domingo, 9 de octubre de 2011

Portadas que me gustan


¡Cómo me gusta esta portada! ¿Por qué seré tan politicón? Aquí tenéis un disco mitológico en la historia del jazz, y un disco muy de su época. Cuando mezclas la música con la política te puede salir un truño o te puede salir una joya. En 1960, con el tema de los derechos civiles y demás en plena efervescencia, Max Roach se lanzó a hacer un disco políticamente comprometido. Lo cierto es que Sonny Rollins ya lo había intentado un poco antes, pero su discográfica no le había dejado. Roach se salió con la suya y, en colaboración con Oscar Brown, sacó adelante esta suite de la libertad. Los que le acompañaron en aquel viaje fueron el trompetista Booker Little, prematuramente fallecido, el trombón Julian Priester (de quien creo recordar que colgué una portada), los saxofonistas Walter Benton (que fue saxofonista de Pérez Prado) y el gran Coleman Hawkins (ex-jefe de Max, y que a su edad y con su carrera ya podía hacer lo que le diera la gana sin temar consecuencias), el poco habitual bajista James Schenk y los percusionistas Michael Olatunji, Ray Mantilla y Tomás DuVall. Y, por supuesto, la cantante Abbey Lincoln, mega-activista que sacrificó parte de su carrera musical por dedicarse a aquello en lo que creía.

Y ahí tenéis la portada. Tres negros, desafiantes, sentados en un bar, mientras un camarero blanco les mira suspicazmente. Puede parecer una chorrada, pero la foto era un puñetazo para la época, por el hecho de que hubiera un blanco sirviendo a negros, y porque se habían producido hacía poco conflictos cuyo desencadenante fue que unas personas negras se habían negado a abandonar un bar para blancos. La protesta y el desafio hechos portada. Lo malo es que no sé nada de ella. Ni de quién es la foto, ni el diseño, ni nada.

En cuanto a la música es, en muchos momentos, una oleada de rabia y mala leche. Y a veces no sé si es jazz, pero me da lo mismo. El tema central del disco es el famoso “Tríptico”, con sólo la batería de Roach y la voz de Abbey. Tiene tres partes, “Prayer”, “Protest”, “Peace”, que distinguiréis fácilmente, y que me siguen poniendo los pelos de punta.

21 comentarios:

kuto dijo...

Maravillosa portada, Troglo. No la conocia y cuando la vi en mi blogger, me impacto tanto que me vine rapidamente para tu site. Haz comenzado el texto tal como lo hubiera comenzado yo, y es que yo soy publico objetivo de este tipo de mensajes.
Teen point. Impacto total. K.O.

Pero no me extraña nada en personas tan comprometidas y estupendas como fueron Max y Abbey. Dos indignados reales.

Hector Aguilera S. dijo...

No conocía este álbum,Troglo. Lo que si sé es que es uno de los importantes dentro de la discografía de Roach. Los músicos que acompañan a Roach todosmuy buenos, como también la cantante Abbey Lincoln, quien fue cónyuge de Roach algunos años.
Saludos

jesus dijo...

provocadora, bien sur. y dentro de esos discos con mensajitos politicos no olvidemos el doble "the long march" de roach con archie shepp.

Troglo Jones dijo...

Muy buenas:

Kuto, ya me imaginaba yo que tú eras público objetivo, je, je. Desde luego que fueron unos indignados permanentes. Especialmente Abbey no paró de dar la lata nunca, lo que le trajo incluso problemas laborales. En fin, creo que fue ejemplo de coherencia.

Héctor, éste es un disco que hay que conocer, je,je. Sí, Abbey y Max fueron pareja unos añitos. Si hubieran tenido hijos seguro que habrían sido de lo más díscolo.

Jesús, otro disco lleno de furia ese "The long march". También en vena reivindicativa y africanista (y también con portada interesante) es otro del amigo Sheep, "The colour of my people".

Abrazotes.

Dr.Krapp dijo...

No era polítiqueria lo que se jugaba en aquella contienda era simplemente cuestión de pura libertad que es tanto como decir de supervivencia. Conozco el disco aunque no me acordaba de esa portada donde aparte de lo del blanco sirviendo a los tres negros, está el hecho nada casual de encontrarse ellos en primer plano de espaldas mirando de soslayo hacia la cámara, mientras el camarero blanco tiene un gesto sumiso detrás. Recordando músicos dedicados a la defensa de la condición negra no debemos olvidarnos de Nina Simone, que al final huyó asqueada de su propio país.

Troglo Jones dijo...

