domingo, 1 de marzo de 2009

La ley de la relatividad garrafonesca

Pues resulta que había ido yo al veterinario, a ver si me hacia un trasplante de loro. Pero, por lo visto, lo mio no tiene cura.


Así que, algo deprimido, me marché y me metí en el metro. Pero, como este metro está tan bien indicado, resulta que me debí equivocar y en una revuelta de estas, me metí sin querer en una torcedura del espaciotiempo y, sin comerlo ni beberlo, estaba en un universo paralelo.


¡Y es que siempre igual, joder, el día que más prisa llevas, te pierdes en un universo paralelo! Y en un universo de estos es que no hay dios que se aclare, porque todo es parecido, pero diferente. Las líneas de metro, ¡un cristo!, con todos los colores cambiados, la marrón, verde, la roja, azul,....”Avenida de Andurriales”, “El Cárcañal”, jódete, a ver ahora.


Sólo había una solución: salí a la calle, me agarré una cogorza del quince, y me cogí un taxi. Esto no falla nunca, no sabes cómo, pero siempre acabas apareciendo en casa. Así que subí, me acosté (esto lo supongo, lo que sé es que he amanecido en casa) y ahora tengo un dolor de cabeza del copón. Y encima tengo a mi loro, Puto Bocazas, dándome la brasa.


- ¿Qué? ¿Lo pasó bien el señor anoche? ¡Mira qué ojos!

- Puto Bocazas, que estuve en un universo paralelo.

- ¡Nos ha jodido! ¡”Universo paralelo” lo llaman ahora! ¡Paralelo, perpendicular y oblicuo! ¿Y a que te suele pasar cuando te pones ciego de whisky? ¡Y a ver si sacas la ropa de la lavadora, que lo que es yo, paso!


Qué asco de universo.

12 comentarios:

Ralph dijo...

Es lo que tienen los universos paralelos como las malas copias son fáciles de detectar, por cierto ¿el whisky de garrafón es más o menos de garrafón que el de este universo? Lo digo para saber donde es menos doloroso pillarse el pedo je je je

Troglo Jones dijo...

Je, je, Ralph, el whisky de garrafón es un absoluto, vayas donde vayas, es igual. En las naves espaciales mandan una botella de whisky de garrafa porque, si encuentran extraterrestres, eso seguro que lo entienden.

Un abrazo.

Mamen dijo...

Jajaj, que te sea leve la resaca.

Observación: El Metro en sí mismo ya es un universo paralelo, no hace falta perderse.

Bsos!

Troglo Jones dijo...

Je, je, la gente mayor como yo ya no tiene resacas, Mamen, tiene convalecencias.

Por eso a mí me mola más el autobús, el metro me recuerda demasiado a películas de ciencia ficción, donde todos somos esclavos alienados que vamos en manada, y...Espera, si eso no era una película.

Abrazos.

ESTHER dijo...

Por lo menos amaneciste en tu cama y no en la cama, por ejemplo, de "La Espe", que hubiera sido mucho más grave.

Al día siguiente un buen café doble con un desayuno Berlín, en Café Mahón, y listo! Para salir a correr!

¿Mezclaste muchas bebidas? Ay! Troglito.

Un fuerte abrazo de lunes nublado y gris con ganas ya de primavera soleada.

Troglo Jones dijo...

Esther, no digas esas cosas, ja, ja. Qué susto. Eso sí que sería para correr, aún sin desayunar.

Lo que me sienta fatal es el hielo.

Y ya nos queda poco para el calorcito. Abrazotes.

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, me imagino que no tienes intención de ser un Charlie Parker moderno, porque el sí que vivió en un Universo paralelo permanenentemente.
(Yo estuve también en estas recientes vacaciones más de una ves en la estratósfera, con algunos "mojitos")
Un abrazo y hasta la próxima curda.

Troglo Jones dijo...

Hola, Hector. Sí, a Charlie se le iba la mano con los universos paralelos, hay que tomarlos con moderación, je, je. Me dan envidia esos mojitos de tus vacaciones. A ver si un día nos podemos coger una curda en común.

Abrazos.

artal dijo...

el gúiski es que no hay que amerarlo. no importa que sea de garrafón. pero cuidado con el hielo. no veas la de marranadas qeu le hacen al agua. es como beber el agua en la piscina. un asco. creo qeu debioser todo cosa del cloro. o del lavavajillas. o de... pero del guiski. peropor dios si es agua de vida!!!!!

Troglo Jones dijo...

Es lo que yo digo, Artal, pero no me creen. El whisky en si es inofensivo, incluso beneficioso, lo malo es cuando te lo bebes, je, je.

Un abrazo.

Mr Blogger dijo...

Ay que ver como es el puto bocazas, cuando es él el que se pasa los días sin pasar por casa no pasa nada...

Troglo Jones dijo...

A ver, Mister, como es él el que tiene dinero, pues nada, para él no hay leyes. Cuando seas loro, comerás huevos, je, je.

Abrazos.