domingo, 24 de mayo de 2009

Leyendas del furgol

En mil gromecientos treinta y tres, Francisco Cerriles, más conocido como “Panchito” en el mundo del balompié, delantero de la Sociedad Deportiva Larédulo, viendo acercarse el final del partido en el que perdían con sus archirivales del Real Unión de Carcañales por cuatro a cero, y ante la posibilidad cierta de descender de categoría, decidió morder al juez de línea. Para su desgracia, debido a aquella legendaria falta de habilidad para el cálculo que le hacía rematar de cabeza el poste en vez de el balón (es el de la venda de la foto), “Panchito” calculó mal una vez más, y mordió a un guardia civil destinado a mantener la seguridad de aquel derby. Entonces las leyes no eran tan permisivas como ahora, así que le pitaron penalti, le sacaron tarjeta amarilla y, además, le condenaron a 50 años de cárcel. En ellos le dio tiempo a reflexionar que quizá no tenía tanta importancia el hecho de haber descendido de cuarta regional a quinta, y escribió un voluminoso libro de memorias titulado “¡Qué gilipollas soy!”, que no leyó nadie. Debería haberse dedicado al jazz, que es menos peligroso.


P.D.: Jornada futbolera de esas “dramáticas”, “de infarto”. Que todos los problemas fueran esos. Por cierto, tal día como hoy de hace 35 años murió Duke Ellington. Así que, para recordarle y para que Panchito se encuentre a si mismo, vamos a dedicarle este “Perdido” del 52.



13 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Querido, Troglo, gracias al fútbol que me gusta quizás también me guste el jazz. Hace muchos años cuando ponían el partido de la jornada siempres usaban como sintonía Jumping at the woodside

Toni dijo...

Jajaja, vaya con Panchito, la verdad es que el jazz tiene poco de peligroso hoy día y el fútbol demasiado de ramplón, a ver si pasa el miércoles y dejan de dar la brasa..... Entonces nos podremos dedicar de pleno al Roland Garrós, jejejeje

Saludos efusivos y espero volver a leerles y a escribir pronto.

Mr Blogger dijo...

El jurgol ha dejado de ser lo que era. Hoy un jugador muerde a un guardia civil y lo ovacionan y lo sacan a hombros del estadio...

Troglo Jones dijo...

Salutti per tutti:

Doctor, a mí me gustaba el fútbol, debo reconocer que ahora lo sigo poco, me aburre, y su entorno, mucho más. Ahora, tu relación fútbol-jazz, no sé, no sé. Yo creo que fomenta más el reggaetón y cosas así, je, je.

Toni, lo llevas claro. Empezarán con la Copa Confederaciones, o el torneo de Alcañices, o su padre. Y a ver si es verdad que te prodigas más.

Mister Blogger, lo cierto es que el fútbol da algunos ejemplos penosos. No es el único caso pero, al ser el más relevante, pesa mucho.

A mí, personalmente, me irrita que el fúrgol (el fúrgol, no los deportes, ni siquiera el fútbol) se lleve un tercio de la duración de un telediario. Fúrgol es la noticia absurda, la polémica chorra, la declaración inútil, la salsa rosa del deporte. En fin.

Abrazos varios.

solojazz dijo...

Que buena. Pues que casualidad Troglo. Por aquí y por esa calendas había un señor amigo de un mi tio en segundo grado, de origen desconocido que siendo entrenador del equipo "Chichicaste" (hoja que causa escozor, con la que asustaban alo niños mal portados y que lucía en la solapa del uniforme)pentacampeon del barrio, cuenta la leyenda que se fué a rodar mundo. Le apodaban "dientes fríos" y se parece al señor de la venda con camisa negra (como la de la canción del mundial de no se que año). Ya no se supo más de él.

Saludos

Troglo Jones dijo...

Armando, como se suele decir, el mundo es un pañuelo. ¿Será posible que "Dientes frios" acabara jugando en el Larédulo con Panchito? ¿Habrá influido en las tendencias mordedoras de éste? Esto merece una investigación, te tendré informado, je, je.

Salud.

Mamen dijo...

COmparto contigo la opinión sobre el "jurgol" Troglo, es insoportable. Y yo también tengo que decir que antes me gustaba, pero ya se mueve demasiada "mierda rosa" en torno a él, y la verdad, es un coñazo.

Sólo espero que no gane el Barça, porque me van a tirar la casa, no sé si irme al monte a meditar ese dia.

Bsillos.

Troglo Jones dijo...

Pues sí, Mamen, sobre todo es tal el nivel de saturación que acabas cogiéndole rabia. Y no sabía yo que en tu pueblo eran del Barça, je, je.

Abrazos.

artal dijo...

tan escaso fue siempre mi interes por el futbol que hasta bien entrada la treintena (mia, que no del "furgol") no tuve ni pajolera idea de en que consistia un fuera de juego. el saberlo de todos modos no me aporto gran cosa. la gran aportacion del futbol a la musica supongo que deben de ser sus estadios para la celebracion de macroconciertos :-)

ESTHER dijo...

Ay Panchito, menudos dientes!

Perdido! Duke sí que es uno de los grandes del jazz, el más. Con Duke al fin del mundo.

abrazo.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Artal, me has recordado a uno que conocí que decía: "Al que no le gusta el fútbol, ¿de que habla los lunes en la oficiona?" Ja, ja, ay, qué lástima. Me quedo con aquella otra de Bola de Nieve, que decía: Cuando la gente no habla de música, ¿de qué habla?

¿Y los himnos de los equipos qué? Eso es impagable.

Jelou, Esther, este Panchito tenía mala puntería con los dientes. Con Duke no hubiera estado tan perdido. Grande entre los grandes.

Abrazos.

Ralph dijo...

Es que a veces queda mejor no hacer nada que ir y cagarla, viva el inmovilismo. Saludos.

Troglo Jones dijo...

Hombre, tampoco es eso, ja, ja. Una cosa es no hacer nada, y otra morder a la benemérita. Pero es cierto que alguno está mejor callao.

Saludos.