jueves, 19 de marzo de 2009

El Día del Padre

Hoy es el Día del Padre. Ya estamos otra vez con una gaita de estas. Que si el día del padre, de la madre, los Reyes, ...Vale ya de rollos. Luego pasa lo que pasa, que hay crisis y esas cosas, porque las cosas se hacen chapuceramente y claro, se lia.


Mi loro, Puto Bocazas, y yo, hemos diseñado un plan económico para racionalizar el consumo, que ya está bien. ¿Vosotros creéis que una cosa tan importante como el consumo se puede dejar en manos de la peña? Pues claro que no, hay que tenerlo atado y bien atado. Nada de chorradas como el día de los enamorados, que depende de lo tacaño que se sea o de que se esté enamorado. Lo que hay que establecer desde el Ministerio de Consumo (perdón, de Economía) es el “Día del Regalo Obligatorio”, de celebración mensual. Esto significa que todos los días 3 de cada mes, toda la peña debe obligatoriamente salir, ir a los grandes almacenes, a las tiendas, al super, a donde quiera, y comprar un regalo, para quien sea, que eso da igual. Con esto se eliminan las incertidumbres del consumo, y garantizamos un día al mes, 12 meses al año, de consumo desaforado, sin que sea Navidad. Con esto ya no hacen falta rebajas ni coñas, estabilizamos el consumismo y así no hay crisis, ni estacionalidad, ni nada. Todo como un reloj. Además, ¿y la parte emocional? ¡Cada semana podéis recibir un regalo de alguien! ¿No es emocionante? ¡Qué vida más feliz!


Para complementar esta medida y llegar a la perfección consumidora, el loro ha ideado además el “Día del Regalo Sorpresa”. Sucede que el 28 de cada mes, si aún os queda algo de pasta en la cuenta, se realizará, de forma automática, una compra aleatoria por el valor de lo que os quede, y os dejará la cuenta a cero, je, je. ¿Qué queréis ahorrar? No, hombre, a vivir, que son dos días. Así que, cada mes, el mensajero puede sorprenderos con una tele de plasma o con un platano, dependiendo de lo que tuviérais. ¿No es bonito? ¡La vida convertida en una eterna sorpresa! ¿Y qué pasa si no tenemos dinero, diréis? No es problema, eso significará que ya os lo habéis pulido, que es lo que queremos.


Sed felices, respirad hondo y relajad la cartera.

10 comentarios:

Ralph dijo...

Troglo en pro de mejorar tu gran idea para recuperar la economía te sugiero que la gente se reparta según su día de nacimiento y no en un sólo día al mes no vaya a ser que con esa marabunta humana se forme una estampida y pueda causar daños personales.

Troglo Jones dijo...

No está mal, Ralph, je, je. Pero yo añadiría que ese día de compras siempre fuera sábado, para que no dejaran de currar ni un minuto.

Abrazos.

solojazz dijo...

Que te parece como lema este que encontré en un palindromedario de internet: sábado lo dabas

Tesa dijo...

Yo me pregunto que, si no consumimos al menos una pequeña parte en este tipo de chorradas ¿para qué queremos el dinero? ¿para pagar la luz, el IBI, el puto "canon"?
Be water... y que cada cual se gaste sus leuros en lo que le salga de.

ESTHER dijo...

El cartelito da miedo. Uf Uf Uf Bueno, bueno... si usted se pone así, gastaré todo lo que pueda. El consumo voraz da más apetito.

Por cierto, que ahora mismo hay muchos padres que hubieran preferido no ser padres. Vamos, que están arrepentidos. Y no quieren saber nada de las fiestecita del día del padre.

Beso.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Armando, ¿así que palindromedario, je, je? Nos puede servir para grabarlo en la fachada del Ministerio. Por mi parte, "yo dono rosas, oro no doy".

Tesa, bienvenida. No puedo estar más de acuerdo en que cada uno se gaste sus euros en lo que quiera. Lo que me temo es que muchísima gente no se lo gasta en lo que quiere, sino en lo que le dicen que tiene que querer. Es muy distinto.

Esther, ese cartel es terrorífico, je, je. Este circo está basado en el consumo. Sí, hay padres que se arrepienten, aunque no lo dicen porque es políticamente incorrecto.

Abrazos a todos.

Dr.Krapp dijo...

¿Tú no eres padre, verdad Troglo?

Troglo Jones dijo...

Ja, ja, no, Doc, no tengo vocación. Si lo fuera, creo sinceramente que opinaría lo mismo, aunque es imposible saberlo, estamos teorizando. Pero sí observo que hay bastantes padres que conozco a los que no les gustan este tipo de "días". El "Día del Padre" nada tiene que ver con el amor paterno-filial, desde mi punto de vista.

Salud.

Mr Blogger dijo...

El plan tiene un pequeño fallo de conclusiones catastróficas. Si, se garantiza que todos compraremos un regalo, pero no se garantiza que todos reciban regalo. Imaginate, siempre los regalos irán a los mismos, a los más populares, y se iría creando una capa social de marginados sin regalos que terminarían creando movimientos de protesta y secesionistas...

Troglo Jones dijo...

Je, je, bueno, Mister, nadie dice que los regalos no puedan ser para uno mismo. Yo, todos los regalos que compro son así.

Saludos.