miércoles, 29 de abril de 2009

El pianista

Saludos, mis perplejos amigos. En mi mandarínico trasiego por las empresas españolas contando chorradas como pianos, vengo observando que puedo aumentar cada vez más el nivel de mi desfachatez, y no pasa nada. Digo a los asistentes a cursos y similares cosas como: “Verán, lo que les voy a contar las próximas cuatro horas es, realmente, una chorrada como un piano”. Y lo digo en serio, con la cara seria y tal, y la gente se rie: je, je, je, je, je. “No, es en serio”, digo yo. Y se rien: je, je, je, je. Así que digo, “muy bien, ustedes lo han querido”, desconecto el cerebro, abro la boca, y suelto chorradas como pianos verticales, como pianos de cola, como pianos de concierto. Y pongo el cazo para que me paguen.


Aviso que en un par de semanas viajaré y visitaré la ciudad donde vive uno de vosotros. Es posible que vaya a tu empresa, a algún curso, conferencia, seminario, o cosa similar. Y que tú estés entre los asistentes (mira, mira a ver la agenda). Pues te voy a contar una chorrada como un piano. Y no podrás hacer nada para evitarlo.

15 comentarios:

ESTHER dijo...

Gud nait Troglo,

empiezo a creer que somos mucho más tontos de lo que nos imaginamos. Sólo hay que ver cómo está la política, no sólo en nuestro país. Leyendo sobre Berlusconi me pongo enferma, de verdad. Es una vergüenza y es indigno para la democracia.

¿Por qué no te presentas a algún partido político? O a presidente? Seguro que ganas. Serás mucho mejor que la mayoría de políticos que anda suelto por el mundo. Y a seguir diciendo chorradas.

Un abrazo de cola de piano.

Troglo Jones dijo...

Hola, Esther:

Por lo menos, seré sincero, je, je. Pero al nivel del Berlusconi, no llego. ¡Ay, amiga, la salvación no está en la política, nunca lo estuvo! Las cosas sólo pueden cambiar, creo yo, a nivel de calle, de gente, de sociedad, nunca de partidos.

Abrazote.

solojazz dijo...

No me lo vas a creer Troglo, pero uno de estos días fui a una conferencia sobre medidas sanitarias preventivas grado 4.5, en un hotel y en el lobby había una pianola tocando rags.

Saludos

Mamen dijo...

A mí no me dan ni cursos, ni conferencias, ni seminarios, así que como no me cruce contigo por la calle...cosa que no ocurriría la primera vez, ya me pasó con la becaria tropezándose (el tropezón fue real) en mis narices, que ni sabíamos que viviamos cerca. Curiosa forma de conocerse.

Si veo a un tipo por la calle con un loro en el hombro sospecharé.

Para decirme chorradas como pianos ya tengo a mis jefes.

Saludines.

Dr.Krapp dijo...

¿También das cursos en frenopáticos?
Yo te puedo invitar si lo deseas.
Lo tuyo no es novedoso, cuando estudiaba una carrera de cuyo nombre no me puedo acordar, los profesores que tenían más fama de genios eran los que en sus clases decían mayor número de estupideces. Al final todos hacíamos el mismo comentario: "No me he enterado de nada, pero como es un genio seguro que es por mi torpeza"

Sebastián dijo...

Me alegro de que le paguen por decir chorradas. Es Vd. un derroche de virtud. Las chorradas son una cosa muy seria. ¿Qué sería de la humanidad sin ellas? Si viene por Murcia, me apuntaré a su taller. Nunca es tarde para aprender a decir chorradas como pianos, ¿verdad? En cualquier caso..., ¿no organiza Vd. cursillos a distancia?

Félix dijo...

Joder, señor Troglo, creo que le he visto en todos los cursillos que he hecho, reencarnado en distintos tipos de ponentes, masculinos, femeninos y triunfitos, qué leche.

Yo creía que lo de cobrar por decir chorradas era privilegio de humoristas y políticos. Qué cosas tiene la vida.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Armando, lo de la pianola no me extraña nada. Yo te digo que, en algunos casos, pones a la pianola a dar la conferencia, y nadie lo nota. ¿Era una conferencia de la gripe esta famosa?

Mamen, pues hay de todo, pero es casi mejor para ti, je, je. Igual nos hemos visto, ya te he dicho que a tu pueblo voy con una cierta frecuencia. El loro no suele venir porque no le gusta madrugar. Seguro que, a decir chorradas como pianos, tus jefes no me ganan.

Dr.Krapp, algún frenopático me conozco yo. Menudas discusiones he tenido yo con esos genios incomprendidos de la universidad. Parece que, para ser genial, hay que ser un gilipollas. Lo segundo, desde luego, algunos lo clavan. Lo primero, un poco menos.

Hombre, Sebastián, está bien que recuperes las buenas costumbres comentatorias. Bueno, depende de las chorradas. Lo de los cursillos a distancia, me lo estoy pensando, para que mis chorradas como pianos lleguen a todo el universo, y la pasta del universo llegue a mis garras y a las del loro. Igual te doy una sorpresa, je, je.

Félix, seguro que yo soy todavia más alucinante. La chorrada es uno de los negocios más rentables que hay, por eso la trabajamos todos los vagazos. Espero verte por allí, con la pasta en la mano.

Abrazos a todos.

hominicaco dijo...

a mi mientas pongas un powerpoint con fotos de tias di lo que te salga de las narices :P

hominicaco dijo...

mientas = mientras;

Troglo Jones dijo...

Drenas, ese es el plan B. Si alguien empieza a hacer preguntas chungas o algo así, ¡zaska!, je, je.

Salud.

Mr Blogger dijo...

Plan B... ¡de brillante!

por cierto, me encantaría que pronto llegaras a mi empresa y me dieras una charla de esas (es otra forma de decir que a ver si me llaman de algún curro de una vez xD)

Troglo Jones dijo...

Saludos, Mister. Pues a ver si te llaman rápido y te doy alguna charla destrozaneuronas, je, je.

Salud.

Ralph dijo...

No tendrás un Audi gris por casualidad no? porque entonces te corro a gorrazos je je je

Troglo Jones dijo...

Ralph, veo que has tenido malentendidos con algún mandarín de Audi gris, je, je. No era yo, aunque podría estar disfrazado, je, je.

Saludos.