miércoles, 27 de agosto de 2008

Una rápida

Obreros, campesinos, soldados, jóvenes, estudiantes:

Debo advertiros que he sido poseído, en el buen sentido de la palabra, por el espíritu de Ho Chi Minh. No sé cómo ha entrado, creo que me dejé la boca abierta. Es bastante incómodo, como tener gases pero peor, y mi loro está tratando de ahogarlo con whisky de garrafón, del que me suministra generosas dosis por medio de un instrumento quirúrgico conocido como embudo. Hasta el momento, el tratamiento no parece surtir efecto sobre el espíritu. El efecto sobre mí mismo ya es más que apreciable.

Insisto en que la independencia y la libertad es lo más importante que puede tener un pueblo. Pero quiero agradecer, compañeros, que gracias a esta posesión he conocido cuáles fueron las últimas palabras del tío Ho en su lecho de muerte, rodeado por sus más allegados colaboradores. Hete aquí que dijo:

“Seamos francos, camaradas. Ya estaba hasta los cojones de todos vosotros”.

¡Anda que no! Bueno, a ver si me posee Mesalina y vivo otras experiencias.

Un saludo fraternal al pueblo.

14 comentarios:

Hominicaco dijo...

que frase más buena pa ponermela de epitafio. Me la apunto.

Troglo Jones dijo...

Yo creo que te cuadra bastante, la verdad. ¿Te imaginas leerlo de verdad en una lápida? Jo, jo.

Abrazos.

soybecaria dijo...

Leerlo no sé pero en la radio hablaron de un tío que había pedido que le pusieran en la lápida una mano con el dedo corazón levantado.

Por cierto, que yo creo que también estoy posesa. No sé por quién pero he visto señales evidentes de posesión, sobre todo en el transporte público. Un día, iba en metro, estornudé y la señora de al lado se santiguó. Y hoy, en el cercanías, iba una señora mirándome fijamente y murmurando algo.

Mr Blogger dijo...

¿Te has mirado ultimamente en el espejo? ¿si? ¿te has visto? (esta última pregunta parece que no, pero es bastante relevante...) ¿has notado algo raro?

soybecaria dijo...

Pues sí suelo verme ¿por? Hombre, si no me viera, si que hubiera notado algo raro.

Mr Blogger dijo...

Nada, nada, tu tranquila. Si algún día no te ves en un espejo no te preocupes, no es nada que un buen batido de ajo no solucione (mejor un zumo de ajo, que a lo mejor al añadir la leche pierde alguna propiedad o algo)

soybecaria dijo...

¡¡Puag, qué ascazo!!

Mr Blogger dijo...

Bueno, con que te de un poco de luz del día debería bastar. El problema es que con tus horarios no me extrañaría que ni tu ni el sol coincidierais muy a menudo

Mr Blogger dijo...

Por cierto, ¿el vampirismo entra dentro de lo que podríamos denominar posesión?

Troglo Jones dijo...

¿Qué pasa aquí?

Becaría, todavía hay gente que hace esas cosas con los estornudos. Es como decir "¡Jesús!", como en tiempos el estornudo estaba relacionado con enfermedades graves, como algunas pestes, decías eso o te santiguabas para intentar alejar la desgracia. Supersticiones, como otra cualquiera.

¿Qué dices, Mr.Blogger? Yo también me miro mucho al espejo, porque soy muy atractivo y nunca me canso, siempre quiero más, me estaría mirando todo el día. Y de posesión nada, eso del vampirismo es un vicio muy feo.

Saludos.

soybecaria dijo...

Ya, eso me pareció. La señora tenía una pinta de antigüa (que no vieja, porque no era vieja) que no podía con ella. Yo creía que esas cosas eran de las zonas en las que todavía no se han enterado de que la España Profunda se terminó. No me esperaba encontrármelo en plena red de metro. La de los murmullos ya prefiero no pensar qué sería en realida.

Y de vampirismo nada, que aunque me coma los filetes poco hechos aún no he llegado a sacarle la sangre a nadie. Y tampoco es verdad lo del sol, que no veas cómo pega a la hora que salgo de casa (tres de la tarde).

Félix dijo...

¿No te jode? Qué buen epitafio.

ESTHER dijo...

Hay qué joderse contigo! Qué jodidamente bien escribes jodido troglo!

Un gustazo amigo. Por dos días por aquí. Y luego marcho donde tu y yo sabemos y tu quieres venir. ja ja ja

Eres un genio y un artista!

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Tranqui, becaria, que eso es inofensivo dentro de lo que cabe. Yo conozco consultores que llevan siempre la misma corbata a determinados asuntos, porque les da suerte.

Hombre, Félix, lo lamento, pero como epitafio te lo ha quitado el Drenas. Habrá que pensar otro. ¿Qué te parece "¡Volveré!"? Eso sí que acojona.

Je, je, qué pasa, Esther. No paras, de arriba para abajo. Da gusto contigo. Un beso.

Abrazos per tutti.