viernes, 6 de marzo de 2009

Historia de los funcionarios lituanos, o el materialismo al cubo

Pues me contaron que esto sucedió en Lituania, allá por los años 50. Sabido es que en Lituania siempre hace frío y nieva, y en los años 50, no me preguntéis por qué, hacia todavía más frio y nevaba más. Le podéis preguntar a Al Gore.


Pero bueno, decía que un día, que hacía un frío del copón y nevaba mucho, caminaba el funcionario Batracius Dondelinger (en la foto, con casco) por la calle de Doñav Rogeliav hacia su trabajo. Hay que decir que Batracius pegaba sellos en los documentos en el Ministerio de Chorinización y Judiandas del Pueblo. Llegó a su mesa y se encontró con que ya estaba por allí su compañero Violín Lamelauzis, cuyo trabajo consistia en despegar sellos de los documentos.


- Salud, camarada Lamelauzis. ¿Cómo estás?

- Salud, camarada Dondelinger. Pues la verdad es que tengo frío. ¿Y tú?

- Yo también. Y, además, tengo hambre.

- Pues yo tengo sueño. Y sed.

- Pues vaya plan, camarada Lamelauzis.

- Algo falla, camarada Dondelinger. Si el Estado proveyera a nuestras necesidades, no tendríamos tantas, digo yo.

- Desde un punto de vista materialista y dialéctico, así lo creo, camarada Lamelauzis.

- Hablemos con el camarada Burocraitis para exponerle nuestro caso.


Y allá que se fueron, al despacho del camarada Burocraitis, ya que este era burócrata de segunda, mientras que Batracius y Violín lo eran de tercera.


- Camarada Burocraitis, querríamos discutir unos asuntos importantes de práctica política. Resumiendo, que esto es un asco.


A lo que respondió el camarada Burocraitis:


- A mí dejadme en paz, que no es mi santo.


Esta respuesta dialécticamente poco ortodoxa alienó bastante a los funcionarios Dondelinger y Lamelauzis.


- ¿Qué podemos hacer ahora, camarada Dondelinger?

- La huelga es el arma del proletariado, camarada. Propongo que no demos ni chapa hasta que nos hagan caso.

- Pero, camarada, si vivimos en la dictadura del proletariado y somos, a su vez proletarios, si hacemos huelga, ¿no la estaremos haciendo contra nosotros mismos?

- Bueno, pues haremos huelga contra nosotros mismos hasta que nos hagamos caso.

- ¿Y no será peligroso, camarada Dondelinger?

- Camarada Lamelauzis, yo, con lo jodido que estoy, casi me apunto a unas vacaciones pagadas en Siberia.

- ¡Hombre! digo, ¡camarada!, pues también es verdad.

- Pues hala, vamos a no dar chapa.


Y los funcionarios Dondelinger y Lamelauzis se pusieron en huelga. Pero como el trabajo de uno consistia en deshacer el del otro, el ponerse en huelga lo único que provocó fue una espectacular subida de la productividad, por lo que el Estado les concedió un par de palmaditas en la espalda y la Medalla Insigne Al Mérito En El Currele, que lo que hicieron los funcionarios fue comérsela sin más, porque tenían una gazuza auténticamente eslava.


Esta falta de respeto patriótico les valió a los dos unas vacaciones pagadas de 20 años instalando semáforos en el Círculo Polar Ártico, que les decepcionaron un poco, porque no eran como en el folleto.


Y eso fue lo que pasó, más o menos.

11 comentarios:

Ralph dijo...

Suele pasar que el tener ideas no conduce a nada bueno je je je

Troglo Jones dijo...

Ralph, y eso que el casco-puchero inhibe bastante de pensar, pero ni por esas. La gente es que el caso es quejarse, je, je.

Abrazos.

solojazz dijo...

Buen tema Troglo. Me recordastes una película (Ikiru) de Akira Kurasawa que trata el tema de la burocracia.

Saludos.

Dr.Krapp dijo...

Camarada Troglo el Gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas y Blogueras tien el honor de concederle su medalla honorífica por ser el bloguero más currelante de los tiempos modernos es decir un satajanovista de mucho cuidado capas de producir 20 entradas en el tiempo en que otros producen como máximo dos.
Enhorabuena Camarada, si fuera usted una gallina ponedora en pocos meses alcanzaríamos los objetivos marcados para el desarrollo de la ganadería avícola para el próximo quinquenio.

Troglo Jones dijo...

Armando, ¡ojalá! "Ikiru", o "Vivir", como la conocemos aquí, no es una película, es una obra de arte absoluta y descomunal, una maravilla. No sabes lo que te agradezco que me digas que te la he recordado, je, je. Acabo de crecer 10 centímetros.

Un abrazote.

Troglo Jones dijo...

Doc, de nuevo me atacas por la retaguardia cuando estaba contestando a Armando, je, je.

Un honor, camarada Doctor, para un insignificante engranaje en el crecimiento de la gloriosa blogunión. Animo a mis camaradas a producir 20 entradas por día. Es tarea fácil si uno tiene fe en el Partido, y no se las piensa casi nada. Y, aunque no soy gallina, pondré al loro a poner huevos, a ver que sale.

Salud.

Mr Blogger dijo...

vaya hombre, ya podían haber esperado un poco más y haber comido de las medallas, no las medallas en si mismas..

Troglo Jones dijo...

Mister, las únicas medallas que dan de comer son las de las olimpiadas, y eso algunas, je, je, que la de tiro con arco o cuatro sin timonel, nada.

Salud.

Mamen dijo...

Jajaja qué disparate. Cuanto más disparatada la historia más me gusta.

Me ha recordado a mi oficina anterior, donde el jefazo de los jefazos tenía un hermano retrasado, y le tenían en una mesa pegando sellos todo el dia, echaba el correo y esas cosas. Y siempre me decia..."No me des esos sobres tan grandes que no caben en el buzón" Y cuando volvia me decia..."Qué trabajo me ha costado echarlo" (léase esto con voz gangosa) jajaja, y yo pensando siempre...seguro que el kbron (con perdón) éste cobra más que yo sólo por ser hermano del jefe supremo aunque esté to el dia pegando selos.

Si es que pegasellos los hay en todas partes. ;-)

Troglo Jones dijo...

¿Cómo que disparatada, Mamen? Es una historia plena de lógica, como los telediarios.

Ese por lo menos pegaba sellos. Luego están los que no pegan ni sello, que es peor. Paciencia.

Abrazos.

Mamen dijo...

Sí, ya sé que tiene su semejanza con la realidad, pero ¿la realidad tiene lógica? Ayyyy amigo. ;-)