jueves, 20 de agosto de 2009

Vecinos de verano

¡Ding! ¡Dong!


- A ver quién viene ahora. ¡Hombre!

- ¿Qué tal, don Troglo? ¿Se acuerda de mí? Soy su vecino, el gilipollas.

- ¡Claro, claro! ¿Cómo no me voy a acordar de un vecino tan gilipollas, je, je? ¿Qué, ya están por aquí, de vacaciones?

- Pues sí, como todos los años, que ya hacían falta. Este año tengo a los niños más maleducados que nunca.

- ¡Le creo, le creo!

- Y he conseguido entrenar al perro para que cague dentro de las macetas. Y le voy a sorprender, porque también he mejorado bastante en corrimiento de muebles a las tres de la mañana, je, je.

- ¡Es que no es fácil encontrar a un vecino tan gilipollas como usted, querido amigo! Es usted un profesional. Supongo que va a seguir con sus famosas barbacoas en la terraza, que nos llenan de humazo y de peste a choto a todos los demás vecinos.

- ¡Hombreee, je, je! Ya saben que están invitados al humazo de mis famosas barbacoas. Por cierto, ¿está su loro, Puto Bocazas? Era sólo para saludarle.

- Sí, espere. ¡Puto Bocazas! Sal, que está aquí el vecino gilipollas y te quiere saludar.

- ¡Ahora no puedo, que me estoy duchando! ¡Pero dile al gilipollas ese que esta misma noche subimos a partirle la cara!

- ¡Buena idea, Puto Bocazas! Ya le ha oído, je, je.

- ¡Hombre, es un detalle, pero no hace falta que se molesten! ¡Tenemos mucho verano!

- ¡Nada hombre, no es molestia! Estas cosas, cuanto antes, mejor. Además, ya sabe que el loro es muy cumplido. ¿A las 10 le viene bien que subamos a inflarle a hostias?

- ¡Perfecto! Les espero entonces, hasta luego.

- No se preocupe, que no faltaremos, je, je. Adios.

8 comentarios:

Ralph dijo...

Troglo está claro no hay nada tan británico como llegar a la hora a un sitio y los de las ostias tengo la duda si es típico italiano por Bud Spenser o es cosecha nacional, de todas formas igual además de gilipollas es masoca y le gustan je je je. Saludos.

Troglo Jones dijo...

Si es que lo va pidiendo a gritos, Ralph, seguro que le gusta. Además, el loro es un virtuoso repartiendo, casi como Bud, je, je. Bueno, nos vamos a sacudirle, que es de mala educación llegar tarde.

Abrazos.

ESTHER dijo...

je je je je Ay! Qué veranito. Y yo hoy de vuelta total. Aquí en Madrid a 40 grados a la sombra y de noche.ñ Uf! Además se ha estropeado la nevera, la televisión y yo estoy sudando la gota gorda, si lo sé no vuelvo tan pronto. Entre que el mar está de vacaciones y los gilipollas de los vecinos he venido para Madrid a darme una vuelta... pero con este calor es para pensárselo dos veces. me he reído mucho con tus entradas veraniegas ja ja ja ja. Buenísimas como siempre. Y sudando me pregunto, qué hago yo aquí??? Con lo bien que se está en Dénia.

Besos y abrazos vecino! Y una birra cuando quieras.

Troglo Jones dijo...

¡Esther! ¿Ya por aquí, o sólo de paso? Aún me quedan algunas entradas veraniegas, seguiré con ellas hasta que se acabe agosto, que es lo suyo. Pues he oído que, si hoy te parece que hace calor, que esperes a mañana, je, je. Corre, date la vuelta para Denia.

Eso sí, con birra bien fria, la cosa es menos dolorosa. Así que cuando tú digas.

Besos de bienvenida.

artal dijo...

yo creo que el vecino gili viene de serie (como el pecado original). no es algo como la suegra que uno puede evitar quedandose celibe o desposando una huerfana.

Troglo Jones dijo...

Sí, Artal, la única manera de evitarlo debe ser viviendo en una cueva aislada de una montaña perdida de un país remoto. Y, aún así, te encontrará.

Salud.

Mr Blogger dijo...

los vecinos gilipollas tienen un asombroso don de ubiqüidad. Te vas a cualquier país lejano esperando no encontrarte a nadie y nada más bajar del avión te encuentras de frente con algún gilipollas...

Troglo Jones dijo...

Mister, es que eso sí que es una pandemia, y no la birria esa de la gripe.

Abrazos.