viernes, 11 de diciembre de 2009

Lorosofismas

- ¡Puto Bocazas! – le dije a mi loro, conocido por Puto Bocazas – Abre la puerta, que voy a tirar todos estos libros de autoayuda y similares que tenía por ahí.

- ¿Cómo has conseguido acumular todo ese saber inútil, Troglo? Te debe salir el zen por las orejas, je, je.

- Los años, Puto Bocazas. Muchos me los regalaron, me deben ver muy necesitado de autoayuda. Además, piensa que están llenos de frases bonitas que no significan nada, lo ideal para un mandarín, así que las copio y las suelto en mis conferencias, cursos y chorradas varias, y quedo como dios. Pero ya no dan más de sí.

- ¡Aaargh, he estado a punto de pisar uno! ¡Qué grima! ¡Ten más cuidado, Troglo!

- ¡Calla ya! Imagínate que llegas a dar con el que contiene el secreto de la quinta felicidad.

- Si ahí no dicen más que chorradas, en algunos casos hasta bienintencionadas.

- Sí, pero imagina que algún día alguien da con la fórmula de la paz interior, y la pone en un libro. No es imposible.

- ¿Quieres decir que, por una mezcla de genio, azar y güisqui de garrafa, alguien podría dar con la piedra filosofal de la felicidad? ¿Con una serie de reglas que, esta vez sí, hicieran feliz a la gente cual budas de andar por casa?

- Eso es.

- Hummm, interesante idea, Troglo. Eso supondría el fin del mundo.

- ¿Qué dices?

- A ver, Troglo, la felicidad es lo que la gente busca siempre, y hace todo tipo de burradas para conseguirla, como trabajar, casarse, tener hijos, echar la quiniela o comprarse cosas, ¿no?

- Cierto, Puto Bocazas.

- Pues si tú se la das ya embotellada, si les das un sistema que cabe en un libro y con el que pueden ser felices, ya no tienen que buscar más. Porque ya habrán llegado al final del camino. Si ya tienes la iluminación, ¿para qué vas a trabajar, a aprender nada más, a inventar nada? Ya pasarías de todo, ¿o no?

- Tal parece. El mundo se paralizaría.

- Exacto. Lo que hacía moverse a la gente era la búsqueda. Si acaba, la peña se quedará en estado catatónico, aunque feliz, así que....¿estás pensando lo mismo que yo, Troglo?

- Je, je, je. Voy a por la máquina de escribir de manivela.

- ¡Si logramos escribir ese libro, aprovecharemos el estado de feliz idiotez de la peña para conquistar el mundo, je, je!

- Vamos a ello, Puto Bocazas.

- A ver, apunta. Necesitamos de entrada un título impactante. El libro se llamará “Me lo contó Dios tomando cubatas”, es inapelable, je, je.

- Yo como que ya me noto más feliz.


Habrá ejemplares para todos, no os preocupéis.

16 comentarios:

Antihéroe dijo...

Hola Troglo. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has querido transmitir en este texto. A mi también todo el tema de literatura new age, me empieza a oler a lo mismo.

Troglo Jones dijo...

Saludos, Antihéroe, tiempo sin verte. Me pillas levitando, no sé si debido al libro o los cubatas. Sí, hay determinados subgeneros literarios que son alucinantes. Hay libros que son una chorrada descomunal, de principio a fin, y que han hecho de oro a quien lo escribió. Cosas veredes. ¿Y cuántos ejemplares te mando?

Encantado de verte por aquí. Salud.

ESTHER dijo...

Oye, guárdame un par de docenas de ejemplares, los quiero para regalárselos a toda mi familia incluida mi suegra, mis sobrinas, mi tía, a mi perro Lucy, a mi vecina, al conserje, etc. Será la bomba tu libro y el de puto bocazas.

Por cierto, qué te han hecho esos libros? Porque los odias a muerte. Para mi ni siquiera existen.


Te compro todos! g g g

Besos cavernícolas!

Armando dijo...

