sábado, 4 de abril de 2009

Recordando a Marvin


Bueno, esta portada también me gusta, pero no la pongo por eso. Diversos azares en estas fechas, entre otros una entrada del Dr.Krapp en su blog, me han traído a la cabeza una música, un sonido que fue, y sigue siendo uno de mis favoritos: el de la Motown. Y, acordándome de Motown, me doy cuenta de que se me han pasado dos efemérides de quien fue uno de sus más importantes representantes y una de las más grandes figuras de la música, aunque menos conocido de lo que merece: Marvin Gaye.


Porque Marvin hubiera cumplido 70 años el 2 de abril. Digo que los hubiera cumplido si no fuera porque el 1 de abril se cumplieron 25 años que el chiflado de su padre, un predicador fanático, disparase contra él, acabando con su vida la víspera de su cumpleaños. Digo yo que habrá ido al infierno, por lo menos.


Marvin fue un tipo de vida complicada. Marcado por semejante engendro de padre (tuvo incluso que dejar el atletismo por su culpa), fue indisciplinado, rebelde y caótico en muchos aspectos. Pero también fue un tipo de una humanidad inmensa, que amó la vida, y a las mujeres, con una intensidad furiosa.


Y ese amor y esa humanidad se reflejaron en su relación con la cantante Tammi Terrell, con la que grabó aquel “Ain’t no mountain high enough”, tema que recuperó la fama muchos años después, como tantos, a través de un anuncio publicitario. Curiosamente, el seductor Marvin Gaye no tuvo relación amorosa, sino sólo (no es poco) una profunda amistad con la gran promesa del soul. Un día, en el escenario, Tammi Terrell se desmayó en brazos de Marvin Gaye. Poco después, las pruebas le descubrieron un tumor cerebral. ¿Os imagináis? Tammi tenía 22 años. Su decisión y la valentía con la que llevó la enfermedad que la mataría asombraron a todo el que estuvo a su alrededor. Finalmente, murió tras tres años de sufrimiento y lucha, en 1970.


Aquella muerte tuvo un impacto terrible en Marvin. Porque se dio cuenta de algo. De que hoy eres la estrella más importante del firmamento, tienes el mundo a tus pies, y el futuro ante tus ojos. Y, de repente, ya no eres nada, ni tienes nada. Y aquello cambió a Marvin Gaye. Se encerró como un ermitaño y estuvo retirado de la música durante tres años. Cuando volvió, venía con una visión distinta de la vida y con un disco bajo el brazo, “What´s going on”. Como dirían los de la cerveza, posiblemente el mejor disco de la historia del soul.


Rematemos este post, un poco triste, con “Mercy mercy me”. Se puede bailar, pero despacito.



10 comentarios:

Dani dijo...

Temazo perfecto para bailarla con la Chati.
Pasate por el blog, que te tengo un temita que creo que te puede gustar.
Saludetes.

Mr Blogger dijo...

El espíritu de la motown... es normal que a un tío tan fanático y religioso como el padre le pareciera un escándalo... con fuerza, con ritmo, transgresor, conquistador, demasiadas cosas. De todos modos, si esa es la religión que predicaba su padre...

solojazz dijo...

Muy bueno Marvin y también que lo recordaras. Detroit no ha sido precisamente un paraiso. Quien sabe que hubiera sido de alguien como Horace Silver si hubiera nacido ahí.

Un abrazo

Dr.Krapp dijo...

¡Qué hermosa entrada! Cuando quieres te sales, Troglo, ni el mismísimo Doctor Krapp hubiera hecho una semblanza tan chula.
What´s going on, es un disco total y absoluto de un cantante extraordinario, un cantante de etiqueta, solo comparable en su estilo a Sam Cooke. Llevó al soul todo la efervescencia que bullía en la poblacion negra y quizás es el disco que mejor refleja aquellos tiempos de cambio y dolor.

Sebastián dijo...

Marvin Gaye tenía mucha clase y una gran voz, muy dulce y con mucho swing, que además empastaba a la perfección con la de Kim Weston, otra grande de la Motown.

Recuerdo una versión suya muy curiosa de 'My Funny Valentine'.

¡Cuánto daño ha hecho -y sigue haciendo- el fanatismo religioso!

Salud, Sr. Troglo.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Dani, hace mucho que no te arrancas. A ver cuándo nos cantas una baladita, je, je. Ahora me paso por allí, espero que no te hayas cambiado de domicilio otra vez.

Mister, el padre era un fundamentalista chalao y, por supuesto, no podía tragar la vida que llevaba Marvin. La religión hace a veces mucho daño.

Sí, Armando, Detroit no fue muy buen sitio para crecer. Sin embargo, fíjate que Motown inició su decadencia cuando se trasladó a Los Angeles. Fue el principio del fin, porque pasó de ser Motown a ser otra discográfica más.

Doctor, ¿insinúas que no me salgo siempre, je, je? Gracias por tus palabras. Por cierto, Marvin admiraba mucho a Sam. Berry Gordy no quería publicar ese disco, "What´s going on" era un tema "politicón", que podía molestar. Pero no se le decía que no a Marvin (por suerte).

Sí, Sebastián, tiene una voz peculiar, uno espera una voz más grave. Motown dió gran cantidad de cantantes de talento, Kim entre ellas. Y los fanatismos llevan a donde llevan.

Saludos a todos.

Mamen dijo...

Muy bueno Marvin, y muy bonita entrada Troglo.

Parece que toda esta gente del jazz y del soul están marcados por la tragedia. Una pena.

Troglo Jones dijo...

Hola, Mamen. Bueno, no todos, pero hay muchos con una vida complicada o marcados por la tragedia. Cosas como la droga tuvieron mucho que ver en muchos casos.

Abrazos.

Félix dijo...

Qué grande Marvin, qué clase y qué bien suena a pesar del paso de los años.

Voy a poner un disco en su honor.

Troglo Jones dijo...

Sí, Félix, y es que este disco se adelantó a su época. Pasa con casi todos los buenos. Que aproveche ese disco.

Abrazos.