miércoles, 23 de abril de 2008

La mejor conferencia del mundo

Estimados miembros de la Presidencia, señor Alcalde, damas y caballeros, buenas tardes a todos. Quisiera, en primer lugar, agradecer las palabras del señor Edgardo de Frankenstein en la presentación que ha hecho de mi humilde persona, que me ha hecho saltar los lagrimones de gratitud. Muchas gracias, señor de Frankenstein.

Ejem, ejem, no quisiera iniciar esta conferencia sin disculparme ante todos ustedes, ya que soy bien consciente de que tenía que haberse celebrado en el día de ayer pero, como ustedes ya sabrán, tuve el grave contratiempo de que no me dio la gana de venir y me quedé tumbado en la cama.

En fin, solucionados estos inconvenientes, henos aquí para hablar, ¿de qué?, se preguntarán ustedes. Y es la misma pregunta que me hago yo, damas y caballeros, porque lo cierto es que no me he preparado nada para esta conferencia. ¡Cómo!, pensarán ustedes, con sus poco desarrollados cerebros, ¿es posible que el insigne ponente no se haya preparado la conferencia? Pues así es, damas y caballeros, puedo enseñarles mis papeles, donde, como podrán comprobar, lo único que hay son las mujeres desnudas que me entretengo en dibujar mientras hablan los demás ponentes.

Pero, ¿cuál es la causa razón fundamental de que no me haya preparado nada? ¿Existe? Existe, damas y caballeros, y esa causa razón es que soy vago (murmullos de asombro). Sí, señoras y señores, me ha costado muchos años salir del armario, pero cuando al fin lo he hecho ha sido con un convencimiento total. ¡Soy un vago de la hostia!

Pero esto no es todo, damas y caballeros. El no preparar nada para esta conferencia ha sido, además de un acto de vagancia, un acto de altruismo y amor hacia ustedes por mi parte (más murmullos de asombro). ¿Cómo así? A mí me hubiera resultado fácil, señoras y señores, sobrecargar aún más sus seseras, ya abotargadas por el alcohol y las drogas, con chorradas de las de siempre, como la gestión por competencias, la evaluación de potencial, el cuadro de mando integral o la hostia en vinagre. Pero, en un acto de rebeldía y, como dije antes, de amor, no quise castigarles de nuevo con las mismas gilipolleces de todos los días, y por eso no he preparado nada (tímidos aplausos).

Pero no crean, damas y caballeros, que no voy a ofrecerles nada en esta conferencia. No, nada más lejos de la verdad. Les voy a ofrecer mi experiencia, una experiencia que espero contribuya en alguna medida a su crecimiento como empresarios y como personas (murmullos expectantes).

Sucede que, esta mañana, cuando me dirigía hacia la televisión, resulta que se me había olvidado como se enciende. Sí, sí, damas y caballeros, como lo oyen. No tiene tanto de asombroso, a otras personas se les olvidan las llaves del coche, o la clave de la tarjeta, o el teléfono de su madre. A mí se me ha olvidado como se enciende la televisión.

Mi primer impulso ha sido intentar buscar las instrucciones del aparato, pero resulta que deben estar juntas con las de la impresora, la lavadora, la nevera, la cadena de música, el móvil y todo lo demás, así que, tras tres minutos de frenética búsqueda, mi natural vagancia, antes mencionada, me ha hecho desistir.

¿Qué hacer? se plantearán ustedes en este punto. Esta situación exigía una toma de decisión audaz, así que he cogido la guía de teléfonos y he llamado al servicio técnico. Cuál no será mi asombro, señoras y señores, cuando me han preguntado qué le pasaba al aparato. No le pasa nada, que yo sepa, les he respondido, lo único es que no me acuerdo de cómo se enciende. ¿Me está tomando el pelo?, me ha preguntado el técnico. No, caballero, le he contestado, es que yo no suelo ver mucho la tele, y tengo poca costumbre. Dicho lo cual, el caballero en cuestión me ha colgado el teléfono.

¿Y entonces? ¿Qué hacer en este caso? Se lo diré, damas y caballeros. ¡Nada! Dejen la tele apagada porque, total, para las mierdas que ponen, ¿qué más da?

