martes, 24 de febrero de 2009

Carolyn Breuer


Bueno, una entrada cortita en este mes de las mujeres en el jazz. Hemos tenido saxo soprano, vamos con el saxo alto. Aquí tenéis a la alemana Carolyn Breuer. Para que veáis, un secreto, Carolyn y yo tenemos casi, casi, la misma edad, lo que pasa que ella es más fotogénica, al menos desde mi punto de vista, y también desde el de mi loro, Puto Bocazas. Hija del trombonista y pianista Hermann Breuer (también en la foto), se ha ido haciendo hueco en la música europea, y ha estado por España en alguna ocasión. Se ha resistido a su propia “fotogenia”, y siempre ha presumido de ser una música de jazz “sincera” y no orientada a lo comercial. Esperemos que dure mucho así, aunque la tentación la acecha por todas partes, je, je.


Aquí la escuchamos con papá Breuer al piano, en un standard como “My ideal”. Pues a pasarlo bien.




13 comentarios:

Mamen dijo...

Humm qué relax. Pena que lo he tenido que escuchar entre tios vociferando..grrr..

De todas formas me ha venido muy bien pare relajarme.

¿Osea que tú eres como Carolyn pero con peluca? Hummmmmm...

Troglo Jones dijo...

Mamen, los tios somos vociferadores de por si. No se puede evitar, son los genes. Pónselo para que se relajen.

Más bien soy como Carolyn pero con menos pelo, je, je, bastante menos.

Abrazo.

Dr.Krapp dijo...

No puedo hacer una interpretación musical de esa chica, quizás haya poco riesgo en esa interpretación. Sus propósitos son loables pero recordamos a la señora Krall, mejores propósitos imposibles, caray pero es muy guapa y tiene unas hermosas piernas detrás del piano y desde hace un tiempo ha decidido sacarle partido a sus encantos.

ESTHER dijo...

Qué suerte tener un padre músico de jazz y poder vivir desde pequeña en tu propio ámbito familiar la música. Pues me alegro que ella se decidiera por el saxo alto. My Ideal es un tema que me gusta, tranquilo e imagino un club de jazz más o menos oscuro tomando una copa de vino o una copa de cava y dejándote acariciar por las notas suaves de la melodía.

Por cierto, viene otra saxofonista alto al Johnny ahora en marzo. Tineke Postma, compositora y líder de su propio cuarteto. ¿Vas a hablar de ella?

Un fuerte abrazo.

Troglo Jones dijo...

Buenas:

Sí, Doctor, una interpretación sencilla y directa. Coincido en que hay pocos riesgos. Esperemos que la evolución vaya en sentido "positivo".

Esther, sí, es una canción muy relajante. Y el vivir en ambiente musical estoy seguro de que tiene que marcarte muchísimo. Por cierto, el problema con Tineke es que he oìdo poco de ella y no tengo discos suyos, así que no creo que escriba, pero ya veremos.

Abrazos.

Jam dijo...

Carolyn es uno de mis mejores recuerdos jazzísticos. En su momento escribí sobre ello:
Carolyn Breuer - en JamSession
Perdón por el atrevimiento (si no lo consideras oportuno, bórralo). Un saludo.

Troglo Jones dijo...

¿Por qué lo voy a borrar, hombre? Al revés, gracias por tu visión de Carolyn. Gracias por venir.

Salud.

solojazz dijo...

Hola Troglo: No es una saxofonista para escuchar en ambientes ruidosos, definitivamente; ni creo por los antecedentes que se adivinan en tu breve entrada, que se comercialize en exceso; aunque tendría sus beneficios por que la conoceriamos más. Imagínatela en un álbum con un charro como el tuyo, tocando boleros como "bésame mucho", no solo se apreciaría mejor el parecido contigo sino otras cosas. Brubeck grabo !Bravo! así.

Un saludo y gracias por presentarla.

Troglo Jones dijo...

Saludos, Armando:

Cierto que la comercialidad ayuda a la difusión, aunque suele afectar a otras cosas también. Yo también creo que es de ambientes íntimos y, por suerte para ella (y para mí, de algún modo) no se parece a mí, je, je. Y hay quien ha fusionado bolero y jazz con cierto arte.

Un abrazo.

Félix dijo...

Loable que hayas dedicado un mes a las mujeres en el jazz y no hayas sacado un calendario en bikini.

Yo, como alguien en un post pasado, te recomendaría a Candy Dulfer, pero no por el jazz (lo suyo no es jazz: es funky) sino por lo hot (que está mejor que bien la chica).

Ya de paso, enchufa a mi hija, que tiene once años y está aprendiendo a tocar el saxo alto. De momento, se le dan bien las partituras (lee muy rápido) y (será de escucharme) ya reconoce el jazz. A ver si se aficiona......

Troglo Jones dijo...

Salud, Félix:

Ya veo que vas en la misma línea que Armando con la "presencia escénica", je, je.

Hombre, me alegro que cunda la afición por la música, si es por el jazz, miel sobre hojuelas. A ver si se pone las pilas y en unos pocos años la podemos hacer un post por méritos propios y sin enchufes. Pero, sobre todo, que disfrute de la música.

Un abrazo.

Mr Blogger dijo...

Jo, si lo sé me preparo una copa, que así sin nada no sabe igual escuchar esto. El ambiente ideal para tomar algo con alguien especial.

Troglo Jones dijo...

Si es que siempre pensando en lo mismo, Mr.Blogger, hay que ver. Hala, prepara todo y póntelo otra vez, que te dejo.

Salud.