miércoles, 5 de octubre de 2011

El cuento de las elecciones (y va con segundas)


Érase una vez que se celebraron elecciones a la presidencia de Chorrivía. La gente estaba muy ilusionada, porque era la primera vez, y ya se sabe. Así que se preparó una gran campaña electoral, los partidos salieron a la calle a dar cientos de mítines, se tiró confeti, y el presidente en funciones dio un emotivo discurso:

- ¡Chorrivianos! ¡Este es un momento histórico en la historia de nuestra patria! ¡Por primera vez tenemos el derecho y el privilegio de elegir a nuestros representantes! ¡Somos totalmente libres para decidir quién guiará los destinos de nuestro país! ¡Os pido que ejerzamos este derecho con responsabilidad!

Y llegó el día de las elecciones, y los chorrivianos fueron en masa a votar. Cuando se cerraron las votaciones, y como era un momento histórico, el presidente en funciones hizo acto de presencia en un céntrico colegio electoral.

- ¡Chorrivianos! ¡En este momento histórico y solemne, vamos a proceder a la apertura de la primera urna y al recuento de los primeros votos de la historia de nuestra joven democracia!

La sala estaba abarrotada. Prensa, televisión, ciudadanía, de todo. El presidente en funciones dijo:

- ¡Procédase a la apertura de la urna!

Así se hizo, y el presidente en funciones introdujo su mano en la misma, y dijo:

- ¡Aquí extraigo el primer voto! ¡Quede para la posteridad este momento! Veamos, el voto es para…¿eh? ¿qué pone aquí?, “mi hermano Paquito, que hizo Ciencias Econoflaúticas y es buena persona”. ¿Pero qué es esto? Bueno, señores, no pasa nada, sacaré otro y esto será mera anécdota, je, je. A ver, éste…¡será posible! “A doña Conchádula, la del estanco, que es muy responsable”. ¿Qué está pasando aquí?

Presa de los nervios, el presidente en funciones empezó a sacar votos a toda velocidad.

- “A Serafín Cascarilla, que le conozco hace muchos años y es de fiar” ¡Grrr! “A Centrudis Tabernas, que tiene mucha paciencia” ¡GRRR! “A mi perro, que ese siempre te será fiel”. ¡Pero qué burrada de elecciones son estas! ¡Esto es un sabotaje democrático!
- Pero, señor presidente en funciones, - dijo un ciudadano presente en la sala - ¿Qué le pasa? ¿No teníamos libertad para votar a quién quisiéramos?
- ¡A los que quisieran entre los candidatos que presentan los partidos, ceporro, no al vecino del quinto!
- Pero es que los candidatos de los partidos no nos gustan – dijo otro ciudadano.
- Son muy feos – añadió una señora.
- ¿Es que no entienden que son libres de elegir, pero entre los candidatos de los partidos, merluzos? ¡Esto es una democracia representativa!
- Pero, señor presidente en funciones, entonces no seríamos libres de elegir, como usted nos prometió – dijeron los ciudadanos - ¿Elegir a un candidato que otros eligieron antes por mí, por una razón u otra, es ser libre para decidir quién quiero que me gobierne? ¿Por qué tengo que votar a un candidato que fue elegido por otra persona? ¿Cómo sé quién es ese señor o por qué razón está ahí? Nos dijo que podríamos votar a quien nos diera la gana, y es lo que hemos hecho.
- ¡Será posible! – dijo el presidente en funciones - ¡Ustedes han estado leyendo! ¡Ya sabía yo que ese vicio traería malas consecuencias! Venga, hombre, no sean así, que los partidos han elegido sus candidatos con mucho cariño, no les den este disgusto.
- De eso, nada – dijeron los ciudadanos – Nos dijo que votáramos con responsabilidad, y es lo que hemos hecho. Así que, hale, a contar.

Y es por esto que Chorrivía no sale en los mapas.

15 comentarios:

kuto dijo...

¿Y por quien vas a votar tú en las elecciones generales del 20 de noviembre ?
Déjame adivinar: ¿¡ Podría ser por el Loro!?

Esther dijo...

ja ja ja ja ja AAAA! Qué risa María Luisa. Lo que más me ha gustado es cuando dices: ¡Ustedes han estado leyendo! ¡Ya sabía yo que ese vicio traería malas consecuencias!

Tienes más razón que un Santo. O sea que menos pequeños vicios y más grandes vicios como el de la lectura.

Hay demasiados intereses creados y demasiada poca gente lee. Y así nos va. Con razón nos llama tu amigo 'Merluzos'. Tenemos lo que nos hemos buscado. Es un país tercer mundista y cada día más. Se palpa, se vive.

Un beso.

Miazuldemar dijo...

Qué sabio es usted señor Troglo. A mí también me ha gustado lo de "Son feos", jaja.

Saludetes.

Dr.Krapp dijo...

