martes, 26 de mayo de 2009

Programación cultural

Como hoy parece que no entra ni dios en el blog, aprovecho para meter un poco de cultura, así que voy a calzar un poema del mejicano José Juan Tablada, que esto en hora de máxima audiencia no se puede hacer. Y como todos tenemos nuestros compromisos, yo he tenido que elegir un poema dedicado a...un loro.


EL LORO

Loro idéntico al de mi abuela,
funambulesca voz de la cocina
del corredor y de la azotehuela.

No bien el Sol ilumina
lanza el loro su grito
y su áspera canción
con el asombro del gorrión
que sólo canta “El Josefito”…

De la cocinera se mofa
colérico y gutural
y de paso apostrofa
a la olla del nixtamal.

Cuando pisándose los pies
el loro cruza el suelo de ladrillo,
del gato negro hecho un ovillo,
el ojo de ámbar lo mira
y un azufre diabólico recela
contra ese incubo verde y amarillo,
¡la pesadilla de su duermevela!

¡Mas de civilización un tesoro
hay en la voz
de este super loro
de 1922!

Finge del aeroplano el ron-ron
y la estridencia del klaxón…

Y ahogar quisiera con su batahola
la música rival de la victrola…

En breve teatro proyector de oro,
de las vigas al suelo, la cocina
cruza un rayo solar de esquina a esquina
y afoca y nimba al importante loro…

Pero a veces, cuando lanza el jilguero
la canción de la Selva en abril,
el súbito silencio del loro parlero
y su absorta mirada de perfil,

recelan una melancolía
indigna de su plumaje verde…

¡Tal vez el gran bosque recuerde
y la cóncava selva sombría!

En tregua con la cocinera
cesa su algarabía chocarrera,
tórnase hosco y salvaje…

¡El loro es sólo un gajo de follaje
con un poco de sol en la mollera!

13 comentarios:

Mamen dijo...

Jejeje, me ha gustado mucho.

Que síííí,que sí entramos...pero a veces calladitos ;-)

Troglo Jones dijo...

Pues de eso nada, Mamen, hay que entrar haciendo ruido, para que yo me entere.

Es una poesía muy conocida, sobre todo entre los loros, je, je. Me alegro que te guste.

Abrazos.

ESTHER dijo...

Es que estos días sólo leemos de fútbol... ya ves...y de lo que está pasando en Valencia con Francisco Camps...

Poeta!

Mr Blogger dijo...

Jejej, muy buena, pero le falta hacer alusiones a las botellas de ron que se sisaba cuando no lo veía la cocinera...

Dr.Krapp dijo...

Voya a defraudar a mi amigo Troglo y decirle que ese poema lo he leído en cantidad de ocasiones y siempre me ha parecido de una sugerencia y una musicalidad maravillosa.

Ralph dijo...

Para mí que ese lo escribió un familiar del Puto Bocazas que tenía un negro que se dedicaba a la poesía je je je, por eso de que no vas a decir que el poema lo compuso un loro, que se rien de tí y no lo publican.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Bueno, pues nada, ya ha ganado el Barça la Copa de Europa. Enhorabuena a los premiados.

Esther, lees cosas demasiado lóbregas, je, je. Poeta el José Juan, no yo.

Mister, esas debilidades no se cuentan en un poema, je, je. Ahora me voy a reir al revés, ej, ej.

Vaya, Doc, me decepcionas, je, je. Precisamente por eso lo he puesto.

Ralph, no sabes tú de lo que son capaces los loros. Tienen su propia cultura. Yo te digo que antes o después nos conquistarán.

Abrazos a todos.

artal dijo...

el martes entrada cultural, pero, troglo, veo que el miercoles no has hecho contraprogramacion para evitar el efecto "furgol"

Troglo Jones dijo...

Ahí me has pillao, Artal. He llegado a las 10 y pico de un curso mandarínico de los míos y, como estaba cansado, me he puesto a ver el furgol, ja, ja. Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Bueno, ya me vengaré otro día.

Salud.

Mamen dijo...

Ahí le has "dao" Artal. Nos has descubierto al verdadero Troglo. Si es que no te puedes fiar de nadie...;-)

ESTHER dijo...

Entonces, el poema no es tuyo? Y porque no has puesto la firma del autor?

ESTHER dijo...

me he colado.... sí que está indicado. me callo. Glups.

Troglo Jones dijo...

Saludos:

Sí, Mamen, me ha pillao, soy un hipocritón, je, je, como todos los mandarines.

Esther, tranquila, je, je, es que vamos a tanta velocidad que se nos pasan las cosas, somos como el viento. Como dijo Amado Nervo (no yo, je, je):

Me dejaste - como ibas de pasada -
lo más inmaterial, que es tu mirada.

Yo te dejé - como iba tan deprisa-
lo más inmaterial, que es mi sonrisa.

Abrazotes.