Aunque no me creas, Troglo, en mi juventud fuí un hombre de éxito (paradigma que no debe morir porque si no se jode el amor), comencé con Mandino, deboré al Dr. Suzuki y al poco tiempo me compré una moto (claro, era muy simpático, pero eso era otra cosa jeje). Después, leyendo uno de los Trópicos de Miller, al protagonista le ofrecen una pluma fuente o algo así, y responde apúntame media docena, pero ahorrate el discurso (o algo así). Cambié la estrategia, empecé con la música y se cayeron las ventas. Si el PB encuentra poray los citados, sobre todo el manual zen del Doc., mándamelos por favor, quiero empezar de nuevo.

Salud.

Troglo Jones dijo...

Saludos, amiguetes:

Esther, te los mandaremos firmados, pero cuídate de leerlo tú, je, je. Hacerme no me han hecho nada, hay un 1% de esos libros que pueden valer para algo, aportan alguna idea o te hacen hacerte alguna pregunta. El resto es charla edulcorada, respuestas fáciles y chorradas varias. Luego está el subgénero dentro del subgénero, que es la literatura de autoayuda-gestión, tipo "Venda que te cagas en 10 minutos". Eso ya sí que es de hoguera.

Armando, te creo, de hecho en tu foto tienes cara de hombre de éxito. Por suerte, eso se cura con el tiempo, como bien sabemos. Mandino tenía un nombre mágnífico para escribir de esto, parecía como Mandrake, el mago. ¿Y que me dices de Napoleón Hill? Llamándote así, tienes que conocer todos los secretos del triunfo. Te mando tres docenas, para que puedas volver a escalar las más altas cotas del éxito. Da recuerdos por allí de mi parte.

Besos y abrazos.

Dr.Krapp dijo...

¿Napoleón Hill es pariente de Napoléon Solo? Aquel si que ganaba batallas y no aquel canijo Sarkozy corso.
Troglo ¿si vas a conquistar el mundo por qué c. lo cuentas?
Yo, por cierto, cambiaría el título y pondría "Me lo contó Dios de un tirón en el último botellón"
¿No te parece más moderno?

Troglo Jones dijo...

Saludos, Doc. Yo creo que es pariente de Napoleón Gil, el del Atleti, aunque nos hemos especializado más bien en perder batallas.

Verás, lo cuento porque así la gente se cree que lo digo en broma y se descuida, que es lo que quiero. Me parece moderna tu opción de título, pero es que yo ya estoy muy mayor para botellones, a no ser que sean en casa. Además, que Dios es un invitado importante, hombre, no le vas a llevar de botellón.

Abrazos.

artal dijo...

nada como un buen libro de ayuda para que no cojee una mesa

Troglo Jones dijo...

Saludos, Artal:

Para eso también vienen muy bien los DVD del Bricomanía, je, je.

Salud.

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, yo le haría caso a Puto Bocazas, creo que el tiene una percepción de la vida, del mundo y de su gente muy acertada, por tanto es difícil que no tenga éxito el libro.
Saludos para tí y Bocazas

Miazuldemar dijo...

Hombre, no es de extrañar que te regalen muchos, una persona que habla con un loro imaginario pues...ejem. Yo ya te había comprado uno para Reyes...;-)

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Héctor, lo malo es que si le hago caso a Puto Bocazas, os esclavizaremos a todos. Pero creo que tienes razón, así que me pongo manos a la obra, je, je.

Mamen, ¿cómo que el loro es imaginario? ¿Quién se bebe el güisqui entonces? ¿No insinuarás que soy yo? Por favor, cambiame ese libro por unos calcetines para loros.

Abrazotes.

Ralph dijo...

Hombre, yo creo que con una buena campaña de publicidad y probándolo en un país pequeñito antes para comprobar su efecto tienes el arma definitiva je je je. Saludos.

Troglo Jones dijo...

Ralph, que no te había visto, je, je. Lo probaremos antes en la comarca, a ver cómo va, prepárate, je, je.

Salud.

Mr Blogger dijo...

pero esa fórmula que dices no era: "sex, drugs and rock&roll"???

Troglo Jones dijo...

Pero qué vicio tienes, Mr.Blogger.

Abrazos.