Cierto, Doc, aunque no creo que sea separable la política de la libertad. Se llega a una a través de la otra.

Nina fue otra fenómena del asunto militante. Se piró diciendo que nunca volvería a pisar los Estados Unidos. Y lo dijo en serio, no volvió. En fin, me hace gracia eso que dicen que no se puede mezclar la política con el arte, o con el deporte. Es como decir, estate calladito, haz cancioncitas de amor, y no jeringues.

Salud.

jesus dijo...

pues hay canciones de amor muy políticas

Sebastián Mondéjar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sebastián Mondéjar dijo...

Y producido nada menos que por Nat Hentoff (quien también firmó los comentarios del libreto; y no me extrañaría que hasta la foto de portada fuera suya), enciclopedia viva del jazz y amigo íntimo de toda esa panda de activistas por los derechos civiles de los negros, involucrado hasta las cejas en sus reivindicaciones. ¿Dónde se supone que se meten actualmente los tipos así?

¡Anda que no han tenido que luchar los negros para ir consiguiendo migas de libertad! Copio y pego este comentario de Hentoff sobre "Protest", la parte central de "Tríptico":

"‘Protesta’ es la liberación final e incontrolable de la rabia y la ira que han sido contenidas por el miedo durante tanto tiempo que la catarsis sólo es posible arrancando dolorosamente toda la furia acumulada y la hiriente y cegadora amargura. A través de todas las formas de protesta, incluida, sin duda, la violencia".

Qué buen post, Troglo. Lo voy a difundir. La portada es impactante. Y "Tríptico", tres perlas engarzadas.

Gracias. Un abrazo.

Armando dijo...

Una portada que pone la cuestión de los derechos civiles, aquí sí que en blanco y negro, Troglo. Como dices, sea o no sea Jazz su contenido, hay verdadera indignación en los rugidos de Abbey y los tambores de Max.

Un abrazo.

Troglo Jones dijo...

Saludetes de nuevo:

Cierto, Jesús. Ahí están "Compañera" o "Canción de amor y revolución", o "Te recuerdo, Amanda" o montones de otras. Pero tú sabes a que me refiero, no me líes, je, je.

Don Sebas, tiempo sin verle. Muchas gracias, hombre. Queda gente así, pero cada vez es más difícil de encontrar. "Protest" es exactamente como lo describís tú y Hentoff: la furia y la rabia de los desposeídos, sean estos los que sean.

Sí, Armando, cuando lo que suena es auténtico, las distinciones importan menos. Y esta es música cruda, real.

Abrazos per tutti.

Esther dijo...

El disco lo tengo..... en Spotify. Entero. Lo estoy escuchando en este mismo momento. Grandioso en todos los sentidos. Gran portada y mejor música.

Un beso.

Troglo Jones dijo...

Esther, Spotify lo malo que tiene es que para ver portadas no es muy allá, je, je. Lo bueno es que te da acceso a discos que, como éste, no eran fáciles de encontrar. Disfrútalo, que vale la pena.

Esther dijo...

Sí se ven las portadas perfectamente en Spotify! Y el disco se escucha fenómeno. Lo he estado escuchando esta mañana varias veces seguidas. Además esta portada es famosa por lo buena que es y sale en muchos catálogos sobre portadas de jazz. Entiendo que quieras decir que no la tienes en directo entre tus manos, pero Spotify te aseguro que mola un montón. Además no necesitas tener memoria para recordar dónde (coño) has guardado el disco, en qué estantería... ja ja ja ja

Otro beso.

Esther dijo...

Y ahora hablando en serio, tu no estás en contra de la propiedad privada? je je je je Es broma, amigo!!!!

Troglo Jones dijo...

Sí, lo de acordarse dónde está el disco es toda una hazaña. La verdad es que yo estoy en contra de la propiedad privada de los demás, je, je.

Besos.

Mr Blogger dijo...

Donde las dan las toman, que se dice por ahí...

Troglo Jones dijo...

¿No querrás decir que estás en contra de mi propiedad privada, Mister? Aunque más que privada, es del loro.

Abrazos.

Troglo Jones dijo...

Eh, se me había pasado poner al bajista, James Schenk. Corregido queda. La verdad que no trabajó mucho James que yo sepa, al menos en grabaciones. Tengo algún disco de Joe Gordon en el que aparece, pero nada más.

Mr Blogger dijo...

Me refería a la famosa foto, poniendo a los blancos a servir y tal.

Troglo Jones dijo...

Eso sí, las tortillas, a veces se dan la vuelta. Pero a esta todavía le falta mucho.

Abrazos.