lunes, 19 de enero de 2009

Felicidades, Edgar


Tal día como hoy, Edgar Allan Poe habría cumplido 200 añazos. A mi loro, Puto Bocazas, y a mí, no se nos ha ocurrido mejor homenaje que destrozar un poquito su maravilloso poema, “El cuervo”, convirtiéndolo en “El loro”. Va por ustedes.


Cierta noche aciaga, cuando, con la mente cansada,

meditaba sobre varios libracos de sabiduría ancestral

y asentía, adormecido, de pronto se oyó un sonido,

como si algo suavemente hurgara en el mueble bar.

"Ha de ser un ratón -me dije-, o que el mueble cierra mal;

sólo eso y nada más."


Mas de pronto me animé y sin vacilación hablé:

"Ratonzuelo, o lo que sea, lo tengo que averiguar

pues estaba entontecido cuando oí aquel sonido

y tan suave ha sido el tintineo botellar

que dudé de haberlo oído...", y abrí raudo el mueble bar:

sólo sombras, nada más.


Aunque mi alma ardía por dentro regresé a mis aposentos

pero pronto aquel sonido se escuchó más pertinaz.

"Esta vez suena, copón, que se están bebiendo el ron;

veré pues de qué se trata, que misterio habrá detrás.

Si mi corazón se aplaca lo podré desentrañar.

¿Estaré trompa, quizás?".


Mas cuando abrí cautamente escapó rápidamente,

agitando el plumaje, un loro muy verdoso y tropical.

Sin cumplido o miramiento, sin detenerse un momento,

con aire envarado y grave fue a posarse el animal,

en un busto de Miles Davis que hay encima del umbral;

fue, posóse y nada más.


Esta verde y torva ave trocó, con su aire grave,

en sonriente extrañeza mi gris solemnidad.

"Ese penacho rapado -le dije-, no te impide ser

osado, viejo loro desterrado de la selva tropical;

¿por qué te privas mi ron, por qué no te largas ya?"

Dijo el loro: "¡Nunca más!".


Que un ave zarrapastrosa tuviera esa voz virtuosa

sorprendióme aunque el sentido fuera tan poco cabal,

pues acordaréis conmigo que pocos habrán tenido

ocasión de ver un loro reventando el mueble bar.

Ni ave ni bestia alguna que tuviera morro tal

que dijera no pirarse...nunca más.


Mas el loro, altivo, adusto, no pronunció desde el busto,

como si en ello le fuera el alma, ni una sílaba más.

No movió una sola pluma ni dijo palabra alguna

hasta que al fin musité: "Vi a otros gorrones volar;

por la mañana él también, cual mis ahorros, volará".

Dijo entonces :"Nunca más".


"¡Diablo alado, no hables más!", dije, dando un paso atrás;

¡Que la tromba te devuelva a la negrura abisal!

¡Ni rastro de tu plumaje en recuerdo de tu ultraje

quiero en mi portal! ¡Deja en paz mi mueble bar!

¡Quita el pico de mi whisky, tus garras del pacharán!"

Dijo el loro: "Nunca más".


Y el impávido loro osado aun sigue, sigue posado,

en el negro busto de Miles que hay encima del umbral;

y su mirada aguileña es la de un demonio que sueña,

que se bebe mis cubatas, pone mis discos de jazz;

se come el jamón serrano y, cual destino fatal

no me dejará tranquilo...¡nunca más!.


Muchas felicidades, Edgar. Así que ya sabéis, niñas y niños, hoy hay que leer algo de Poe y ver menos la tele.

10 comentarios:

Mamen dijo...

Jajajaja, :-) :-) ¡Buena adaptación!

Ahora me han entrado ganas de leer a Poe. ¡No me hagas estooo! Jo qué de cosas que tengo que leer. Tengo libros acumulados y no tengo tiempo.

A sus pies señor Troglo.

Troglo Jones dijo...

Venga, Mamen, que con Poe no le tienes que pagar a la SGAE. ¿No te hace un barril de amontillado? ¿O conocer al ángel de lo estrambótico? ¿Bajar al Maelstrom? ¿O conocer a mujeres como Morella, Ligeia, Berenice o Annabel Lee, todas distintas, todas la misma?

Tu despedida me recuerda una poesía un tanto chabacana, pero ya sabes que yo lo digo con el máximo respeto e intención jocosa, je, je:

Dijo un pollo muy cortés
a un casado despidiendo:
Póngame usted a los pies
de su esposa, doña Inés.
Yo luego, ya iré subiendo.

Besote.

Félix dijo...

Poe con 200 años tiene que dar miedo por la calle.

¿Seguro que no está congelado por si acaso?

Mamen dijo...

Jajajaja :-) :-) :-)

Tomás dijo...

Y para celebrarlo Páginas de Espuma reedita una edición de "Cuentos Completos" con la traducción de Cortázar y Edhasa una biografía: Una vida truncada.

Así no hay manera que las nuevas generaciones saquen la cabeza. Los derechos de autor... y la cultura, supongo.

Un saludo
Tomás

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Félix, más bien se conserva en alcohol.

Hola, Tomás. A Cortázar se le considera el gran introductor de Poe en español, era un escritor muy difícil de traducir. Hizo un gran trabajo.

La verdad es que Poe está en cualquier biblioteca pública, o en Internet. Para coleccionistas, pues puede estar bien.

Abrazos a todos.

Mr Blogger dijo...

Curioso que le des este giro a la historia, y más a Poe, que con medio vasito de alcohol ya estaba el pobre muriéndose solo.

Troglo Jones dijo...

Hombre, Mister, algo más de medio vasito se tomaba,ahí que reconocerlo. Una lástima.

Abrazos.

Misterioso F. dijo...

Acoxonante.
No tengo palabras ;-) Muy bueno

Troglo Jones dijo...

Saludos, Misterioso amigo. Gracias por tus palabras. Malo es ser compañero de trabajo del loro, como es tu caso en "A la mierda (casi) todo", pero tenerlo en casa es mucho peor, je, je.

Abrazos, y gracias por venir.