sábado, 23 de agosto de 2008

Indigestión de aceitunas

¿Qué es, en esencia, una aceituna? ¿Siguen las aceitunas las mismas leyes evolutivas que los humanos? ¿Por qué las hay vertebradas e invertebradas? ¿Tienen alma las aceitunas, o sólo las provistas de anchoa? Y, si es así, ¿a quien pertenece propiamente el alma, a la aceituna o a la anchoa?

Aunque puedan parecer idioteces, un día alguno de estos pensamientos profundísimos míos me llevará al descubrimiento que cambiará el mundo. Pues eso, que estaba en estas profundidades olivareras, cuando se me apareció San Gamusino Protomártir, y me dijo:

- Troglo, eres un vago de cojones. A ver si trabajas un poquito.

Y se fue. ¡Menudos humos se gasta para ser sólo protomártir, que no es ni mártir entero! El protomártir ya sabéis que es de una categoría inferior. Es como el teniente y el subteniente. Al mártir le martirizan, y al protomártir sólo le chinchan un poco, se ríen de sus pantalones y le dan collejas.

Ya que estaba le podía haber preguntado si los corintios habían respondido a San Pablo, que el hombre venga a escribir epístolas y nada. Los corintios eran como esa peña que la llamas y le dejas mensaje y tal, y ni te devuelve la llamada ni hostias. ¡Qué rabia me da eso!

Pues a lo tonto se me ha olvidado el mensaje de San Gamusino Protomártir. Bueno, sería una chorrada, porque no es un santo muy allá.

7 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Los protomártires es lo que tienen; como ni tienen la fama, ni tienen el provecho, andan de mala uva todo el día. ¿Seguro que eso no lo viviste algún día que estabas trabajando con algo de fiebre cuando el jefe se acercó a tu mesa y tal?

Troglo Jones dijo...

No te creas, Mr.Blogger, yo en la oficina siempre he fingido ser productivo, y era difícil pillarme. Además, la mayoría de los jefes que he tenido eran más vagos que yo.

Un abrazo.

ESTHER dijo...

Hola aceitunero. Confiesa que te has puesto morado a aceitunas y luego, claro, has tenido pesadillas. Deberías haberlas ingerido con líquido, cerveza, propiamente dicho, unas papas, unos mejillones y de paso un martini con mucho hielo y limón.

Estoy por aquí, pero muy poco. Vuelvo a marcharme el martes de nuevo. Aquí hace un calor que no se puede ni respirar, además esta mañana Madrid daba miedo, aparte de dos mendigos que me han pedido no sé qué, está la ciudad completamente desierta.

Besos y abrazos. Mañana escribiré en tus otros post. Y un gran saludo a mr blogger que lo veo muy al pie del cañón.

Troglo Jones dijo...

Hola, amiga:

Qué bien vives. Sí, las aceitunas son muy traicioneras si las tomas sin alcohol.

Sí que está la cosa un poco vacia, no encuentras ni un bar abierto para tomarte unas aceitunas. Mr.Blogger ya sabes, 24 horas al día, 7 días a la semana. Qué tío.

Abrazos variados.

soybecaria dijo...

Pues yo si fuera San Pablo, les hubiera mandado a los corintios una carta de estas de "si no se lo envías a otros diez pueblos tendréis 5 generaciones de mala suerte". Así espabilaban.

Mr Blogger dijo...

XDXDXDXDXDXD

Troglo Jones dijo...

Di que sí, Becaria, que el pobre se hinchó a enviar epístolas, que si a los adefesios, a los cocacolosenses. Se hubiera ahorrao algunas.

Abrazos.