¿Qué enseñanza, qué moraleja, qué arma que dé impulso a nuestros negocios y a nuestras vidas podemos sacar de esta parábola? ¡Pues ninguna! ¿Qué moraleja va a sacar alguien de esta gilipollez? Damas y caballeros, muchas gracias, y buenas tardes (aplauso atronador, ¡aaaahh! ¡aaaahh! ¡otra, otra!).

PD: ¿Será posible que áun no tengáis un Troglo Jones original? ¡Esto valdrá una pasta en el futuro! Sí, yo me dedico a dibujar chorradas como esta mientras los demás hablan. Ahí tenéis al Puto Bocazas disertando a su vez, siempre quitándome protagonismo.

21 comentarios:

ESTHER dijo...

ja ja ja Pues es verdad! Aquí tenemos al Sr. Jones en persona diciendo sus chorradas de siempre. La corbatita se las trae. Y el loro? También dando su propia conferencia? je je je Chorradas que son genialidades. Buena conferencia en el día del libro. Abajo la tele y vivan los libros!

Un abrazo.

Troglo Jones dijo...

Ahí estamos, Esther. El loro no se calla ni debajo del agua. Y la corbatita de plena moda.

Besos.

Mr Blogger dijo...

¡Yo quiero un Troglo Jones original! :D

Una caricatura estupenda. Ojalá los políticos fueran tan sinceros como ese ponente.

Troglo Jones dijo...

Hombre, Mr.Blogger, si todo fuera pedir y ya está...Veremos, veremos.

Ya he encadenado al loro al ordenador.

Salud.

Ralph dijo...

Has perdido una oportunidad de oro, toda esa gente ahí esperando que tu hablases de..., joder de que va a ser del cambio climático, cuando no hay tema de conversación lo más socorrido es hablar del tiempo.
P.D. Vigila bien tus espaldas, porque de ahora en adelante te tendrás que cuidar muy mucho de los vendedores de televisores, de los trabajadores de las emisoras de TV, de los tios que hacen anuncios y un largo etcétera de personas que directa o indirectamente dependen de la caja tonta, no quedría estar en tu pellejo.

Mr Blogger dijo...

A mi me da que el Ralph este trabaja en algo de eso, que te está mirando con mala cara :D.

No te preocupes, no hace falta que encadenes al loro al ordenador por eso. Yo me lo plantearía porque últimamente hay demasiada gente que ha visto al loro por aquí y por allá, y hace tiempo que no sabemos de él en tu blog, solo breves referencias cuando llega a casa alguien importante y eso... como para cubrir las apariencias, vamos. ¿Qué es de puto bocazas? ¿no lo habrás expulsado? ¿le has escondido el wisky de garrafón?

Troglo Jones dijo...

Buenas, Ralph:

Debe ser porque me he bebido 20 cervezas, me noto conciliador. Que hagan los programas que quieran, tío, yo con no ponerla, pues listo. Vive y deja vivir, que decía aquel. ¿Es verdad lo que dice Mr.Blogger? ¿Sales en los programas del corazón? ¿Has tenido un lio con Paquirrín?

Mr.Blogger, cómo te pasas con la gente, hay que ver. ¿Ralph y tú soís vecinos? ¿Soís algo más?
El loro está en una fase de perreo total, y pasa de todo. El whisky se lo mandó el médico, 6 botellas cada 8 horas. Si no, no hay quien le aguante.

Abrazos.

Mamen dijo...

Ves? Ves Vesss??? Lo sabía. ¡Troglo Jones va de traje y no de chandal del Carrefull! ¡¡¡Mr. Blogger apunta!!! Ahora sí que eres el mayor sospechoso del indencio de mi blog. Has cavado tu propia tumba forastero.

ESTHER dijo...

Mamen, un punto para ti!

Mr Blogger dijo...

¿que yo me paso con la gente? ¡si eres tú el que dices que si trabaja en programas del corazón! ¿qué mayor insulto que ese?

Va a ser que el loro con tanto wisky en las venas se ha ido desperdigando en el espacio tiempo y ahora hay más de un loro varios sitios a la vez o algo peor...

¿sospechoso yo? va a ser que esther y tu estan aliadas... a ver, ¿qué esconden ustedes dos?

Troglo Jones dijo...

