de abajo.

Troglo Jones dijo...

Saludetes:

Armando, si es que todo tiene su encanto, je, je. No te quejes, que te envenenan gratis. Otros venenos encima hay que pagarlos.

Doc, puede ser, je, je. También es muy vendible entre los progrebuenrollistas, para que su conciencia se quede tranquila mientras respiran el aire de la chusma. Luego, unas semanitas en Crans-Montana, y como nuevos.

Abrazos.

jesus dijo...

gracias por al idea, troglo, me pongo ya a poner corcho a todas las botellas que encuentre (vacias, claro) por casa. y con lo fresquito que esta ahora lo podre rentabilizar mucho mas si lo vendo en pleno verano.

Ralph dijo...

Encima que los precios de los alimentos y las materias primas están siguiendo el ejemplo de su primo el "oro negro" tú te dedicas a dar ideas sobre nuevas fuentes de financiación o de empobrecimiento según se mire.

Dama del Castillo dijo...

Yo me quedo con el más barato. A ver si así mis pulmones me ayudan a escaquearme de la jubilación a los 100 años.

Saluditos, Mr. Troglo Jones

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Jesús, mucho ojo, ese aire seguro que tiene derechos de autor, el Teddy Bautista te vigila. Si te sale bien, me tienes que dar la mitad a mí y la otra mitad al loro.

Ralph, el enriquecimiento o empobrecimiento siempre es según se mire, lo malo que siempre es igual: se enriquecen los mismos y se empobrecen los mismos. Tiempo al tiempo, je, je.

Dama, también es una fórmula, je, je. Aunque quizá sea mejor castigarse el higado con güisqui de garrafa, es más divertido, je, je.

Abrazos per tutti.

Dama del Castillo dijo...

Por cierto, Troglo, tú y tu loro tenéis en mi blog un premio que podéis pasar a recoger cuando queráis.

Otro saludito.

Miazuldemar dijo...

Bueno, no te extrañe que ésto se convierta en realidad. La realidad siempre supera la ficción.

El otro día leyendo "Tierra Herida" de Delibes, libro que recomiendo a todo el mundo, leí que ya se planteaba el desplazar el dióxido de carbono emitido por un país a otra parte del planeta para que no afectara a la población. Tiempo al tiempo.

Y así con parches de este tipo iremos sobreviviendo, hasta que muramos como chinches, ya que el dióxido de carbono tarda en deshacerse muchísimos más años que la velocidad a la que lo emitimos.

Troglo Jones dijo...

Saludetes:

Dama, cuánto honor. Sabrás que el lor y yo no somos muy de premios, pero ahora nos pasamos por allí. Gracias.

Mamen, harán cementerios de dioxido de carbono. Y los pueblos se ofrecerán voluntarios para quedárselo, si les dan pelas. El truco consiste en no respirar.

Abrazotes.

Mr Blogger dijo...

¿Y los gran reserva, envejecidos tras años en sótanos y edificios precintados?

Troglo Jones dijo...

No había caído en eso, Mister. Y los criados en cuevas. Gran negocio preveo, ya te diré algo.

Salud.

Mr Blogger dijo...

Yo invertiría en aire de coches de motor de explosión. Con los eléctricos y el paso del tiempo, ese airecillo terminará valiendo oro. Mejor ir capturándolo desde ahora...