Son feos y estreñidos. Dales duro con tu hacha ácrata, Troglo. Ahí es donde más les duele después de lo de la pasta. Feos, estreñidos y petulantes por pensar que los demás son lo suficientemente papanatas como para votarlos.
A ver si nos contagiamos de los chorrivianos y nosotros también les damos por el ...

jesus dijo...

llamame curioso, pero ¿podrias decirme cuantos votos obtuve yo?. es que ando pensando en dedicarme a la politica porque lo de currar hasta los 67 no lo termino de ver. y ya si vamos a peor....

Hector Aguilera S. dijo...

Como me gustarìan unas elecciones como las que has posteado. Propondrìa de candidata a una vecina del piso en que vivo, que es como para quedar turnio, aunque mi señora no me dirija la palabra por algùn tiempo.
Saludos

Armando dijo...

Habrá que hacerles un planisferio a estos simpáticos chorrivianos, Troglo.

Saludos

Troglo Jones dijo...

Saludos per tutti:

Kuto, el loro es el único que puede salvarnos, pero creo que es más partidario de la revolución social que de presentarse a elecciones, je, je. Por si acaso, creo que echaré algo de alpiste en la urna.

Esther, es que leer es un vicio mayor, je, je. Tiene efectos secundarios, como pensar, muy perniciosos. Tranquila, que todavía podemos llegar al cuarto y al quinto mundo.

Gracias, Mamen. Es cierto que son horrorosos, je, je. Así no hay quien se anime.

Doc, ya sabes que yo el hacha siempre la tengo a punto. Sueño con el día en que no vote ni dios. Supongo que se inventarían los resultados, y a otra cosa.

Jesús, andas mal de votos porque no se puede hacer campaña bien desde tan lejos. El publicar mogollón de posts te ayuda, pero tendrías que acercarte más a las masas, je, je.

Héctor, mucho cuidado con esas sinvergüenzerías, je, je. No sé lo que es quedar turnio, pero me lo imagino. Que cuente con mi voto.

Armando, el día que Chorrivía exista, supongo que querrá decir que ha acabado el mundo tal como lo conocemos. Así que ojalá llegue pronto.

Abrazos a todos.

Dama del Castillo dijo...

Libertad para elegir entre los candidatos que ellos ofrecen. Tienes razón, es una historia totalmente inventada, ninguna democracia que se jacte de tener en cuenta a sus ciudadanos y la opinión de éstos, y que mirara por el bien de ellos, pasaría algo así... ¿o sí?

Me ha encantado. Un saludo.

Troglo Jones dijo...

Saludos, Dama. Me alegra verte otra vez por aquí, y me alegro doblemente de que te guste. Me temo que la democracia, como decía aquel, es una superstición muy difundida. Eres libre de hacer lo que yo te diga.

Abrazos.

Mr Blogger dijo...

Oye, pues igual el vecino del 5º tiene más sentido común que el 90% de estos. De todos modos, al menos habría que exigir una cierta preparación para supones que quien llegue a alcalde/presidente/loquesea. Carrera de político ya! que así al menos habría una cierta cultura de responsabilidad y mando orientado al ciudadano, y no orientado a chupar del bote como hay ahora (y si mete la mano en la bolsa que le quiten el título y le imposibiliten trabajar, entonces ya se preocuparían un poco más por no intentar ser más listo que los demás)

Troglo Jones dijo...

Salud, Mister. ¿Carrera de político? ¡Lo que nos faltaba, je, je! Además, ya existe una carrera de Ciencias Políticas, y no hay manera. Yo lo haría al revés, eliminaría al político profesional y, en los puestos que tuviéramos que mantener, pondría turnos rotatorios, como en las comunidades de vecinos. Un presidente cada tres meses, y no vale escaquearse cuando te toca.

Abrazos.

Mr Blogger dijo...

Uff, pero en las comunidades de vecinos todo el mundo intenta escaquearse y si tienen que hacerlo lo hacen de mala gana.

Las ciencias políticas no preparan, hacer falta una formación muy multidisciplinar para preparar medianamente a alguien para la política. Lo de la carrera es para que el trabajo esté regulado, también con su convenio y demás, nada de sueldos disparatados ni cosas como es que mi ayuntamientos es más importante, así que cobro más que el vecino porque me da por ahí. Si un ayuntamiento necesita más paersonal, se contrata, nada de cuarenta asesores que no se sabe muy bien que asesoran y todo porque el jefe no sabe ni lo que hace y confía en quienes tampoco saben lo que hacen pero son listos.

Simplemente poner un poco de orden y que no se haga lo que a la gente le da la gana; si no, anarquía y todos contentos, que así al menos todos estamos en igualdad de condiciones, y no unos inflados por ser amigos del de turno y los demás esquilmados.

Troglo Jones dijo...

Pues si eso es lo que he pedido yo siempre, Mister, anarquía. No caerá esa breva.

Abrazos.

Abuela Creativa dijo...

Un cuento extraordinario!!! Me lo llevo, con tu permiso.