Joer, Mamen, qué rencorosa, todavia se acuerda de aquello, Mr.Blogger, no pasa una. Ahora mismo llevo un pijama de felpa, pero no me quito la corbata, elegante hasta la muerte.

Esther metiendo ahí cizaña, la tía.

Mr.Blogger, ya la has liao otra vez. Que no te pase nada. El loro está resacoso. Espero que no esté en varios lugares a la vez, sería excesivo.

Abrazos.

Ralph dijo...

Soy el que prueba la comida en el programa Está Pasando, ese pobre que cuando la comida no le gusta, parece una vaca rumiando sin parar de asentir a la pregunta de si está buena, antes de que le desenfoquen y se vaya corriendo a vomitar, qué vida más cruel.

jazz ceuta dijo...

El otro día estuve en una conferencia de estas de un escritor famoso, poeta, novelista, editor, igual que la que tu relatas en cuanto a la sustancia y parecida en las formas. No dijo nada de nada y encima un impertinente. La culpa es del Edgardo de turno que lo contrató por un pastón sabiendo que odia dar conferencias -lo dice en sus diarios- pero mientras haya gilipollas que se las paguen.
Salud Troglo

Félix dijo...

Te ha faltado comenzar la conferencia con un ¿Cómo están ustedeeeeeeees?

Por lo demás, yo he visto tu exposición con meridiana claridad, teniendo en cuenta el tema. Has sido demasiado explícito, pero en los tiempos que andamos es preferible tu mensaje clarificador que no tanta demagogia sin sentido.

Un aplauso de mi parte.

Mamen dijo...

Cotilleando tu blog aquí aburrida en la oficina, buscando algo decente que leer, ¡me acabo de dar cuenta de que te leo desde el principio de los tiempos! ¡¡Si ya te comenté allá por Noviembre del 2.007!! Así que no he encontrado nada nuevo que ver, jaja. Uff qué viejos somos Troglo.

Troglo Jones dijo...

Vaya tela, que mal funciona esto, llevo desde ayer con mogollón de problemas.

Ralph, ¿qué programa es ese? Como no sé encender la tele, no hay manera. Parece un trabajo como otro cualquiera, tragártelo, decir que está bueno, y tratar de no vomitar.

Jazz Ceuta, hay mucho listo. Si no te gusta dar conferencias, no vayas, no me parece lo de poner el cazo y luego hacer una mierda.

Félix, tío, tú sí que me entiendes. A ver si abres el club de jazz ya.

Mamen, pues sí, eres una de las fundadoras, je, je. También Esther y el Sr.Erradizo fueron de los primeros en pasar por aquí. ¡Cómo pasa el tiempo! Espero que nos dure mucho, y que se siga juntando mucha más gente.

Un abrazo a todos.

Sebastián dijo...

Joder, qué concurrido está este locutorio. Ya decía yo que oía voces.

Sr. Troglo, qué envidia me da su pelo.

Dirá usted que es un vago, pero para ser vago hay que currárselo mucho; a veces incluso hay que ponerse traje.

¡Y este Puto Bocazas conoce hasta el lenguaje de los sordomudos!

¡Poderoso brazo señalando al cielo! ¿Está usted seguro de que el dedo más apropiado para hacerlo era el índice?

Troglo Jones dijo...

Hola, Sebastián:

No te preocupes, lo del pelo es virtual, tengo menos de lo que parece. Y es cierto que para ser vago a veces hay que currárselo mucho. Pero me parece que yo no soy ese tipo de vago, je, je.

A ver si funciona la conexión y hoy puedo subir, que se me ha ocurrido una historia de lo más rara. Mañana, en teoría, me ponen la ADSL, crucemos los dedos.

Abrazos.

Drenas dijo...

Sera posible. Has pensado formar partido político conmigo? Juntos podriamos meter a mrblogger en la carcel

Troglo Jones dijo...

Hola, Drenas. Pues es la misma propuesta que me ha hecho Mr.Blogger con respecto a ti. Yo creo que cuando el loro y yo gobernemos os declararé perjudiciales para la salud a los dos.

Un abrazo. ¿No te vas de puente?

Drenas dijo...

Con qué esas tenemos? Yo que quería hacer de ti un aliado...

No, la semana pasada ya fue bastante intensa, y me he quedao pelao. Así que en casita a ver pelis piratas ;)