martes, 28 de octubre de 2008

La ciencia sin límites


Bueno, es posible que no sepáis, y es que vais por el mundo como maletas, coño, que el premio Nobel de Física de este año ha sido para el ilustre inventor británico sir Very Idiot.


Sir Very y su equipo (compuesto por él mismo y su perro “Eggs”) estaban trabajando en el desarrollo de un ventilador de los de toda la vida. Una vez terminado el prototipo, sir Very lo puso en marcha y observó que, en lugar de dar fresquito, hacia cada vez más calor. Sorprendido, sir Very Idiot desarmó el cacharro, y allí estaba el problema. Había conectado los electrodos al revés. De este modo, las aspas del ventilador giraban en sentido contrario al que giran todos los ventiladores del universo. Esto provocaba el inesperado efecto de que, en lugar de dar fresquito, el ventilador absorbía el fresquito y provocaba un calor del copón.


“¡The holy form in a can!”, exclamó sir Very, expresión científica que puede traducirse como “¡la hostia en bote!”. En un arranque de ira iba a estampar el ventilador contra el suelo, pero hete aquí que “Eggs” se dio cuenta de las posibilidades del invento y, para evitar el estampamiento inminente, mordió con ferocidad la pantorrilla derecha de sir Very Idiot. Este, enajenado, intentaba estrangular al chucho cuando se dio cuenta de que el traicionero bocao era un aviso. Entonces, se hizo la luz en su mente, por lo general poco iluminada. La había cagado con el ventilador, pero ¡había inventado un calefactor económico, rápido y poco contaminante!


El jurado del Nobel declaró que “este es uno de los inventos descubiertos de un modo más gilipollas, así que, sin duda, merece el Nobel de Física. Y le hubiéramos dado también el de la Paz si no llega a pelearse con el perro”.


Pero no todo son buenas noticias en la vida de sir Very Idiot en estos momentos. De hecho, ha emprendido un montón de demandas judiciales por derechos de autor y competencia desleal, ya que mucha gente, conocedora de la ley física que hace funcionar su invento, se limita a coger un abanico y mover la muñeca en sentido inverso a como uno la mueve habitualmente para darse fresquito. Así consiguen calorcito sin necesidad de comprar los ventiladores-calefactores de sir Very.


Y es que la ciencia no para, no para.


15 comentarios:

soybecaria dijo...

Uy, si soy la primera en comentar. Qué responsabilidad más grande.

¿Y cómo es eso de girar la muñeca al revés para abanicarse? Es que lo he probado y no me sale.

ESTHER dijo...

Delirante la historieta. A ver si Sir Very Idiot inventa un móvil que no se estropee. Que eso todavía no está inventado. ¿Lo hacen aposta para que tengamos que comprarnos otro?

El invento de tu amigo sir very idiot estos días nos viene de PM. En Madrid hace un frío del copón. Oye, ese calefactor económico dónde lo venden? Lo necesito urgente.

Besazo.

Félix dijo...

Una pena lo del perro. Si volviera a tener uno sería uno de estos, pero desarmado no, que yo no soy de los de Bricomanía.

Delirante. Los del Nobel están cada vez peor.

Troglo Jones dijo...

Hola a todos:

Bueno, Becaria, lo que pasa es que trasnochas mucho, por eso te toca la primera. Ya te mandaré un croquis muñequil, no sea que te la disloques. La tienes que mover así como cuando bailas sevillanas.

Hola, Esther, es lo que tienen los delirios, que son delirantes. Sir Very lo más que podría inventar sería un móvil que pesara 14 kilos. Pero está muy solicitado, porque es cierto que ahora hacen las cosas para estropearse lo antes posible, y sus trastos se averían muy fácilmente. Mejor comprate una bufanda, que sus calefactores son poco de fiar, y te puede provocar un agujero negro en casa.

Salud, Félix. Este perro era un poco cabroncete, pero con gran visión de negocio. Para el próximo Nobel de la Paz, suena Jiménez Losantos.

Abrazos a todos.

Mamen dijo...

Jajaja, qué bueno.
Me has alegrado el día.
Qué disparatado todo.

Oye a mí explícame también eso de abanicarse al revés, que me veo como los de Locomía intentándolo.

Besos varios.

Troglo Jones dijo...

Hola, Mamen:

Esto es real como la vida misma, disparatada. Funciona también la cosa si eres capaz de abanicarte al revés, haciendo el pino. A los pocos instantes empezarás a notar un sofoco de la hostia.

Besos.

Mamen dijo...

Jajaja. No me vale, para hacer el pino necesito las dos manos, que no te creas que no tengo experiencia en pinos.

El sofoco me entraría de la hostia que me pegaría, ahí sí te doy la razón ;-).

Troglo Jones dijo...

Mamen, con las dos manos no se puede, entonces ¿con cuál coges el abanico? Puedes hacerlo con una mano, o apoyada directamente sobre la cabeza. Así, el esfuerzo y la bajada de sangre a la cabeza ayudarán a crear ese "efecto calorcito" tan agradable.

Abrazos.

Porter dijo...

Que pena que no le dieran el de la paz. Aunque bueno, todo se lo debemos al perro salvador ya que gracias a el hoy estamos calentitos.

Si es que en realidad cuando uno dice... que perro eres, no es por insultar, es por listo.

Troglo Jones dijo...

Tú lo has dicho, Porter, un bocao a tiempo y salvó al mundo de la glaciación. Los perrunos heredarán la tierra.

Salud.

Mr Blogger dijo...

A ver, déjame hacer cuentas... un loco genio loco, un perro inventor... ¿los humanos que pintamos en todo esto?
¡ah, si! Somos los que nos llevamos los méritos y los premios, pa eso si andamos rápido...

soybecaria dijo...

Mr., que no te oiga el loro decir eso, que ya la tenemos liada.

Troglo Jones dijo...

Demasiado tarde, Becaria y Mister, ya lo sabe hace tiempo. Creo que está buscando unirse con "Eggs" para atacarnos por sorpresa. Ahora están comprando acciones de Bolsa para hacerla subir, luego las venderán para hacerla bajar, y la van a tener como un yo-yo hasta que a la peña le de el ataque de nervios.

Abrazos.

millass dijo...

Si no tienes la muñeca dislocada, también se consigue el mismo efecto poniendo la cara al otro lado, que era lo que hacía Alicia en no sé qué Maravilloso país.

Troglo Jones dijo...

Je, je, también es buena idea, Millass. Así no te da el aire del abanico y ya no tienes frio.

Salud.